Análisis político: Fox- Congreso: los choques que faltan

viernes, 12 de abril de 2002
México, D F (apro)- El mismo día de su investidura, ante un Congreso que le era adverso, el presidente Vicente Fox delineó lo que sería --es-- la relación con los legisladores federales, incluidos los de su partido: la provocación Ese día, el 1 de diciembre del 2000, Fox violó el artículo 87 de la Constitución, al apartarse del texto de rendición de protesta, precisamente en el que se compromete a respetar ese documento, iniciando con un saludo a sus hijos Durante la ceremonia, Fox se pitorreó de los legisladores que interrumpían su mensaje, como cuando se refirió a su compromiso de atender los rezagos sociales: "¡Chiapas, Chiapas!", le gritaron diputados perredistas --Ya vamos, ya vamos, tranquilos --les devolvió O cuando se refirió a la laicidad de la educación: "¡Juárez, Juárez, Juárez!", tronaron los priistas --Juárez, Juárez, Juárez --los paró-- Tranquilos, jóvenes O cuando habló de que muchos mexicanos salen del país por falta de oportunidades: "¡Guanajuato!", soltaron los priistas --Sí, muchos de ellos de Guanajuato, de Jalisco, de Zacatecas, de Chihuahua, de Michoacán Al finalizar el acto, celebrado en la Cámara de Diputados, la senadora priista Noemí Guzmán Lagunes le salió al paso para reclamarle su actitud ante los legisladores: --Usted le faltó al respeto al Congreso --Y lo voy a seguir haciendo --respondió Fox, según la versión de la senadora Y sí La reacción desproporcionada de Fox al veto del pleno del Senado para visitar Estados Unidos y Canadá, del 15 al 18 de este mes, es la más reciente de una cadena de choques, pero no ha sido ni será, al menos antes de la renovación de la Cámara de Diputados, la última Hay que recordar otros escándalos: por el logotipo oficial --"el águila mocha"--, la reorganización del gobierno con la creación de más oficinas burocráticas, la reforma fiscal, el horario de verano, la desobediencia de imponer un impuesto a la fructosa Es preciso hacer notar, también, que los senadores y diputados de todos los partidos --insisto, también del PAN-- han resultado demasiado quisquillosos ante los desplantes provocadores de Fox, lo que tiene que ver con una cultura política sujeta a los parámetros de conducta de un régimen autoritario y, por supuesto, en el caso de los priistas, de revancha y afán de reconquista de la Presidencia Los diputados y senadores panistas, por su parte, tampoco se sienten a gusto con el presidente que llevaron formalmente al poder, y son abundantes las veces en que han manifestado su reclamo por el desdén de Fox hacia ellos, como en el caso de las discusiones del paquete presupuestal para el gobierno y de la reforma fiscal Diego Fernández de Cevallos y Felipe Calderón, coordinadores parlamentarios, así como el senador Carlos Medina Plascencia, han criticado el estilo de conducirse de Fox y su gobierno, que al cabo de un año y medio de gestión, debiera ya dar muestras de una conducta menos provocadora y mayor firmeza Un ejemplo: tuvo que ser el expresidente Carlos Salinas, en sus afanes de revancha, el que tuvo que revelar que el gobierno de Ernesto Zedillo le heredó a Fox una "deuda oculta", por la que panistas, como Medina Plascencia, proponían que el actual gobierno hiciera un "corte de caja", para saldar cuentas con el pasado Y nada Sólo hasta ahora, cuando se le prohíbe el permiso para salir del país, el Presidente acusa al PRI, en cadena nacional, de estar al frente de una conjura para impedir "el cambio" por el que los mexicanos votaron El reclamo suena, más bien, a justificación Tan es así, que el secretario de Gobernación, Santiago Creel, anuncia que de ahora en adelante se darán a conocer los objetivos de las visitas presidenciales, como si no fuera una formalidad que debe cumplir el Ejecutivo para solicitar permiso para viajar a otros países El problema de fondo es que la oposición en el Senado hirió a Fox en donde más le duele: su placeo por el extranjero Este caso, así haya sido la primera prohibición del Senado a un Presidente, será otra de las muchas confrontaciones que falta que haya con el Congreso, aun si el PAN obtiene la mayoría en la Cámara de Diputados No hay que olvidar que el Senado sigue igual por seis años: minoría blanquiazul Fox ya lo había adelantado desde que tomó posesión al faltarle el respeto al Congreso: "Y lo seguiré haciendo" Comentarios: ">delgado@procesocommx

Comentarios