La CEM apoya a Sandoval Iñíguez: Posadas fue víctima de un complot

martes, 16 de abril de 2002
México, D F- A poco menos de un mes de que se cumpla un año más del asesinato del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), manifestó su apoyo a la hipótesis planteada por el Cardenal de Guadalajara Juan Sandoval Iñiguez, quien asegura que su antecesor, Juan Jesús Posadas Ocampo, fue víctima de un complot planeado desde las altas esferas del poder Por lo anterior, la CEM exigió a la Procuraduría General de la República (PGR) llegar al fondo de la investigación que inició tras el asesinato del prelado, el 24 de mayo de 1993 La tesis de Sandoval Iñiguez sostiene básicamente que el homicidio fue organizado por Carlos Salinas de Gortari, y su hermano Raúl, así como por un "alto funcionario antinarcóticos", quienes citaron en el aeropuerto a los dos grupos de "narcos" para simular un enfrentamiento y acribillar al prelado El motivo: que Posadas Ocampo sabía de los nexos de los Salinas de Gortari con los principales cárteles de la droga del país Esa hipótesis del "complot y (el) plan para asesinarlo", es apoyada por los obispos, aseguró el secretario general de la CEM, Alberto Alvarado, quien, a su vez, sostuvo que sus homólogos religiosos rechazan la tesis de que Posadas estaba involucrado con el narcotráfico Durante la 73 Asamblea Plenaria, iniciada desde la semana anterior, en la sede de la CEM, éstos suscribieron un documento en el que hicieron dos peticiones al procurador Rafael Macedo de la Concha: que se den todas las facilidades para que se sigan llevando las investigaciones sin obstáculos y que se brinde protección a quienes investigan este asesinato En opinión de los presbíteros "hay suficientes elementos con sustento jurídico sólido que obran en el expediente" para aclarar la muerte del cardenal, y para avalar o desmentir la tesis de la PGR, en el sentido de que Posadas fue una víctima desafortunada de un tiroteo entre las bandas de los narcotraficantes Arellano Félix y de Joaquín "El Chapo" Guzmán Además, el esclarecimiento de este asunto es una exigencia de los católicos mexicanos, establece el documento firmado por el presidente de la CEM, Luis Morales Reyes El 24 de mayo de 1993, el Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo fue asesinado, junto con su chofer, Pedro Pérez, en el estacionamiento del Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo de Guadalajara Pese a la tesis de la PGR, que atribuye la responsabilidad del homicidio a un fuego cruzado entre bandas rivales de "narcos", el Cardenal Juan Sandoval Iñiguez, junto con el gobierno de Jalisco, siempre sostuvieron que la muerte del presbítero fue, en realidad, un crimen de Estado En mayo próximo se cumplen nueve años del asesinato del religioso, y como cada año, la PGR rendirá un informe sobre la investigación que lleva desde 1993 y que desde entonces no ha podido aclarar el homicidio Se espera que en esta ocasión revele datos nuevos a partir de la detención del narcotraficante Benjamín Arellano Félix, aprehendido en febrero de este año, y a quien presuntamente habría participado en la balacera en la que falleció el prelado, aunque el capo del Cartel de Tijuana ha negado esta versión y ha señalado que el día del crimen él se encontraba en Tijuana La otra tesis que se espera sea abordada por la PGR es la del Cardenal Juan Sandoval Iñiguez --que este martes recibió el aval de la CEM-- y que básicamente sostiene que la muerte de Posadas fue un crimen de Estado A principios de abril, la subprocuradora de Coordinación General y Desarrollo de la Procuraduría General de la República(PGR), María de la Luz Lima Malvido, prometió "sorpresas en el caso Posadas Ocampo", pero prefirió reservar los detalles para el aniversario luctuoso del cardenal, el próximo 24 de mayo "Me gustaría reservarme el informe del caso para el día del aniversario; pues me parece que es importante", resaltó la funcionaria; aunque comentó que todavía no se han dado a conocer "algunos" expedientes importantes sobre la ejecución de Posadas 16/04/02