"No, señor presidente..."

jueves, 18 de abril de 2002
La desautorización del Senado a un viaje más de Vicente Fox provocó una reacción de tal magnitud que el jefe del Ejecutivo y su equipo mostraron que los envuelve la inercia de la Presidencia casi omnipotente Añoran, al parecer, los tiempos del "sí, señor presidente" En el origen de los dimes y diretes entre el presidente y el Poder Legislativo está el hecho de que el actual gobierno mantiene como asignatura pendiente la reforma del Estado, que en la campaña fue considerada un elemento prioritario del cambio que aún no llega Resabio de los gobiernos priistas, el presidencialismo salió a relucir en los últimos días como uno de los diques al cambio democrático del país cuando el presidente Fox reclamó a los partidos de oposición en el Senado, en cadena nacional, no haberle permitido realizar su decimoséptima gira internacional Interpretado como agravio personal lo que fue ejercicio de un mandato constitucional, integrantes del PRI, del PRD e inclusive del PAN en el Congreso reaccionaron preocupados ante las nuevas manifestaciones del presidencialismo Y en diversas entrevistas, legisladores de esos partidos anunciaron que, como parte de la reforma del Estado propuesta por el propio Fox, se impulsarán cambios en la Constitución para "desintegrar" o "romper" el poder concentrado en la figura presidencial, restándole, como se ha preconizado en los últimos años, atribuciones y facultades legales que han llegado a darle un estatus de "monarca sexenal" Se plantea, por ejemplo, que ya no sea sólo el presidente quien elabore el Plan Nacional de Desarrollo sexenal, sino que también participe el Legislativo, y que este mismo poder autorice o rechace los nombramientos de secretarios de Estado y de procurador General de la República Existe, así mismo, la intención de que ya no sea posible realizar ningún ajuste "al Presupuesto de Egresos de la Federación que hubiere sido aprobado, ni transferencia de recursos de una partida o rubros a otros sin que previamente lo autorice la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, previa solicitud que en cualquier momento y debidamente justificada le formule el Ejecutivo Federal" Y en cuanto al controvertido tema de quién debe definir la política exterior, el Legislativo pretende que no sea facultad exclusiva del Ejecutivo, y que el presidente de la República en turno pueda escuchar y ser sometido a réplica durante sus informes anuales a la nación Cambios todos ellos que acepta, inclusive, el partido en el poder, para que el habitante de Los Pinos cobre su "justa dimensión", con "frenos y contrapesos" que se traduzcan en "un verdadero equilibrio de poderes" Las resistencias A pesar del disgusto del PAN ante la negativa de que Fox viajara a Canadá y Estados Unidos, los panistas César Jáuregui ?vicepresidente de la mesa directiva en el Senado? y María Teresa Gómez Mont ?encargada en la Cámara de Diputados de conducir los trabajos para la reforma del Estado? admiten que es imprescindible acotar el presidencialismo establecido en la Constitución A diferencia de la Cámara de Diputados, donde ya existe una comisión especial para la reforma del Estado, en el Senado apenas se planteó en este segundo período ordinario de sesiones la integración de un grupo de trabajo similar que empezaría a funcionar en las próximas semanas A pesar del retraso, el senador César Jáuregui asegura que su partido es el principal promotor de la reforma del Estado "porque hemos dado señales de las deficiencias en la forma en que están estructuradas las instituciones y porque vivimos un presidencialismo derivado de un sistema presidencial que se fue enriqueciendo con muchas atribuciones, en detrimento de los Poderes Legislativo y Judicial" Miembro del Comité Ejecutivo Nacional del PAN y también coordinador del grupo jurídico de su partido en la Cámara de Senadores, Jáuregui asegura que el presidencialismo es consecuencia del "mal diseño o la mala planeación" que se hizo de la división de poderes en la Constitución "El legislador constituyente, cuando esbozó el esquema de la división republicana de los poderes, no lo hizo con justo equilibrio, pues estableció que el Ejecutivo es un poder supremo, y con ello dio supremacía a un poder por encima de los demás", señala el jurista Sostiene que la propuesta del PAN para la reforma del Estado no busca suplantar las funciones del poder presidencial, y aclara que no se quiere transitar hacia el parlamentarismo porque en México no se tiene ni el antecedente ni la tradición necesarios para que se instaure "Lo que sí queremos ?puntualiza? es colocar en su justa dimensión al sistema presidencial, con una Corte de Justicia que opere con independencia y un Congreso Legislativo que crezca y se desarrolle para asumir su verdadera condición de representación popular y no sólo de acompañamiento de las políticas públicas que se generan desde Los Pinos o Palacio Nacional" ?A raíz de las diferencias entre el presidente Fox y el Senado, ¿se hace necesaria la revisión profunda del presidencialismo? ?Bueno, estos hechos pueden generar una serie de situaciones confusas que a nadie conviene, y con eso me refiero a que todavía tenemos en el marco jurídico una serie de normas que exageran, en alguna medida, las facultades del titular del Poder Ejecutivo Algunos tratadistas, como Jorge Carpizo, analizaron las facultades metaconstitucionales del presidente de la República, como ser presidente de su partido y de su bancada, consideraciones que afortunadamente hoy en día ya no son tomadas en cuenta Sin embargo, agrega, "todavía falta camino por recorrer, y en la revisión que tenemos que hacer del Estado de derecho que actualmente guarda el país, hay que ver el esquema bajo el cual se desempeña el titular del Ejecutivo, y no sólo en cuanto a la Carta Magna, sino por el gran número de facultades que tiene ?algunas muy discrecionales?, como la rectoría económica del Estado y el Plan Nacional de Desarrollo, donde los legisladores nada tienen que ver" Y a manera de conclusión del conflicto entre Fox y la Cámara de Senadores, sentencia: "El Legislativo no debe ser obstáculo para la dirección y la conducción política del país Pero tampoco el Ejecutivo puede estar contraviniendo de manera permanente los actos del Poder Legislativo" A su vez, María Teresa Gómez Mont no duda en aceptar que una parte importante de la reforma del Estado se propone impedir que el poder lo concentre una sola persona, aunque reitera que debe mantenerse el sistema presidencial en México No obstante, advierte de los peligros que entraña la llegada de Roberto Madrazo a la dirigencia nacional del PRI "Desde febrero ?dice?, hemos estado trabajando en la Cámara de Diputados con seis grupos internos, pero a mí me preocupa algo: Desde que ganó Roberto Madrazo, el PRI está cerrando filas para no hacer las reformas estructurales, a fin de que su partido pueda reposicionarse y ser, de nueva cuenta, gobierno en los mismos términos" A su juicio, el PAN debe seguir impulsando la reforma del Estado sin proteger al gobierno de Vicente Fox, "sino ser conscientes de la gran responsabilidad que los ciudadanos nos han dado para llevar a cabo estas reformas Además, el mismo presidente estaría de acuerdo en avanzar en esta dirección" El problema, insiste, es que la comisión sobre la reforma del Estado de la Cámara de Diputados no está trabajando con la disciplina ni con la intensidad que debiera, además de que los partidos podrían anteponer sus propios intereses a los del país Por eso afirma que debe ser en esta legislatura cuando se concrete la reforma del Estado, porque si pretende hacerse al final del sexenio, "ningún partido va a querer modificar nada y querrán seguir operando con las mismas instituciones de control" El presidente "no es todopoderoso" Pragmático, Enrique Jackson, coordinador del PRI en el Senado, afirma que si en el pasado hubo preponderancia del presidente de la República fue porque su partido tenía mayoría en el Congreso de la Unión "Se dice que tuvimos un régimen con un Ejecutivo con facultades metaconstitucionales, que tenía poderes absolutos, pero los que ganaron siguen aceptando la ley que había antes de que tomaron posesión; son las mismas normas, y ya vimos que el presidente no es el todopoderoso que se supone debiera ser o que estábamos acostumbrados a que fuera", comenta el senador Y explica: "Esto, por una razón elemental: La fuerza de los presidentes anteriores provenía de que tenían mayoría en el Congreso, y la mayoría sirve para eso: En todos los sistemas democráticos las mayorías son las que gobiernan y deciden Hoy no tiene mayoría el presidente Fox en el Congreso, y por eso no tiene el respaldo del Legislativo; ahora hay un equilibrio, hay acuerdos entre los poderes y ya no basta con la pura voluntad presidencial para que se hagan las cosas Hoy, la opinión del Congreso cuenta Bueno, siempre ha contado, no más que hoy no está al servicio del presidente porque no es su partido quien tiene la mayoría en las cámaras Esa es la diferencia de fondo ?Entonces, ¿no hay necesidad de revisar el presidencialismo? ?¿Le quitamos más facultades? Pues no tiene muchas Tiene la facultad de dirigir el país ?para eso lo eligieron?, pero tiene que entenderse con las demás fuerzas políticas en las cámaras, respetar a los otros poderes, la soberanía de los estados y cuidar su presencia a nivel internacional Jackson no se muestra tan convencido de reducir las facultades del Poder Ejecutivo y fortalecer, al mismo tiempo, las del Legislativo "Me parece que eso no debería ser Además, creo que el presidente actual se ha dado cuenta de que no se puede mover por la libre, y aunque de repente se cuestiona la eficacia de la relación con el Ejecutivo, nosotros hemos hecho nuestro trabajo, nuestro papel, y hemos tomado decisiones muy importantes que nos hacen ver que el Ejecutivo no tiene la posibilidad de hacer lo que le venga en gana porque no tiene el respaldo en el Congreso" Diputado del PRI y secretario de la comisión especial para la reforma del Estado, Juan Manuel Martínez Nava tampoco se muestra persuadido de que deban revisarse las facultades presidenciales, aunque no descarta que como parte de la reforma del Estado se consiga un equilibrio de poderes para entrar a una "etapa más constructiva" Incluso, en tono retador, advierte: "Si el discurso de la crítica al presidencialismo excesivo es verdadero, entonces manos a la obra La coyuntura está dada" Según el diputado, el nuevo dirigente del PRI, Roberto Madrazo, está dispuesto a asumir que el partido tenga una participación relevante en la reforma del Estado No obstante, advierte que podría estar en riesgo, porque es un tema que no se puede agotar en una sola legislatura y porque no ven en el gobierno de Fox interés para realizar los cambios, a pesar de que el 5 de febrero de 2001 habló de una nueva constitucionalidad En juego, la transición Desde la tribuna del Senado y en entrevista, Jesús Ortega, coordinador de PRD, sostiene que sin una transformación radical del poder absoluto del presidencialismo, no habrá reforma del Estado, y tampoco una transición democrática en México Pero asevera: "No hay interés en el PRI ni en el PAN por reformar las estructuras del poder, y mucho menos por tener un presidente más acotado en sus facultades" Ortega parte de un principio: "El poder corrompe, pero el poder absoluto corrompe de manera absoluta" A partir de esta idea sostiene que el "berrinche" de Fox por haberle impedido el Senado su viaje al extranjero comprueba no sólo la necesidad, sino la urgencia de terminar con el principal símbolo del viejo régimen: el presidencialismo Pese a que para él éste es el verdadero cambio que requiere el sistema político mexicano, Ortega mira un horizonte de complicaciones para llegar a un sistema republicano de equilibrio de poderes, como en Francia "Lo sabemos todos: el presidente fue tan poderoso durante tantos años que va a ser complicado terminar con esta institución Sustituir el presidencialismo reclama un gran esfuerzo porque Fox repite la misma conducta que tenían los presidentes del PRI, quienes interpretaban una oposición a su voluntad como un daño al país" Uc-kib Espadas Ancona, diputado del PRD, resume: "Se trata de debilitar la figura presidencial porque tenemos un presidente excesivamente fuerte, omnipotente, una suerte de monarca sexenal, y por eso el resquemor en contra del Senado que no le autorizó su viaje Vicente Fox gusta de las decisiones imperiales y ahora se siente terriblemente molesto" En busca del equilibrio Pese a todo, la voluntad de Vicente Fox de reformar el Estado ?expresada como candidato y como presidente del país? fue retomada en serio por el Poder Legislativo, el cual propone modificar 80 de los 136 artículos que contiene el texto constitucional Y según la Comisión Especial para la Reforma del Estado, que preside el panista Ricardo García Cervantes, en la Cámara de Diputados ha sido el PRD el partido que ha presentado el mayor número de iniciativas al respecto, que suman 32 Del total de las propuestas que dicha comisión tiene en su poder ?sobre todo para modificar los artículos 3, 4, 31, 35, 36, 39, 59, 71, 72, 73, 93 y 100? más de la quinta parte, es decir, 26 se refieren al artículo 73, que tiene que ver con el fortalecimiento del Poder Legislativo y el equilibrio con el poder presidencial, esto es, con la facultad de decir: "No, señor presidente" Una de esas propuestas ejemplifica el interés compartido por los gobernadores de terminar con el poder centralizado en la figura del presidente de la República El 19 de octubre de 2001, el Congreso del estado de Veracruz propuso ante el pleno de la Cámara de Diputados modificar el artículo 25 constitucional, que habla de la facultad exclusiva del presidente de diseñar la actividad económica, para que se permita participar a los gobernadores en un proyecto que hasta hoy les es completamente ajeno Si bien es cierto que "el Estado planeará, conducirá, coordinará y orientará la actividad económica nacional y llevará a cabo la regulación y fomento de las actividades que demande el interés general en el marco de las libertades que otorga esta Constitución", es necesario, precisa la propuesta veracruzana, que el titular del Ejecutivo Federal tome en cuenta la opinión de la Comisión Federal de Presupuesto, Ingreso y Gasto Público, integrada por el presidente de la República, quien la presidirá, y por los titulares de los Ejecutivos de las entidades federativas, la que funcionará conforme a los lineamientos establecidos por el Congreso de la Unión

Comentarios