Castro y Fox: una grabación comprometedora

martes, 23 de abril de 2002
El presidente de Cuba Fidel Castro reveló que fue el propio mandatario mexicano Vicente Fox quien le pidió que se retirara anticipadamente de la Cumbre de Monterrey; y quien condicionó su estancia en dicho evento a no "agredir" a Estados Unidos, ni a su presidente George Bush Como prueba, Castro dio a conocer la grabación de una larga conversación telefónica que sostuvo con Fox entre las 11:30 y las 11:50 horas de la noche del pasado 19 de marzo Tal "prueba" parece ser el detonante de la mayor crisis diplomática entre México y la revolución cubana Apro, reproduce a continuación la transcripción íntegra de dicha conversación entre ambos mandatarios Fidel- Dígame, señor Presidente, ¿cómo está usted? Fox- Fidel, ¿cómo estás? Fidel- Muy bien, muy bien, muchas gracias ¿Y usted qué tal? Fox- ¡Qué gusto! Oye, Fidel, pues llamándote por esta sorpresa que me llevé hace apenas un par de horas, cuando me entero de tu pretendida visita acá a México Primero, antes que nada, quisiera decirte que esta conversación sea privada, entre tú y yo, ¿estás de acuerdo? Fidel- Sí, de acuerdo Usted recibió mi carta, ¿verdad? Se la envié Fox- Sí, recibí tu carta hace apenas un par de horas y por eso te llamo ahora Fidel- Ah, muy bien, a mí me habían dicho que usted se acostaba temprano y le enviamos la carta temprano Fox- Sí, me acuesto temprano, pero esto me mantuvo despierto Fidel- ¡No me diga! Fox- No, es que me llegó Aquí son las 10:00 de la noche ahorita, me llegó a las 8:00, y estábamos aquí precisamente cenando con Kofi Annan Fidel- ¡Ah! Fox- Pero, mira, Fidel, yo te hablo primero como amigo Fidel- Sí, me habla primero como amigo, espero que no me diga que no vaya Fox- (Se ríe) Bueno, vamos a ver, déjame platicarte, a ver tú que opinas Fidel- Yo lo escucho, pero se lo advierto de antemano Muy bien Fox- ¿Mande? Fidel- Que yo lo escucho, pero lo digo de antemano Fox- A ver, escúchame primero Escúchame primero Fidel- Sí Fox- Sí, como amigo, la verdad es que así de última hora y esta sorpresa sí me pones en una buena cantidad de problemas Fidel- ¿Por qué? Fox- Problemas de seguridad, problemas de atención Fidel- Bueno, no me importa, yo no tengo ninguna preocupación, señor Presidente; parece que usted no me conoce Fox- ¿Tú no tienes preocupaciones por eso? Fidel- No, se lo aseguro que ninguna; no llevo 800 hombres como lleva el señor Bush Fox- Pero no es muy de amigos avisar a última hora que te apareces aquí Fidel- Sí, pero también yo corro muchos riesgos que nadie corre, usted lo sabe perfectamente bien Fox- Bueno, pero tú puedes confiar en un amigo y me podías haber hecho saber un poco antes que pretendías venir, eso yo creo que hubiera resultado mucho mejor para ambos Pero, mira, de plano yo sé que no solo tienes el derecho, sino, si no te es posible ayudarme como amigo en ese sentido y te es indispensable Fidel- Sí Dígame en qué puedo ayudarlo, menos en eso Fox- Bueno ¿En qué puedes ayudarme menos en eso? Fidel- Dígame, ¿cómo? ¿Qué debo hacer? Yo los riesgos los corro tranquilamente Fox- A ver, déjame Fidel- Pero usted comprenderá que esto daría lugar a un escándalo mundial, si realmente ahora me dicen a mí que no vaya Fox- ¿Pero qué necesidad tienes de armar escándalo mundial, si te estoy hablando como amigo? Fidel- Óigame, es que usted es el Presidente del país, y si usted es el anfitrión y me lo prohíbe, no me quedaría más remedio hasta que publicar el discurso mañana Fox- Así es, así es No, tú tienes todo el derecho A ver, déjame hacerte una propuesta Fidel- Sí Fox- ¿Sí? Fidel- Dígame Fox- No sé cuándo pretendes venir, porque eso no me lo dices, pero mi propuesta sería que vengas el jueves Fidel- A ver, dígame, dígame exactamente, estoy dispuesto a escuchar una transacción en esto Bien, ¿qué día es hoy?, martes ¿A qué hora usted quiere que yo llegue el jueves? Fox- Porque tú tienes o sea, Cuba tiene apartada su presentación ante el pleno para el jueves Fidel- Sí, sí, la hora exacta ahí, ahí estaban El jueves debe ser Fox- Hacia la 1:00 de la tarde Fidel- No, el jueves tengo que participar en una mesa redonda y tengo que hacer el discurso por la mañana Fox- Porque tú tienes discurso por la mañana hacia la 1:00 de la tarde Fidel- Más o menos Yo le ayudo en todo, no le molesto en nada, ni voy a las comidas, ni siquiera a la reunión Bueno, esa reunión ya la tendríamos que discutir Fox- Ahí te va, ahí te va, déjame terminar Fidel- Sí Fox- Que puedas venir el jueves y que participes en la sesión y hagas tu presentación, como está reservado el espacio para Cuba a la 1:00 Después tenemos un almuerzo, un almuerzo que ofrece el gobernador del estado a los Jefes de Estado; inclusive te ofrezco y te invito a que estuvieras en ese almuerzo, inclusive que te sientes a mi lado, y que terminado el evento y la participación, digamos, ya te regresaras, y así Fidel- ¿A la isla de Cuba? Fox- No, bueno, pues a lo mejor te buscaras Fidel- ¿A dónde? ¿O al Hotel? Dígame Fox- A la isla de Cuba, o a donde tú gustaras ir Fidel- Correcto Fox- Y que me dejaras libre -y es la petición que te hago- el viernes, para que no me compliques el viernes Fidel- Usted no quiere que yo le complique el viernes Muy bien, es que usted parece que no leyó una línea en que yo le digo que voy con espíritu constructivo, a cooperar en el éxito de la conferencia Fox- Sí, sí leí esas líneas Fidel- Si mi palabra no le dio el efecto Yo comprendo las demás cosas, de las cuales no vamos a hablar, y lo que puede pasar Casi adiviné que usted me iba a llamar para decirme algo parecido a eso Pero, muy bien, yo con toda franqueza se lo digo: Estoy dispuesto a cooperar con usted Estoy dispuesto a cooperar con usted y a hacer lo que usted está solicitando Fox- Podemos hacerlo de esta manera Fidel- Sí, repítamelo, por favor Fox- A ver, llegar el jueves por la mañana, a la hora que tú gustes Fidel- Sí, jueves por la mañana, pronunciar el discurso Fox- Sí, pronunciar el discurso en el pleno; participar en la comida de Jefes de Estado y donde yo te invito, inclusive, a estar sentado al lado Fidel- Muy bien, muchas gracias Fox- Y por la tarde, pues salir a la hora que a ti te convenga Fidel- Sí, muy bien Déjeme ver el horario, allí hay una hora de diferencia, la hora en que yo tengo que moverme Fox- Tenemos una hora de diferencia Fidel- Si acaso tuviera que llegar un poquito más temprano, digamos, porque ya yo sé dónde ocasiono el mayor daño (Se ríe), pero tal vez pudiera estar allí al amanecer Fox- ¿Del día jueves? Fidel- Porque la hora es la 1:00 y allí estaban negociando la hora del turno, tal vez yo hable antes; tal vez, pero estoy preparado para esa hora más o menos, ya que hay 30 oradores Yo salí perjudicado, porque fue a última hora, y se lo confieso, que he tomado la decisión a última hora Usted me reprochaba que un amigo debe decirlo o no En primer lugar tengo dos cosas: tengo los riesgos y, además, no había tomado la decisión Esa es la verdad Fox- Sí, sí, lo entiendo, lo entiendo Fidel- Pero decidí, en un momento dado, que era conveniente, como se lo expliqué en mi carta Yo le ruego que usted, cuando pueda, la vuelva a leer Fox- Aquí la tengo enfrente mío Fidel- ¿Y usted tiene por ahí al Secretario General cerca, está cenando con él? Fox- Se acaba de ir hace 15 minutos Se fue al hotel y mañana él va a allá a Monterrey Fidel- ¡Qué lástima que yo no pueda escucharlo a él cuando hable!, porque creo que habla al principio Fox- A ver, Fidel, tú tú Sí, yo sé que Fidel- Bueno, si usted me consiguiera que, por ejemplo, yo usara el turno 10, si me consigue un turno Fox- A ver, espérame Fidel- Sí Fox- Yo tengo una participación el jueves, arranca la ceremonia de inauguración a las 9:00 de la mañana Fidel- A las 9:00, muy bien Fox- A esa hora me supongo que va a hablar el Secretario General y voy a hablar yo Fidel- Sí, yo quisiera escucharlo a él, porque él fue el que me invitó Fox- No hay problema en que vengas a eso Fidel- Usted es el presidente del país anfitrión; no era Estados Unidos, era México Fox- No hay problema en que vengas a eso, que llegues temprano y que participes desde la inauguración; desde las 9:00 de la mañana que empezamos, ahí va a hablar él, hablo yo y, efectivamente, tu lugar es como el lugar número 10 Fidel- No, el lugar mío es el número 30; pero si usted me consigue el 10, es decir, después que hablen los principales allí ?creo que encabeza Chávez como presidente de los 77?, algunos más, si usted me consigue el turno 10 ó 12 Fox- ¿Pero tú quieres que te cambie ahí, digamos, de la 1:00 de la tarde hacia un poco antes? Fidel- Hable con Kofi, hable con Kofi y plantéele su problema, él va a entender que el mundo tiene dueños y que eso es muy serio Fox- Puedo hablar con Kofi Annan (Se ríe) Fidel- Hable con Kofi (Risas), ¿comprende? Fox- Sí, sí, puedo hablar con él, cómo no Fidel- Entonces yo lo complazco mucho más a usted, me aparezco allí y hablo Casi sería mejor que llegara un poco a media noche o a una hora de esas, y durmiera un poco y fuera para allá Fox- Tú no más me avisas a qué hora vas Tú me avisas a qué hora, si yo te tengo una residencia, un lugar donde llegar, si llegas muy temprano Fidel- Bueno, yo tenía un hotelito ahí, unos cuartos, porque es que no estaba decidido si iba Fox- Sí, es que no hay cuartos, ese es el problema, que no hay habitaciones Fidel- No, pero la delegación nuestra tiene 20 cuartos allí y algunos de ellos los podemos mandar para otros puntos, una casa de huéspedes Fox- Sí, incluso nos acomodamos, tú tienes amigos ahí en Monterrey que a la mera hora te pueden instalar Eso no es problema Tú tienes que llegar de madrugada Fidel- Mire, yo lo puedo complacer más completo ¿Tengo que llegar de madrugada? Fox- Sí ¿A qué le llamas madrugada, 5:00 o 6:00 de la mañana? Fidel- No, yo prefería sobre las 10:00 de la noche o algo así, una hora determinada Fox- ¡Ah!, llegar por la noche del miércoles Fidel- Sí, sí, sin que nadie me vea Nos vemos por la mañana allí, que me vean por allí por la mañana Fox- Ponlo más cargado hacia la noche y vemos cómo nos acomodamos, o sea, más hacia la media noche o la madrugada Fidel- Bien Fox- Y llegas, te instalas y participas desde las 9:00 de la mañana Fidel- Me instalo y estoy allí a las 8:30 Fíjese Fox- Sí Correcto, correcto Fidel- Entonces usted me garantiza con Kofi Annan y le explica los problemas; si no, tendría que hablar y explicarle, porque es que a mí me invitan las Naciones Unidas Fox- No, no hay problema en eso Yo Fidel- Usted como anfitrión fue muy amable al enviarme la invitación, pero son las Naciones Unidas las que me invitan Y se lo dije a usted aquí, fue lo primero que le dije tan pronto empezamos las conversaciones, que tenía la invitación Fox- Bien, por eso Entonces, vamos a seguir pensando así, de esa manera Después terminamos Fidel- Correcto Entonces yo lo complazco a usted, yo me voy más temprano Si yo tengo unas ganas de estar aquí tremendas, tengo mucho trabajo y muchas cosas con las que estoy entusiasmado Fox- Fidel, ¿te puedo pedir otro favor? Fidel- Dígame Fox- Que estando en casa a mí me serviría muchísimo que no hubiera declaraciones sobre el tema de la Embajada o de las relaciones México-Cuba o de ese evento que vivimos en estos días pasados Fidel- No tengo ninguna necesidad de hacer declaraciones allí Fox- ¡Qué bueno! Fidel- Dígame, ¿en qué más puedo servirlo? Fox- Pues básicamente no agredir a Estados Unidos o al presidente Bush, sino circunscribirnos Fidel- Óigame, señor Presidente, yo soy un individuo que llevo como 43 años en política y sé las cosas que hago y las que debo hacer No le quepa la menor duda de eso, que yo sé decir la verdad con decencia y con la elegancia necesaria No albergue el menor temor, que no voy a soltar ninguna bomba allí Aunque la verdad es que estoy en desacuerdo con el consenso ese que han propuesto ahí No, yo me voy a limitar a exponer mis ideas básicas y fundamentales, y lo haré con todo el respeto del mundo Yo no voy a tomar aquello como una tribuna para agitar ni mucho menos: voy a decir mi verdad Y puedo no ir, y la digo desde aquí, la digo mañana por la mañana, así que para mí no es Fox- Es que tú me ofreces en tu carta, precisamente eso: participación constructiva, para que sea una verdadera aportación a la discusión, al debate y a la solución de los problemas que todos tenemos en el mundo Fidel- Sí, señor Presidente, usted debe tomar en cuenta, incluso, que cuando yo hago un viaje de estos lo hago con bastante riesgo Fox- Sí, eso lo entiendo Fidel- Debe saberlo Y no lo hago ?ausentarme de ahí? porque sentiría vergüenza, cuando he tomado la decisión de ir Y a muchos lugares no he ido, no fui a la Cumbre allá en Perú, pero yo tengo un concepto mucho más elevado de la importancia de esta conferencia y un concepto mucho más elevado de México; me parecía, incluso, que lo estaría lastimando, en realidad, a usted o a los mexicanos Yo no voy allí ni a agitar ni a organizar manifestaciones, nada Tengo en cuenta que usted es el Presidente de ese país y que un deseo suyo, por muchos que sean los derechos, debo tomarlo en cuenta Y me alegro que usted haya pensado en una fórmula decorosa, en que yo esté allí a la hora, escuche al Secretario General de las Naciones Unidas Y si usted pudiera, con la ayuda del Secretario General de las Naciones Unidas, garantizarme que yo tome un turno ?no esperemos tanto tiempo allí, mientras más tiempo entonces más? y hablo en el turno entre el 10 y el 15, después que empiece la lista de oradores, aparte de su discurso, entonces nosotros hablamos con un compañero que estaba allí, le daremos instrucciones ?que ya le habían dado hoy instrucciones de que gestionara un más temprano turno?, entonces yo quedo libre para ocasionarle a usted las menores molestias Fox- Sí Oye, Fidel, de cualquier manera está la invitación a que me acompañes a la comida, que eso sería como a la 1:00 de la tarde ó 1:30 y acabando de comer, entonces puedes salir Fidel- Siempre y cuando usted no me ponga mole con guajolote y mucha comida ahí, porque en el avión viajar hacia acá muy lleno Fox- No, hay cabrito que es muy rico Fidel- ¿Hay un cabrito? Fox- Sí, señor, excelente Fidel- Bueno, muy bien Fox- Entonces, ¿podemos quedar con ese acuerdo, Fidel? Fidel- Podemos quedar con ese acuerdo y quedamos amigos, como amigos y caballeros Fox- Sí, te lo agradezco muchísimo y nada más me vas a dar la hora de tu llegada, para poder recibirte y llevarte a acomodar Fidel- Le daré la hora de mi llegada Bueno, si quiere llego hasta más temprano y con eso salvamos mucho ¿A qué hora te vas a acostar mañana? Fox- ¿Mañana? Fidel- Sí Fox- ¿Mañana qué es, miércoles? Mañana me voy acostar temprano, como buen ranchero Fidel- Como buen ranchero Yo soy al revés, yo suelo como buen trasnochador Dígame, ¿cuál es la hora que más le conviene? Fox- Mira, como tú estás señalando, 10:00, 11:00, 12:00 de la noche, para que te instales y puedas descansar y estar al otro día en la mañana Fidel- Muy bien, de acuerdo Fox- Entonces, ya no más que la Embajada me da la hora exacta para recibirte allí como se debe Fidel- Sí, mañana te dará la hora exacta Fox- Con la Embajada hablamos sobre eso Fidel- Sí, como siempre, te agradezco mucho esa deferencia, ese honor, si vas allí, creo que ayudaría mucho a Fox- Me acompañas a la comida y de ahí te regresas Fidel- Y de ahí cumplo sus órdenes: me regreso Fox- Fidel, te agradezco muchísimo Fidel- Muy bien, Presidente Fox- Nos van a salir bien las cosas así Fidel- Yo pienso que sí, y le doy las gracias Fox- Bueno, igualmente y que pases buena noche Fidel- Por su deferencia y por buscar una fórmula que sea honorable y aceptable Fox- Sí, yo creo que lo es y te lo agradezco Fidel- Muy bien, muy bien, le deseo mucho éxito Fox- Buenas noches Fidel- Buenas noches El señor Presidente de México había dicho la última palabra Era mi derecho incuestionable participar en esa conferencia convocada por Naciones Unidas y no por el señor Bush Pero yo no podía viajar a Monterrey contra la voluntad expresa del Presidente del país sede; tenía que resignarme a usar los seis minutos que me correspondían, y marcharme después de almuerzo, o antes, si lograba adelantar el turno número 30 que me correspondía según sorteo, entre otras razones porque no había podido asegurar mi presencia con anterioridad, a fin de evitar la inmediata movilización de la jauría de terroristas y matones ya mencionados, que desde territorio norteamericano son organizados y pagados para eliminarme físicamente cada vez que viajo a un evento internacional Debo añadir que a mi llegada a Monterrey el señor Fox no se apareció por el aeropuerto, como había prometido, sin que yo se lo solicitara en lo absoluto Ni siquiera realizó una llamada telefónica para un saludo de cortesía En nada me preocupó el asunto No siento apego alguno por protocolos y cortesías Disfrutaba, en cambio, de un singular consuelo A la vez que se me ordenaba partir de inmediato después de almuerzo, en dos ocasiones me anunció que recibiría el inmenso honor de sentarme a su lado, para el mundanal disfrute de un delicioso cabrito No podía, sin embargo, retirarme de la Cumbre sin la menor explicación Nunca hice tal cosa en ninguna de ellas El señor Presidente de Estados Unidos podría suponer que Cuba temía sentarse, con la frente en alto, ante su poderosa y augusta presencia En la Cumbre de Río de Janeiro en 1992, su propio padre tuvo el gesto encomiable, por lo inusual, de entrar deliberadamente en la sala minutos antes de mi turno, escuchar ecuánime mis palabras, e incluso aplaudir tanto él como su delegación al concluir las mismas Un viejo refrán popular afirma que lo cortés no quita lo valiente Nadie, en nuestro país, en México o en cualquier otra parte, habría comprendido tan extraña retirada Para explicarla, dije sólo tres líneas: "Les ruego a todos me excusen que no pueda continuar acompañándolos debido a una situación especial creada por mi participación en esta Cumbre, y me vea obligado a regresar de inmediato a mi país" No podía decir menos, ni decirlo con más cuidado Olvidé totalmente el cabrito Salí de la sala y me reuní con el Presidente de Colombia breves minutos para intercambiar sobre las gestiones de paz en ese país Me dirigí luego a despedirme del Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas que, como es lógico, había sido informado de lo ocurrido desde el día anterior por nuestro Embajador en esa institución Con él me esperaban, en evidente actitud solidaria, Olusegun Obasanjo, Presidente de Nigeria, y Thabo Mbeki, Presidente de Sudáfrica Salgo Bajo por una escalera automática Frente a la misma, en los balcones interiores y áreas laterales, numerosos empleados mexicanos, de Naciones Unidas y participantes de otros países en el evento aplaudían en gesto de solidaridad Un tumulto de periodistas se movían agitadamente tomando fotos, filmando, esperando alguna declaración No dije una palabra Así abandoné el edificio No había dejado atrás ninguna complicación insoluble Mis últimas palabras al concluir la intervención, fueron: "Al frente de la Delegación de Cuba queda el compañero Ricardo Alarcón de Quesada, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, incansable batallador en la defensa de los derechos del Tercer Mundo Delego en él las prerrogativas que me correspondían en esta reunión como Jefe de Estado "Espero que no se le prohíba participar en ninguna actividad oficial a las que tiene derecho como Jefe de la Delegación cubana y como Presidente del órgano supremo del poder del Estado en Cuba" Allí estaba, al alcance de los anfitriones, una solución bien sencilla Aceptar la presencia de Ricardo Alarcón, Jefe de la Delegación en las reuniones oficiales de la Cumbre, y no se habría vuelto a hablar del incidente Faltaba sólo un mínimo de visión y sentido común No sé si la soberbia, la arrogancia y el espíritu aventurero del consejero áulico del presidente Fox, o la prepotencia de Bush, impidieron esa salida decorosa Yo estaba todavía en ayunas a esa hora Marché hacia el hotelito donde me albergaba Allí había invitado para almorzar a Hugo Chávez, amigo entrañable, que se vio envuelto también en una intervención azarosa e interrumpida por el ilustre anfitrión mexicano al hablar en nombre del Grupo de los 77 y de su propio país El fraternal y relajado encuentro se prolongó durante horas con intercambios sobre variados temas, tres semanas antes del abortado golpe fascista contra la revolución bolivariana Fue un almuerzo no suculento pero agradable, con tortillas mexicanas, frijoles refritos y otros platillos tradicionales del país hermano, que a mí me parecieron más deliciosos que cualquier cabrito Me había olvidado por completo de la hora y de la orden perentoria de marcharme precipitadamente después de almuerzo Mientras tanto, Bush esperaba impaciente desde hacía horas en El Paso ?ubicado en la actual frontera de Estados Unidos con México desde la invasión de 1846, cuando al país le arrebataron más de la mitad de su territorio? la noticia de que tan inoportuno participante se había marchado de México Nadie del protocolo se acordó o quiso molestar al disciplinado y obediente, aunque olvidadizo huésped, que al fin y al cabo, se marchó a las 5:00 pm de Monterrey Al parecer, Bush, cansado de esperar, recibió permiso o decidió por su cuenta despegar o corría riesgo de llegar tarde a la cena Alguien parqueó su aeronave junto al viejo IL-62 de Cubana Al pasar en su carro, con gesto amistoso, saludó a la tripulación cubana que me esperaba ya en lo alto de la escalerilla Por mi parte, ajeno a tales peripecias, me despido de Chávez, tomo el carro, y con mi pequeña caravana me dirijo al aeropuerto Pasamos bajo la avenida que conduce al mismo, y accedimos a esa vía por donde acababa de cruzar la cola de la enorme caravana de Bush Después de todo, ambos estuvimos a unos metros de distancia en Monterrey Al despegar nuestra nave, la tarde era radiante y bella En la ciudad sede quedaba nuestra delegación, encabezada por el presidente de nuestra Asamblea Nacional, acompañado por nuestro Ministro de Relaciones Exteriores La lógica indicaba que no habría más problemas ¿Se excluiría a Ricardo Alarcón de los eventos de la Cumbre? ¿Se le admitiría o no en el convivio que tendría lugar al día siguiente, después del discurso en que el ilustre Presidente de Estados Unidos "muy democráticamente" duplicaría sin interrupción alguna el tiempo asignado a los demás mortales que asistían a la conferencia como Jefes de delegación? Aunque nos parecía absurda, torpe e improbable tal exclusión, les encomendé la tarea, en ese caso, de explicar la verdad pero sin hacer uso ni mencionar siquiera el contenido y la existencia de la conversación sostenida entre Fox y yo, cuyo carácter personal deseaba mantener a toda costa, y destinarla a los archivos de la Revolución Constituyó un mal síntoma que el señor Castañeda se precipitara en afirmar esa tarde que el protocolo era el protocolo y que no sería violado, urdiendo como siempre pretextos para cumplir los compromisos contraídos con el gobierno de Estados Unidos y ocultar la verdad Minutos antes de la reunión se le comunicó al compañero Alarcón que no tendría acceso alguno a la misma Tal como se había decidido, el jefe de nuestra delegación explicó en numerosas conferencias de prensa la verdadera causa de mi ausencia Entre otras cosas, expresó: "Ayer el canciller Castañeda, en varias oportunidades en su reunión con la prensa, manifestó que no había habido ninguna gestión de ningún funcionario autorizado en el sentido de poner cortapisas a la participación de Cuba y sugirió varias veces que fuera Cuba la que explicara lo que había sucedido, porque él no tenía elementos Tengo que decir que las declaraciones que él formuló son fundamentalmente falsas" Y agregó: "No solamente funcionarios autorizados, sino yo diría que personas muy autorizadas del gobierno de México nos comunicaron, antes de la conferencia, las presiones de que eran objeto de parte del gobierno de Estados Unidos para que Cuba no participase en la conferencia y para que específicamente no estuviese encabezada por el Presidente del Consejo de Estado, el compañero Fidel Castro" "Castañeda sabe que nosotros lo sabemos y que nos era muy fácil explicarlo; pero que si no lo hemos hecho hasta ahora es porque tratamos de ser constructivos y de persuadir a las autoridades mexicanas de que era lo más conveniente para todos encontrar una solución honorable, adecuada, que ya es imposible, puesto que tuvo lugar una reunión de la cual ha sido excluida arbitraria e ilegalmente una delegación, que no ha sido invitada, que es la de Cuba "Dicen que las reglas de Naciones Unidas y las reglas del país anfitrión son diferentes No, ciertamente, yo no soy Jefe de Estado; pero soy la única persona que está en Monterrey en quien el Jefe de Estado delegó su representación y es el único Jefe de Estado que en Monterrey fue arbitrariamente excluido de participar en el retiro "No es cierto que Cuba podía estar representada por su Jefe de Estado, porque se le pidió, de modo muy claro, muy categórico, que, por favor, se marchase lo antes posible de México" Por su parte, nuestro Canciller, por vía telefónica, en su alocución a la Mesa Redonda de la televisión cubana en la tarde del día 22, expresó lo siguiente: "Cuba sabía de las presiones que, previo a la conferencia, había estado haciendo sobre el gobierno mexicano el presidente Bush El presidente Bush amenazó con que no vendría a la cumbre si en ella participaba el compañero Fidel" "Se había producido la invitación del Comité Preparatorio creado por la Asamblea General de Naciones Unidas en una resolución, la carta que se acaba de dar a conocer de los dos embajadores, y después se produjo la invitación oficial del presidente Fox" "Después se le solicitó al compañero Fidel que no viniera a la Cumbre, como era su derecho como Jefe de Estado de un país miembro de Naciones Unidas que tenía ya la invitación del Comité Preparatorio de Naciones Unidas para participar en una conferencia en la que Cuba había desempeñado un papel importante en su convocatoria" "Esa es la realidad histórica, se le pidió que no participara, y se lo pidió ?como ya dijimos? una persona muy autorizada en el gobierno de México para hacer una solicitud de esa magnitud Se le pidió que no viniera, y ante la posición firme de Fidel, que defendió el derecho de Cuba a estar soberanamente presente en esta reunión, entonces le pidieron que fuera sólo en la mañana del jueves, y que, inmediatamente después del almuerzo que ofrecería el gobernador del Estado, se retirara" "El compañero Fidel estaba en la necesidad y el deber de explicarles a los delegados, y lo explicó cuidadosamente y dijo realmente la razón que le impedía estar allí, pero con discreción y con cuidado Y planteó una solicitud que podía haber sido atendida y que tenía realmente una lógica, y era que el compañero Alarcón, presidente de nuestra Asamblea Nacional, participara en las demás actividades de la conferencia" "Ha habido, realmente, una incapacidad de comprender este razonamiento, y una incapacidad para aceptar una solicitud razonable" Castañeda desmentía frenéticamente las palabras de Alarcón y de Felipe En conferencia de prensa el 21 de marzo, a la pregunta de un periodista si el gobierno de México pidió o sugirió al de Cuba que el Presidente cubano ajustara su agenda para no encontrarse con el presidente Bush, Castañeda respondió: "De ninguna manera, en ningún momento ningún funcionario autorizado del gobierno de México le hizo un planteamiento de esa índole, o de cualquier otra índole que pudiera semejársele, al gobierno de Cuba, a las autoridades cubanas" Ante la insistencia de la prensa, Castañeda respondió: "No hubo ninguna presión, influencia, gestión, solicitud, sugerencia, insinuación Si tuviera mi diccionario de sinónimos, seguiría, pero pues de memoria quizá no se me ocurran muchas más; pero si a usted, Blanche, se le ocurre una, plantéemela y le doy la misma respuesta Ante el programa de televisión "Zona abierta", Castañeda reiteró: "No hubo en ningún momento presión por parte de ningún funcionario mexicano a Fidel Castro, para que se fuera antes de lo previsto" El señor Fox, el 22 de marzo en conferencia de prensa conjunta con Bush, al preguntársele por las presiones para excluir a Castro, dijo: "No hay tal El señor Fidel Castro hizo su visita a México, a la conferencia de la ONU, estuvo aquí, participó y se regresó a Cuba ¡No hay más! Así de sencillo" En entrevista concedida a Joaquín López Dóriga, y publicada en el diario La Jornada, al preguntarle si era cierto que Fidel Castro se fue, primero, porque su gobierno dijo que no viniera; y, segundo, porque cuando estuvo aquí usted le dijo que se fuera, Fox respondió: "No, que yo sepa, para nada Sería interesante, oportuno, que nos señalaran de dónde salió este asunto; creo que Fidel Castro tiene la suficiente madurez, lleva tantos años gobernando, no creo que a él cualquier cosa como ésta le impidiera su libertad y su voluntad Castro estuvo aquí en Monterrey, participó en el congreso, en la reunión de la conferencia de las Naciones Unidas, y después decidió irse Nadie lo obligó a irse" En declaraciones a la televisión azteca el 24 de marzo, al preguntársele qué había ocurrido conmigo, respondió: "Así como fue de repentino su aviso de llegada y su llegada, que llegó por la noche del día anterior, así fue su salida Simple y sencillamente, vino, dio su discurso y presentación, se le recibió con todas las cortesías en el aeropuerto, lo saludé a su llegada, igual que a todos los demás, me despedí de él y se fue Así de sencillo ¿Qué pasa, qué hay detrás? No entiendo" Bush, por su parte, afirmaba beatíficamente que Estados Unidos no había ejercido presión alguna sobre México Todos mentían a diestra y siniestra Si Castañeda hubiese abierto el diccionario de sinónimos donde debía, se habría encontrado con que mentir equivale a: engañar, embustir, trapalear, embrollar, tramar, faltar a la verdad, novelar, falsificar, fingir, simular, fantasear, adulterar, trapacear, dar gato por liebre, ocultar, burlar, timar, embaucar, cascabelear, etc, etc, etc La credibilidad de nuestro país fue puesta en duda De acuerdo con una encuesta, casi la mitad de los mexicanos habían sido inducidos a desconfiar de la veracidad de Cuba En el editorial de Granma del pasado 26 de marzo se advirtió: "Cuba posee pruebas irrebatibles de todo lo ocurrido que barrerían cualquier duda Ha preferido abstenerse de usarlas, porque no desea perjudicar a México, no desea lesionar su prestigio, no desea en lo más mínimo crear desestabilización política en ese hermano país [] "De alguna forma, por el honor de México, debe ponerse fin a tales ofensas y agresiones al pueblo cubano Que no se obligue a Cuba a presentar las pruebas que poseemos" Dicho editorial concluye afirmando: "No pedimos otra cosa que el cese de las provocaciones, insultos, mentiras y macabros planes del señor Castañeda contra Cuba De lo contrario, no quedará otra alternativa que divulgar lo que no hemos querido divulgar y hacer polvo sus falsos y cínicos pronunciamientos, cueste lo que cueste ¡No lo dude nadie!" La palabra desestabilización se empleó porque el aventurero canciller mexicano arrastró en su perfidia nada menos que al Presidente de México No podían usarse nuestras pruebas sin implicarlo Tal vez esto los condujo al error de creer que nos resignaríamos al golpe sin que se destapara la caja de Pandora Un país bloqueado por el gigante que hoy inspira tanto miedo y amenaza al mundo con sus mísiles y bombarderos, cuyos gobiernos arbitrarios además incluyen de forma cínica y calumniosa a nuestra Patria entre los países que apoyan el terrorismo, no podía atreverse a tanto Mas, ni aun así deseábamos sacar a la luz nuestras pruebas Guardamos silencio hasta casi más allá de lo que permitían la ética y la verdad Faltaba, sin embargo, la gota que colmó la copa El miércoles 10 de abril, el trasnochado y abyecto Judas que preside el Uruguay, asumiendo el inglorioso papel de lacayo que venía desempeñando la República Checa, presentó ante la Comisión de Derechos Humanos el engendro contra Cuba, concebido y fraguado con Washington por el canciller Castañeda El 15 de abril, la Presidencia de México emite un comunicado oficial donde informa que México votará a favor del proyecto presentado por Uruguay Era una decisión conocida por nosotros varios días antes Respondía a un acuerdo concertado con Estados Unidos Lo más grotesco es que hasta se nos quiso sobornar y comprar nuestro silencio sobre lo ocurrido en Monterrey En medio de los dramáticos acontecimientos que tenían lugar en Venezuela, cuando la vida de Hugo Chávez corría mortal peligro y todo parecía liquidado, el Embajador de México en Cuba transmitía, la tarde del 13 de abril, aproximadamente 38 horas antes del comunicado oficial del 15, un mensaje del gobierno mexicano prometiendo que Petróleos Mexicanos podría asumir los suministros venezolanos que dejaría de entregar PDVSA Nos repugnaba la cínica maniobra de engaño con la que pretendían neutralizar nuestra protesta contra la fechoría que iban a cometer en Ginebra El gobierno de México siempre se opuso sistemáticamente a que Cuba recibiera beneficio alguno de acuerdos como los de San José y otros Le dimos fríamente las gracias y no mostramos el menor interés por la hipócrita oferta La promesa de no auspiciar, promover, ni apoyar una resolución contra Cuba, tanto de Castañeda como del presidente Fox durante su visita a Cuba, había sido vilmente traicionada Puede ocurrir todavía que algunos de los que me escuchan digan: muy bien, todo está explicado de forma aparentemente lógica y articulada, pero ¿quién garantiza que Castro, considerándose un émulo de Shakespeare, no haya inventado este drama? Para los que así piensan, les ruego escuchen durante unos minutos la grabación donde constan las palabras precisas, con el tono y énfasis exactos de las voces de Fox y mía Los presentes en esta conferencia, si lo desean, pueden llamar de inmediato a Fox y Castañeda Preguntarles si existió o no esta conversación el 19 de marzo entre las 11:30 y las 11:50 de la noche aproximadamente, si lo reconocen y si son o no exactas estas palabras Si se probara que tal conversación no tuvo nunca lugar, y que éstas no son las palabras del Presidente Fox, me comprometo a renunciar de inmediato a todos mis cargos y responsabilidades como dirigente del Estado y de la Revolución cubana No tendría cara para seguir dirigiendo este país Me gustaría, en cambio, que los autores de tantas mentiras y del colosal embuste con el que quisieron manipular y embaucar al pueblo mexicano y a la opinión pública mundial, fuesen capaces de reaccionar con el mismo sentido de la dignidad y el honor Los pueblos no son masas despreciables a las que se puede engañar y gobernar sin ética, pudor ni respeto alguno Por decir estas verdades, las relaciones diplomáticas se podrán romper, pero los vínculos fraternales e históricos entre los pueblos de México y Cuba serán eternos Abril 22 del 2002

Comentarios