Castro revela: fue Fox el que me pidió retirarme de Monterrey

martes, 23 de abril de 2002
México, D F (apro)- El presidente de Cuba, Fidel Castro, aseguró que fue el mandatario de México, Vicente Fox, quien le solicitó personalmente que se marchara después del almuerzo en la Cumbre de Monterrey, en marzo pasado Más aún: Castro sostuvo que el propio Fox le puso condiciones para su asistencia a dicha cita internacional Y retó al presidente mexicano a desmentir su versión: si se probara que esto no es verdad, "me comprometo a renunciar de inmediato a todos mis cargos y responsabilidades como dirigente del Estado y de la Revolución Cubana" Durante una comparecencia pública en el Palacio de las Convenciones en La Habana ?con la asistencia de 70 corresponsales extranjeros acreditados en Cuba y 26 enviados de 13 medios mexicanos y estadunidenses, invitados ex profeso a la isla--, el mandatario cubano leyó la transcripción de una larga conversación telefónica que sostuvo con el Ejecutivo mexicano entre, aproximadamente, las 11:30 y las 11:50 de la noche del 19 de marzo En ella, Fox le dijo al mandatario cubano que su presencia en dicho evento internacional le representaba "una buena cantidad de problemas" de seguridad y atención Y agregó que "no era de amigos avisar a última hora" que iba presentarse en la cumbre Castro advirtió que la invitación era de la ONU y que no le podía impedir su asistencia, pues "eso daría lugar a un escándalo mundial" e incluso ?advirtió?, "si usted es el anfitrión y me lo prohibe, no me quedará más remedio que publicar el discurso mañana" --No, tú tienes todo el derecho? A ver, déjame hacerte una propuesta --pidió Fox --Dígame, --No sé cuándo pretendes venir, porque eso no me lo dices (en la carta que envió Castro a Fox), pero mi propuesta sería que vinieras el jueves (?) Que puedas venir el jueves y que participes en la sesión, y hagas tu presentación (?) Después tenemos un almuerzo que ofrece el gobernador del estado a los jefes de Estado; inclusive, te ofrezco y te invito a que estuvieras en ese almuerzo; inclusive que te sientes a mi lado y que, terminado el evento y la participación, digamos, ya te regresas, y así --¿A la isla de Cuba? --pregunta Fidel --A la isla de Cuba o a donde tú gustaras ir --dice Fox --Correcto --accede Fidel Y Fox continúa: --Y que me dejaras libre ?y es la petición que te hago? el viernes, para que no me compliques el viernes --¿Usted quiere que no le complique el viernes? Muy bien, es que usted parece que no leyó una línea en que yo digo que voy con espíritu constructivo, a cooperar con el éxito de la conferencia? --Sí, sí leí esas líneas --Si mi palabra no le dio efecto?Yo comprendo las demás cosas, de las cuales no vamos a hablar, y lo que puede pasar Casi adiviné que usted me iba a llamar para decirme algo parecido a eso Pero muy bien, con toda franqueza se lo digo: estoy dispuesto a cooperar con usted y hacer lo que usted me está solicitando? Ambos presidentes, entonces, se ponen de acuerdo en la hora de llegada a Monterrey Fidel pide que se adelante la hora de su participación en la cumbre y que se le permita estar desde temprano para escuchar al secretario general de la ONU, Kofi Annan Fox se compromete a ello Fidel acepta también: "Correcto Entonces yo lo complazco a usted: yo me voy más temprano", le dice Más adelante, Fox vuelve a insistir en el mismo punto: --De cualquier forma está la invitación para que me acompañes a la comida Y ya después? Podemos quedar en ese acuerdo Fidel --dijo Fox --Podemos quedar de acuerdo y quedamos como amigos y quedamos como caballeros --contestó Castro --Me acompañas a la comida y te regresas --Y cumplo tus órdenes, me regreso --Verás que saldrán bien las cosas --añadió Fox No agredir a Bush, pidió Fox Según la grabación, Fox le habría pedido a Castro "otro favor": que no hablara mal de Estados Unidos, ni del presidente George Bush, y que no mencionara los últimos incidentes entre el gobierno de México y el régimen de La Habana --Fidel, ¿te puedo pedir otro favor? --preguntó Vicente Fox a Fidel Castro --Dígame --respondió el comandante --Que estando en casa a mí me serviría muchísimo que no hubiera declaraciones sobre el tema de la embajada (mexicana, tomada por asalto en febrero), o sobre las relaciones México-Cuba, o de ese evento que vivimos en días pasados --No tengo ninguna necesidad de hacer declaraciones allí --dijo Castro --¡Qué bueno! ?soltó el guanajuatense --Dígame, ¿en qué más puedo servirlo? --preguntó Fidel --Pues básicamente no agredir a Estados Unidos o al presidente Bush, sino circunscribirnos? --Oigame, señor presidente ?interrumpió Fidel--, yo soy un individuo que lleva 43 años en política, y sé las cosas que hago y las que debo hacer No le quepa la menor duda de eso, que yo sé decir la verdad con decencia y con la elegancia necesarias No albergue el menor temor, que yo no voy a soltar ninguna bomba allí? Aunque Fox no aludió a una causa expresa para solicitar el retiro anticipado de Castro, éste comentó que con todos esos detalles, el mandatario mexicano lo conminó a evitar coincidir con el presidente estadunidense George Bush Según Fidel Castro, esta grabación la hizo pública porque "la credibilidad de nuestro país fue puesta en duda", dijo, en referencia a quienes vacilaron en la veracidad del editorial del diario Granma, del 26 de marzo Este aseguró que "Cuba posee pruebas irrebatibles de todo lo ocurrido que barrerán cualquier duda", y pidió que se terminaran los "macabros planes del señor Castañeda contra Cuba De lo contrario ?amenazó--, no quedará otra alternativa que divulgar lo que no hemos querido divulgar y hacer polvo sus falsos y cínicos pronunciamientos, ¡Cueste lo que cueste! ¡No lo dude nadie!" Según Castro, "guardamos silencio hasta casi más allá de lo que permitía la ética y la verdad Faltaba, sin embargo, la gota que colmó la copa": el voto de México en Ginebra en favor de la resolución contra Cuba Incluso, reveló que "en medio de los dramáticos acontecimientos que tenían lugar en Venezuela", el gobierno de Fox intentó "lo más grotesco": "Se nos quiso sobornar y comprar nuestro silencio sobre lo ocurrido en Monterrey", a través de ofrecerles petróleo para asumir los compromisos del crudo que proporcionaba Venezuela Tras leer la transcripción de la conversación, Castro retó a Fox a desmentirla Tajante, aseguró: "Si se probara que esta conversación no tuvo lugar nunca, y que estas no son las palabras del presidente Fox, me comprometo a renunciar de inmediato a todos mis cargos y responsabilidades como dirigente del Estado y de la Revolución Cubana No tendría cara para dirigir este país con honor" Y añadió: "Me gustaría en cambio que los autores de tantas mentiras y del colosal embuste con el que quisieron manipular y embaucar al pueblo mexicano y a la opinión pública mundial, fuesen capaces de reaccionar con el mismo sentido de dignidad y del honor" Más: "Los pueblos no son masas despreciables a las que se puede engañar y gobernar sin ética, pudor y respeto alguno" Y en referencia al futuro de las relaciones entre Cuba y México, señaló: "Por decir estas verdades, las relaciones diplomáticas se podrán romper, pero los vínculos fraternales e históricos entre los pueblos de México y Cuba serán eternos" Tanto el presidente Fox como el titular de la SRE, Jorge Castañeda, negaron que hubiera solicitud alguna al presidente Castro para retirarse anticipadamente de la Cumbre de Monterrey Igualmente descartaron que hubiera presión estadunidense para no hacer coincidir a Castro con Bush Incluso, retaron al gobierno de La Habana a dar nombres de funcionarios y a mostrar las pruebas de sus acusaciones Las revelaciones de Castro ocurren tres días después que México emitió su voto en favor de una resolución de la Comisión de Derechos Humanos en la ONU, en la que "invita" al gobierno de Cuba a hacer esfuerzos por mejorar los derechos humanos en la isla y en la que pide su cooperación para que un representante personal de la alta comisionada de la ONU en esta materia, Mary Robinson, visite Cuba Ocurren también después de al menos tres incidentes diplomáticos sucedidos en menos de dos meses: la reunión de Fox con los disidentes durante la visita oficial del mandatario mexicano a Cuba, el 3 de febrero; el "asalto" a la embajada mexicana por 21 jóvenes cubanos el 27 de febrero, ocurrido tras las declaraciones del canciller Castañeda en Miami, y el retiro abrupto de Fidel Castro de la Cumbre de Monterrey, el 23 de marzo