Los niños... las utopías y las injusticias

martes, 30 de abril de 2002
México, D F (apro-cimac)- La Convención sobre los Derechos del Niño es el instrumento internacional más importante en materia de derechos humanos de la niñez; se aprobó internacionalmente el 20 de noviembre de 1989 y es el instrumento más rápido y ampliamente ratificado en el mundo Actualmente suman ya 192 los países que así lo han hecho Una estimación mundial, efectuada en el año 2000 por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), señala que los avances que la Convención ha tenido son sustanciales, dado que a la fecha 63 países han logrado reducir a la tercera parte la mortalidad de niños menores de cinco años, en tanto que en otros cien países ya ha podido reducirse en un 20 por ciento De igual forma, gracias al esfuerzo conjunto de los gobiernos suscritos a la Convención sobre los Derechos del Niño, la poliomielitis está a punto de erradicarse No cabe duda que cada nueva generación ha gozado de mejores condiciones de vida que la generación anterior, sin embargo, todavía persiste una realidad que a pesar de los esfuerzos gubernamentales no ha podido suprimirse por completo A pesar de los millones de vidas jóvenes que se han salvado y mejorado, muchos de los compromisos establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño no han podido cumplirse, dado que todos los años todavía mueren once millones de infantes antes de cumplir cinco años de edad, generalmente por causas que podrían evitarse con una atención médica oportuna Más aún, se considera que 150 millones de niñas y niños padecen mal nutrición, y en la actualidad no acuden a la escuela 120 millones, de los cuales 53 por ciento son niñas Estos datos empequeñecen los avances logrados y ponen en relieve la urgente necesidad de continuar estableciendo medidas eficaces para alcanzar un mejor nivel de vida para la niñez del mundo La UNICEF ha sido enérgica al condenar que "los compromisos de la aplicación práctica de la Convención sobre los Derechos del Niño no se alcanzaron por completo, no porque fueran demasiado ambiciosos o poco accesibles, el motivo fue que no se hicieron las inversiones necesarias" Ante tal panorama, para que el derecho a la libertad de expresión, a un trato digno, a la educación, al más alto nivel de salud y a una vida adecuada para el desarrollo físico, mental, social y espiritual de la niñez --entre otros derechos suscritos en la convención-- dejen de ser una utopía, resulta importante considerar como un derecho fundamental el interés superior del niño y de la niña, ya que plantea la necesidad de anteponer los intereses de la niñez ante cualquier decisión Lo anterior sólo será posible si los gobiernos de cada país adoptan las medidas administrativas, económicas y legislativas necesarias para poner en práctica los derechos de la convención y lograr así que cada niño goce de mejores condiciones en los primeros años, reciba una educación básica de calidad y tenga una mejor calidad de vida para que sean capaces de hacer aportaciones significativas a la sociedad Los esfuerzos para lograr una mejor calidad de vida de la niñez del mundo no han terminado: del 8 al 10 de mayo próximo se llevará a cabo la sesión especial de la Organización de las Naciones Unidas en favor de la infancia, en donde se reunirán jefes de Estado y organizaciones no gubernamentales con el objetivo de acordar una nueva agenda encaminada a mejorar la situación mundial de la niñez

Comentarios