El asesinato de Posadas, para recuperar documentos con nombres de "narcopolíticos"

martes, 14 de mayo de 2002
México, D F- En el asesinato del cardenal de Guadalajara Juan Jesús Posadas Ocampo participaron miembros del Ejército y de las Policías Judicial y Estatal, lo que demuestra que el prelado no murió en medio de un enfrentamiento de bandas de narcotraficantes, sino que fue víctima de un "tercer grupo" que, sin miramientos, ultimó al cardenal, aseguraron Héctor Moreno y José Villasana "No hubo ninguna balacera entre grupos de narcotraficantes Fue una acción de un tercer grupo que pretendía recuperar documentos que creemos se relacionan con los nombres de autoridades involucradas en el narcotráfico", aseguraron, durante la presentación de su libro "Sangre de Mayo La muerte del Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo", en el que refutan la hipótesis de la PGR Moreno y Villasana sostuvieron que en las investigaciones sobre este asunto aparece el apellido Salinas de Gortari, pero no el nombre de Carlos, sino el de su padre, Raúl, y el del exprocurador Jorge Carrillo Olea Además, en la actual investigación sobre el homicidio de Posadas Ocampo "hay tales contradicciones y material perdido, que hubieran representado líneas de investigación completa y se desecharon", cuando Jorge Carpizo era procurador General de la República, argumentaron Con estos antecedentes, se puede presumir que la versión de la PGR de que el cardenal murió en medio de una balacera es falsa, dijeron los autores, quienes, en contraparte, aseguraron que las piezas que revelan la verdad sobre el homicidio, "embonan naturalmente", sin forzar pruebas ni construir nuevas hipótesis Esas pruebas forman parte del libro, enfatizaron A unos días de que el exprocurador General de la República, Jorge Carpizo, presentó su libro en el que defiende la tesis de que el cardenal fue la víctima letal de un enfrentamiento entre "narcos", los autores del libro se cuestionaron por qué a pesar de las explicaciones de las autoridades, todavía no se sabe "quién ordenó ese homicidio y por qué" Moreno y Villasana detallan que en el libro se presenta parte de las declaraciones de testigos presenciales sobre lo ocurrido en el aeropuerto tapatío, y que derrumban las cuatro hipótesis de la PGR Los autores adelantaron que una parte sustancial de su libro es lo referente a las cuatro tesis de las autoridades sobre el homicidio del cardenal, y la presentación de las conclusiones sobre esas hipótesis, para que "el lector se haga su propio juicio" sobre lo que ocurrió el 24 de mayo de 1993, en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, lugar donde asesinaron a Posadas Ocampo Para ellos, la tesis del enfrentamiento entre bandas de "narcos" queda descartada, debido a que los hermanos Arellano Félix ?presuntos implicados en el caso-- no se encontraban en Guadalajara el día de los hechos La otra hipótesis referente a la confusión del Grand Marquíz blanco, propiedad del prelado, con uno parecido propiedad de "El Chapo" Guzmán, también es falsa Las otras hipótesis de que el cardenal fue confundido por otra persona, así como la del asesino circunstancial, también están descartadas por falta de pruebas, añadieron Sin embargo, relataron que existe el testimonio de un testigo que no fue asesinado en el lugar de los hechos, pero presenció cómo cuatro pistoleros bajaron de un vehículo marca Spirit, color café, dispararon sin miramientos contra Posadas Ocampo y su chofer Este es el segundo libro que al respecto se presenta este año, antes de que la PGR dé a conocer, como cada año, sus nuevos resultados sobre el homicidio del cardenal Posadas Ocampo El 6 de mayo, el exprocurador Jorge Carpizo presentó su libro "Muerte de un cardenal Ganancia de Pescadores", en el que se descubrirían "las falsedades" dichas por el cardenal Juan Sandoval Íñiguez, respecto a la muerte del prelado, de acuerdo con lo dicho por el exfuncionario Posadas Ocampo fue asesinado el 24 de mayo de 1993, durante una balacera ocurrida en el Aeropuerto Internacional de Guadalajara Han pasado casi nueve años, y no se ha descubierto la identidad de los autores intelectuales y materiales del homicidio Sin embargo, el caso se ha divido Por un lado está la tesis de la PGR de que Posadas Ocampo murió en medio de una balacera entre los Arellano Félix y los miembros de la banda de Joaquín "El Chapo Guzmán", y por el otro, los argumentos del cardenal Juan Sandoval Iñíguez, quien sostiene que su antecesor fue víctima de un crimen de Estado, planeado desde las más altas esferas del poder para encubrir los nexos de la familia Salinas de Gortari con el narcotráfico 14/05/02

Comentarios