Sobre el Pemexgate, ni una sola palabra de Ernesto Zedillo

martes, 14 de mayo de 2002
México, D F- El expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León reapareció este lunes en la escena pública, acompañado de antiguos miembros de su gobierno Su aparición, que se enmarca en el punto más delicado del escándalo por el desvío de recursos en Pemex, fue aprovechada por sus excolaboradores para deslindar al expresidente de las irregularidades en la paraestatal Zedillo participó en el simposio Interdependencia: México, Estados Unidos y el mundo, organizado por la Universidad de Yale Y, como lo hace normalmente, se dedicó a defender férreamente el proceso de globalización como la solución ideal a la pobreza en el mundo Y es que para el expresidente Ernesto Zedillo la interdependencia y la globalización son la respuesta idónea para resolver los problemas económicos, no sólo de México, sino de las naciones en donde la pobreza lacerante es el denominador común A su llegada al hotel Four Seasons de la ciudad de México, el priista fue cercado por la prensa mexicana, deseosa de obtener una declaración acerca del asunto Pemex Zedillo evadió el asedio Al respecto, el exsecretario del Trabajo, Mariano Palacios Alcocer, dijo que el presunto desvío de recursos de Pemex al PRI deberá ser demostrado ante los tribunales "Puedo decir, por otro lado, que me consta la honradez a toda cabalidad del señor expresidente Zedillo en lo que se refiere a la transferencia de recursos al PRI Durante los 20 meses que fui presidente del partido, el presidente que más permanencia tuvo durante el mandato de Zedillo, no hubo transferencia alguna de recursos del gobierno, sino solamente prerrogativas públicas ganadas con votos por la vía del IFE" El expresidente tomará posesión, en fecha próxima, de la dirección del Centro de Estudios de la Globalización de la Universidad de Yale Durante el simposio, Zedillo defendió el proceso globalizador y señaló que es momento de que los países pobres se beneficien de la liberalización comercial Los países ricos fueron los que se beneficiaron de las ocho rondas anteriores de liberalización económica que se dieron desde el final de la Segunda Guerra Mundial, dijo, "ahora queremos una ronda para el desarrollo de los países pobres" Apuntó que la inclusión de todos los sectores económicos y sociales de un país en la toma de decisiones es el mejor remedio para enfrentar el fenómeno de la globalización Asimismo, afirmó que ese fenómeno no "tiene la culpa" de los males económicos y sociales Es culpa, dijo, de aquellos gobiernos que no tienen políticas que proveen a la gente de instrumentos adecuados para insertarse a la globalización y ser interdependientes "En el mundo hay graves problemas; en México todavía existen graves y dolorosos retos que atender, señaladamente la pobreza y la desigualdad Yo sostengo que la globalización e interdependencia no son causa de esa pobreza, sino que la globalización es parte de la solución a esos problemas", dijo La globalización, acotó, debe ser un proceso sujeto a ordenamientos diversos, de forma que traiga los mayores beneficios Entre estas medidas se encuentran reformas internacionales en materia jurídica para garantizar la gobernabilidad mundial, ayuda para el desarrollo, apertura al comercio e inclusión Ahí estaba muy atento con los reporteros ?pero sin decir nada, ni siquiera la declaración o la frase para la "nota"-- Liébano Sáenz, secretario particular de Zedillo, y Jaime Serra Puche (su efímero secretario de Hacienda, el de los errores de diciembre de 1994) Con un nuevo look también reapareció el polémico José Angel Gurría, el tercer secretario de Hacienda que nombró Zedillo Sin barba, sin bigote, totalmente rasurado ?quizá por eso no lo reconoció el exmandatario, porque no lo mencionó en su discurso, a diferencia de otros de sus colaboradores De buen humor, Gurría Treviño (primero canciller y en los últimos dos años del sexenio zedillista secretario de Hacienda) hablaba mucho, pero en realidad no dijo nada Del Fobaproa, ni una palabra quiso decir Fernando Lerdo de Tejada ?uno de tantos exportavoces de la Presidencia de la República en el sexenio pasado--, quien fue sustituido por Marco Provencio, el último de los voceros de Zedillo, también estaba presente En punto de la cinco de la tarde llegaron Luis Téllez, secretario de Energía del sexenio pasado; Esteban Moctezuma, extitular de Gobernación ?quien casi balbuceando afirmó que la campaña de Francisco Labastida fue transparente Pero no dijo más Acudieron también, para aplaudir a su exjefe, Carlos Ruiz Sacristán, de Comunicaciones y Transportes; Mariano Palacios Alcocer, exsecretario del Trabajo; Miguel Mancera Aguayo, exdirector del Banco de México, y tarde --pero segura de su llegada? arribó Silvia Hernández, la extitular de Turismo De forma calurosa, Zedillo agradeció la presencia de todos ellos13/05/02

Comentarios