Producto de "órdenes superiores", los préstamos entregados al STPRM: Pindter

miércoles, 15 de mayo de 2002
México, DF - De acuerdo con el exsubdirector de Relaciones Laborales de Pemex, Julio Pindter, los préstamos entregados al sindicato petrolero en el año 2000, que son objeto de investigación, fueron producto de "órdenes superiores" que él tuvo que obedecer Agregó que en dichas órdenes nunca notó evidencia alguna de actos ilícitos La declaración ministerial de Pindter fortalece la presunta responsabilidad de Rogelio Montemayor Seguy, exdirector de Pemex, en el posible desvío de mil 500 millones de pesos hacia las arcas del PRI, a través de una triangulación en la que participó el sindicato petrolero En la declaración presentada ante la Unidad Especializada contra la Delincuencia Organizada, el funcionario señaló que él tuvo que hacer la entrega de diversos montos al sindicato por concepto de préstamos y donativos, porque en su calidad de subordinado tenía que acatar órdenes Pindter señaló a Montemayor Seguy, Juan José Domene Berlanga y Manuel Gómez Peralta como parte de la jerarquía que ordenó la entrega del dinero El exdirector, dijo, fue quien directamente negoció con el sindicato la entrega de los préstamos "Nunca estuve a cargo de las negociaciones de pagos o préstamos al sindicato En todo momento actué en cumplimiento de órdenes de superiores jerárquicos al suscrito, las cuales comprendí en todo momento que debía de acatar, ya que de lo contrario, como lo he entendido a lo largo de mi desempeño como servidor público, podría haber sido sancionado", dice la declaración Agrega que jamás tuvo conocimiento o noción de que las entregas monetarias al sindicato presentaran alguna irregularidad, toda vez que el concepto "ayudas varias al sindicato" operaba desde mucho tiempo atrás y con base en él se daban préstamos y donativos extraordinarios Sigue: "En cada caso en que se me dictaba una orden para emitir documentos en el sentido en que se me solicitaba, se contaba con la suscripción de superiores jerárquicos confirmando y responsabilizándose directamente de que los mismos contaban con los requerimientos de licitud necesarios para el efecto "Es decir, siempre actué con la conciencia de la operatividad de un precepto permisivo al caso concreto, con lo que no me era manifiesto, patente, notoria ni evidente alguna situación de ilicitud en los mandatos o disposiciones que dictaban dentro del ejercicio de sus atribuciones", señala Sin embargo, puntualiza que no entraba dentro de sus funciones el verificar que, efectivamente, los procedimientos encomendados a él se apegaran en todo a la normatividad, ni tampoco vigilar que sus superiores jerárquicos no violaran ningún precepto 14/05/02

Comentarios