Análisis político: Agua, seguridad nacional

jueves, 16 de mayo de 2002
México, D F(apro)- Desde 1987, en medio de la campaña presidencial de Carlos Salinas de Gortari, la escasez de agua fue planteada como un problema de seguridad nacional Hoy, ante la poca lluvia y los niveles más bajos de las principales presas en todo el país, así como el conflicto generado por las aguas compartidas con Estados Unidos, la reserva del vital líquido se plantea como una riqueza estratégica que no se puede negociar En 1944, México firmó el Tratado sobre Distribución de Aguas Internacionales con Estados Unidos, a través del cual se estableció que nuestro país podría recibir mil 850 millones de metros cúbicos anuales de las aguas del río Bravo, mientras que habría de entregar 431 millones de metros cúbicos Sin embargo, esto no se ha cumplido cabalmente, porque los estados fronterizos de Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua, Sonora y Nuevo León, además de Durango, sufren la peor sequía de los últimos diez años La poca lluvia ha afectado las 137 presas que hay en el país, las cuales tienen tan sólo 18 por ciento de su capacidad, con 8 mil 650 millones de metros cúbicos de agua, casi 3 mil millones menos que el año anterior Según la Comisión Nacional del Agua (CNA), esta cifra representa el nivel más bajo en la historia de la contención de aguas en las presas, que era de 12 mil 967 millones de metros cúbicos Los focos rojos estén puestos en varios sectores En el ganadero, por ejemplo, el retraso de las lluvias y la sequía concomitante ponen en peligro a 20 millones de cabezas de ganado Mientras que en el sector agrícola, el riesgo se cierne sobre 3 millones de hectáreas cultivables, de acuerdo con cifras de la Confederación Nacional Campesina (CNC) Otros focos rojos están determinados geográficamente Si bien en el sur y el Bajío, estados como Querétaro, Guanajuato, Zacatecas y San Luis Potosí muestran síntomas de alarma, en el norte la cosa es más grave Sin excepción, los seis estados fronterizos han tenido problemas con el agua desde hace una década, y cada año algunas zonas deberían ser declaradas en desastre, a fin de recibir recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), aunque las autoridades no lo han querido reconocer Frente al desastre de enormes magnitudes que se podría presentar, los recursos del Fonden, estimados en 133 millones de pesos, resultan un paliativo de corto alcance De nada servirán los 85 millones que la Secretaría del Medio Ambiente piensa destinar para apagar los incendios forestales, y tampoco los 48 restantes que la CNA piensa dedicar a los centros regionales de mayor emergencia El problema incluso rebasa el ámbito nacional, y hay visos de que podría transformarse en un conflicto internacional, esencialmente con Estados Unidos Desde hace unos años, Chihuahua y Texas se han enfrascado en una batalla por la utilización de las aguas del río Bravo, que hoy ha rebasado la autoridad de los gobiernos locales y ha alcanzado los aparejos de los presidentes George Bush y Vicente Fox Incluso los dos mandatarios hubieron de hablar desde Washington y Bélgica, respectivamente, para tratar de dirimir las consecuencias que podrían desatarse si no se encuentra una solución al conflicto, que ya tiene "ahogados" a los texanos y chihuahuenses La gravedad del asunto pone de manifiesto que el agua, para México, es ya un asunto de seguridad nacional por los diversos cauces que ha tomado su insuficiencia: afecta el ganado, la agricultura, el consumo humano y las relaciones con Estados Unidos Por el comunicado emitido desde Estrasburgo, Francia ?donde el Ejecutivo realizó parte de su gira por Europa?, por la Presidencia de la República, pareciera que Fox fue presionado por Bush para cumplir con el tratado de aguas internacionales de 1944 "En el contexto de la conversación, el presidente Fox ratificó la decisión de su gobierno de cumplir cabalmente con los compromisos internacionales de México, mediante la reducción del déficit de entregas a Estados Unidos, garantizando, al propio tiempo, el abasto a las poblaciones fronterizas y la atención a los intereses y preocupaciones de los productores agrícolas mexicanos", señala el comunicado El problema no es fácil para Fox, pues la utilización del agua no sólo tiene que ver con los fenómenos de la naturaleza, sino también con la planeación industrial, agrícola y urbanística que México no tiene De ahí que el guanajuatense quiera salir del fondo de las aguas bravas para tomarse un breve respiro Con este fin, anunció que dentro de quince días dará a conocer un plan detallado de conservación del agua y un cronograma para sus entregas puntuales conforme a su compromiso con Estados Unidos Las aguas nacionales son una riqueza nacional y forman parte de la soberanía territorial y, como tal, Fox tendrá que defenderlas Al menos eso esperan los estados del norte del país, que miran las escasas cantidades del líquido como su bien más preciado Ojalá y así se entienda cuando haya que negociar con los representantes del imperio yanqui

Comentarios