El PAN, arrepentido de rechazar la reforma eléctrica de Zedillo

viernes, 17 de mayo de 2002
México, D F- El presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Luis Felipe Bravo Mena, se arrepintió de no haber apoyado la reforma eléctrica que presentó el expresidente Ernesto Zedillo al Congreso de la Unión el 2 de febrero de 1999, que promovía la participación del capital extranjero en el sector Ahora que los legisladores de oposición rechazan la propuesta del presidente Vicente Fox de permitir la inversión privada en el sector energético, el panista lamentó que en 1999 la fracción parlamentaria del PAN no haya avalado "esta reforma tan importante que el país requiere" Criticó que su partido en el Congreso no haya sido audaz y flexible con la iniciativa de reforma eléctrica del expresidente priista Bravo Mena aseguró que "en las noches de insomnio" reflexiona sobre las posibles razones que tuvieron los panistas para no apoyar esa reforma al sector eléctrico, y concluyó que ese rechazo se debió a las resistencias al proyecto manifestadas por los priistas, quienes en 1999 tenían la mayoría parlamentaria en el Congreso de la Unión "He llegado a la conclusión de que si hubiéramos tenido en México la oportunidad democrática de la alternancia con mucho tiempo antes, hubiéramos aprendido los diversos partidos, las reglas de ésta, saber estar a un lado de la mesa y otra vez del otro", expresó Además, nosotros "lo que estuvimos diciendo permanentemente al presidente Zedillo era que primero queríamos saber si su partido iba con la reforma porque había grandes resistencias", justificó Bravo Mena En medio del debate entre legisladores de oposición y el gobierno federal por la reforma eléctrica propuesta por el PAN, con el aval del presidente, y que retoma la base en la que Zedillo fundamentó su proyecto ?la apertura del sector a la inversión extranjera--, el exsenador panista insistió que cuando se discutió el tema en la tribuna del Legislativo, los panistas "no fuimos audaces" "Debimos poner más acento en esta reforma, y quizá, con una actitud más flexible, hubiéramos facilitado también una postura diferente en el partido del entonces presidente", lamentó el panista, quien padece ahora las confrontaciones con la oposición cuando se toca el tema El 2 de febrero de 1999, el entonces presidente Ernesto Zedillo presentó al Congreso de la Unión su propuesta de reforma a los artículos 27 y 28 de la Constitución que se refieren al sector eléctrico La propuesta de Zedillo considera que "la participación exclusiva del Estado en el servicio público de energía eléctrica ya no puede ser el sustento de la evolución que requiere nuestro sistema eléctrico", por lo que propone "sumar al esfuerzo del sector público el del sector privado", para que el país cuente con un suministro suficiente de energía eléctrica eficiente "Se requiere, en suma, una nueva transformación de la industria eléctrica, que reafirme la rectoría del Estado en un entorno de mayor apertura y competencia en el sector Una transformación que proteja la seguridad y la soberanía de la Nación y que garantice el crecimiento de la industria eléctrica, la competitividad de nuestra economía y el bienestar de la población" Esa transformación es la apertura del sector al capital privado, indica la iniciativa de Zedillo En 1960, se nacionalizó la industria eléctrica En el artículo 27 de la Constitución se suscribió la reforma constitucional que establece que la generación, conducción, distribución y abastecimiento de energía eléctrica para el servicio público es una facultad exclusiva de la nación 17/05/02

Comentarios