Consuelo Sáizar opina en 1998 sobre la Ley del Libro

viernes, 3 de mayo de 2002
La gran expectativa de los editores para 1998 era, sin duda, la aprobación de la Ley del Libro, dijo Consuelo Sáizar, joven empresaria a cargo, junto con Gerardo Gally, de Hoja Casa Editorial Con siete años de trabajo en el mercado editorial, divididas sus obras en las cuatro colecciones Raya en el agua, Tres lunas, Círculo cuadrado y Sentido contrario, la editora que lanza anualmente 40 títulos hace un balance de la industria, precisa aciertos de 1997, y esboza los "grandes retos" que se avecinan En primer lugar, insiste, "urge la aprobación de la ley Se ha cabildeado bien La gestión de Jorge Velasco al frente de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) y los esfuerzos de ésta han sido importantes, puesto que este sector comienza a ocupar un papel preponderante dentro de la sociedad mexicana "Esto no debe posponerse ?refuerza?, ya que en este país, como en España, los editores pueden tomar ese papel principalísimo dentro del quehacer cultural, inclusive del quehacer comercial, y dejar atrás el sentimiento de que es una empresa minusválida, marginal En México hay ya una pujanza, antes no observada, dentro de este sector" Del libro, que era un producto relativamente acotado, opina, "de algunos años a la fecha se ha ganado un lugar sumamente relevante dentro del mercado de consumo mexicano" Señala también como retos ineludibles para este ramo económico en el año que arranca: "La modernización y expansión de la red de librerías ?cuyo dinamismo no se ha dado paralelamente al de editores?; la participación más sensible, por parte de editores, ante la agenda que impera en la opinión pública, aterrizando en libros, de manera seria, temas como el de Chiapas, el sida, el replanteamiento del rol masculino a finales de siglo "La definición sobre el futuro de la Feria de Minería, para trascender el hecho de que sea únicamente un espacio de oferta librera y se convierta en un centro de negocios de mayor resonancia, que sea, digamos, una alternativa fuerte para la Feria de Guadalajara, o bien simplemente se plantee, de una vez, el que su futuro quede como hasta ahora" Con un "altísimo presupuesto", una "falta de continuidad que vuelva exitosos sus proyectos" y un rendimiento "no equiparable" al desarrollo editorial de los últimos años, Sáizar advierte: "Urge también una redefinición en la política de publicación por parte del Estado, así como otra correspondiente a la Red Nacional de Bibliotecas Creo que las autoridades culturales no han acusado recibo del crecimiento en la industria y que la política de la Dirección General de Bibliotecas no corresponde ni siquiera a los esfuerzos que en este sentido han hecho otros institutos o hasta las universidades privadas" Punto clave para el descubrimiento y encuentro de quienes serán los futuros talentos dentro de la literatura mexicana, la editora asevera que este año no puede quedar a la zaga la publicación de "autores jóvenes o que escriben por primera vez" No todo son retos que se ciernen como expectativas sólo deseables y optimistas Sáizar apunta algunas metas logradas en 1997 dentro del ramo, "como el nuevo vigor que ha adquirido el Fondo de Cultura Económica; la consolidación de proyectos editoriales como los de Clío, Océano, Plaza y Janés; la aportación admirable que hace Alfaguara en los lanzamientos internacionales; la aparición de nuevas editoriales como Aljure y Sansores; la visión del Instituto de Estudios Educativos y Sindicales de América Latina (IEESA) que dirige Elba Esther Gordillo, que publica en tirajes cuantiosos, para maestros, a escritores como Carlos Fuentes y Fernando Savater" Asimismo, la editora considera que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se ha constituido exitosamente en "gran centro de debate, de exposición, de comercio, de toda Latinoamérica Y su relevancia, innegable, la ha llevado a ser la cuarta más importante a nivel internacional" Siempre pendiente de la actualidad en el panorama editorial y librero, Sáizar destaca "la originalidad y utilidad" que para la difusión y promoción de títulos tienen el suplemento literario Hoja por hoja que se distribuye a nivel nacional y "la cobertura de los canales culturales de televisión, 11, 22 y 40, en favor de autores y obras, que redunda directamente en el conocimiento del público acerca de lo que se está editando" La reciente realización del Segundo Congreso Interamericano de Editores la considera de igual forma "rescatable, ya que dio la posibilidad a los editores de hacer una reflexión seria acerca del futuro del libro y su situación hacia finales de este milenio, principios del siguiente" Sáizar elogia la vigencia y continuidad de la beca Juan Grijalbo, "puesto que permite una mayor capacitación de las personas interesadas en participar dentro de esta área" Como sorprendente, "pero no por eso deja de ser insólitamente indicativo", anota el hecho de que "Carlos Cuauhtémoc Sánchez, en la primera edición de su quinto libro, haya tirado 300,000 ejemplares No conozco un caso igual" La pluralidad que han alcanzado los suplementos culturales, y la cantidad que de éstos circula actualmente, resulta favorable, dice Sáizar, debido a que "informan puntualmente sobre las novedades libreras, sobre el quehacer literario Es otro esfuerzo notable en beneficio del lector, el distribuidor, el librero y el editor" Quizá un factor particularmente curioso en el mundo de los libros durante 1997, que continuará marcando pautas para 1998 es, de acuerdo con la editora, la ampliación temática que se ha ido dando en el mercado: "Hubo una notable apertura en cuanto a temas durante el año pasado Se logró trascender el bestseller de libro político y se dio paso a una serie de temas que anteriormente no aparecían Ejemplo de esto es La presidencia imperial, de Enrique Krauze, pero también lo son novelas como las de Marcela Serrano Hay que estar pendientes y abiertos a temas distintos que alcancen al público ávido para la lectura en este 1998" (Proceso No 1105 del 5 de enero de 1998)

Comentarios