Arraigarían a policías involucrados en el homicidio de militar

jueves, 30 de mayo de 2002
México, DF - La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) analiza la posibilidad de arraigar a los policías auxiliares involucrados en la muerte del mayor José Gabriel Martínez, el pasado 19 de mayo, al momento de ser traslado al Ministerio Público, informó el titular de la dependencia, Bernardo Bátiz Entretanto, la Fiscalía para Servidores Públicos realizó la reconstrucción de los hechos en el hotel de la colonia Obrera, para identificar a los responsables de la muerte del militar adscrito al Estado Mayor Presidencial Los resultados dados a conocer el pasado lunes por el Servicio Médico Forense, revelaron que el militar falleció a causa de dos infartos pulmonares y una pancreatitis provocada por los golpes que recibió Asimismo, los examenes toxicológicos demostraron que había rastros de cocaína en la sangre de Martínez Romero El procurador capitalino, Bernardo Bátiz, precisó que ya se tiene identificados a los policías que estuvieron en el hotel de la colonia Obrera, pero ?dijo- falta precisar qué elementos participaron en las diferentes etapas de los hechos De acuerdo con la explicación dada por los uniformados que participaron en la reconstrucción, el militar fue sometido y desarmado en el séptimo piso del inmueble en el que se encontraba escandalizando Fue bajado en el elevador hasta el lobby donde se registraron más forcejeos Martínez Romero fue trasladado a la cuarta agencia del Ministerio Público donde fue rechazado por tratarse de un militar y por llevar un arma reservada para el uso exclusivo del Ejército y las fuerzas armadas, por lo que fue llevado por otro grupo de agentes a Azcapotzalco La procuraduría capitalina podría arraigar a los policías auxiliares que participaron en la detención del mayor Gabriel Martínez hasta determinar a los responsables de la muerte del militar Por otra parte, al cumplirse casi ya un año del asesinato del exjefe de la policía judicial, Jesús Ignacio Carrola, y su hermano Miguel Ángel Carrola, Bernardo Bátiz reconoció que se trata de un caso muy complicado y dijo que aún no se tienen resultados favorables para resolver el crimen 30/05/02