Fox sabía que la investigación sobre Pemex frenaría su reforma fiscal: Barrio

viernes, 31 de mayo de 2002
México, DF - El contralor federal, Francisco Barrio, aseguró que el presidente Vicente Fox estaba consciente de que la investigación sobre el presunto desvío de recursos de Pemex traería consecuencias desfavorables para su iniciativa de reforma fiscal y que, no obstante ello, prefirió correr ese riesgo y no cambiar "cacahuates por lingotes" El caso Pemex, habría dicho Fox, significará romper definitivamente con el pasado Señaló que el secretario de Gobernación, Santiago Creel, le informó a Fox de las diversas implicaciones que la investigación --hecha pública en diciembre, mientras se discutía la reforma-- tendría para su gobierno Habría, dijo Barrio, implicaciones políticas, económicas y sociales Y refirió que al presidente se le dijo que el PRI incluso podría perder el registro si es que se le comprobaba que recibió dinero ilícito, y que eso llevaría de inmediato a la ingobernabilidad del país Además, los legisladores del PRI sentirían un ataque de parte del gobierno y por ello podrían bloquear la reforma fiscal Según el contralor federal, Fox respondió: "ustedes saben cuánto me importa la reforma fiscal y cuánto le hemos apostado; sin embargo, frente a este asunto que considero crucial, la reforma fiscal es verdaderamente cacahuates "Este asunto es de definiciones para el país, en el que en definitiva podemos romper con lo peor de una vieja época e iniciar una nueva, fincada en el respeto a la ley y en la vigencia del Estado de derecho", habría dicho el presidente, según relató Barrio Terrazas durante el Segundo Congreso Nacional de Turismo A Fox también se le advirtió de la posibilidad de represalias por parte del sindicato petrolero y, en consecuencia, el deterioro de Pemex Sin embargo, dijo, el presidente determinó llevar adelante la investigación como parte del combate a la corrupción Barrio aseguró que, además de este caso, existen otros procesos en marcha para castigar actos de corrupción cometidos en todos los niveles de la administración pública Advirtió que estos procesos siguen su marcha legal normal, por lo que irán despacio Lo nuestro, dijo, no es buscar "un chivo expiatorio", como se hacía en el pasado Asimismo, manifestó estar consciente que la opinión pública especula "si vamos a llegar al final del asunto o vamos a quedarnos a medias y se va diluir, y si a la hora de la hora van a acabar siendo materia de negociación política de partidos para conseguir algún otro objetivo" En respuesta, negó que el actual gobierno esté dispuesto a negociar impunidad a cambio de apoyos políticos, pues en primer lugar está el fomentar una cultura de la transparencia La transición, enfatizó, no será pactada30/05/02

Comentarios