LEA se declara ajeno a la política de exterminio

martes, 11 de junio de 2002
Inocente palomita, el expresidente Luis Echeverría se declara ajeno a la política de exterminio de la guerrilla que se aplicó durante su sexenio, 1970-1976 ?¿Yooo? Pero, ¿por qué?, ¡de ninguna manera! ?respondió Echeverría a los reporteros que lo cuestionaron sobre su responsabilidad en la guerra sucia En la misma rueda de prensa ?el 28 de noviembre, en Ciudad Victoria, Tamaulipas?, sostuvo que no teme ser enjuiciado y que "en estos hechos el Ejército procedió con toda rectitud" Al día siguiente abundó en el tema y, en su estilo huidizo, culpó a la Guerra Fría de la explosión guerrillera de los años setenta: "La ilusión de la Guerra Fría, por la idea de triunfo de los países soviéticos frente al gran capitalismo () es lo que motivó todo Todo mundo obró con su convicción encontrada "En esa época, la juventud, con sus ideales, actuaba de acuerdo con la ideología del momento y el Ejército en hacer cumplir la ley La Revolución Cubana y figuras como Fidel Castro y el Che Guevara influían en las juventudes de aquel tiempo" El expresidente calificó de "complejas" las imputaciones directas que le formulan familiares de desaparecidos y se comprometió ?ese 29 de noviembre? a que "en dos días" aclararía en detalle los cargos que se le hacen, "pues ahora cada quién afirma lo que desea" Pero, fiel a sí mismo, se replegó un tiempo "Salió del país", se informó en su oficina cuando este semanario lo buscó para comentar la publicación de fotografías inéditas sobre los hechos represivos del 2 de octubre de 1968 Rompió, de nuevo, su silencio el jueves 17, en La Paz, Baja California Sur, para reiterar su inocencia y someterse al juicio "de la historia" Es el mismo Echeverría desmemoriado que, en ocasión del 30 aniversario de la represión del Jueves de Corpus, aseguró ?en carta a este semanario?que entonces "no hubo muertos ni desaparecidos ni secuestrados, como se ha repetido" (Proceso 1216/ 20 de enero 2002)

Comentarios