El mariscal Marcelo de los Santos

jueves, 13 de junio de 2002
¡No fui auditor, no dictaminé ningún informe, no recibí recursos!, reitera casi a gritos el actual alcalde de San Luis Potosí por el Partido Acción Nacional y socio director de un despacho de contadores públicos que lleva su nombre Por historias distintas, De los Santos se relaciona con dos personajes en entredicho, el priista Rogelio Montemayor y el foxista Lino Korrodi, ambos en el centro de indagaciones del Instituto Federal Electoral (IFE) sobre las campañas del año 2000 A regañadientes, el alcalde potosino admite que muy al inicio de la precampaña suscribió un informe financiero de Amigos de Fox, era un informe de egresos e ingresos; pero dejé de participar y me concentré en mi trabajo de coordinador ?llamado mariscal? en cinco estados del centro del país Pero en marzo de 1999, a más de un año de iniciada la precampaña, figuró aún el nombre de Marcelo de los Santos como Coordinador de Contraloría y Auditoría en el estado de resultados de la asociación, presentado en su página de Internet bajo el encabezado Con los Amigos de Fox, Cuentas Claras Amistades Largas En el informe aparece Korrodi como Coordinador Consejo de Finanzas Además, el coordinador de la precampaña foxista, José Luis González, el famoso Bigotón, ratifica en entrevista con Proceso, el miércoles 5, que De los Santos fue el auditor Fue designado a principios de 1998 y él aceptó públicamente esa función En el capítulo Financiamiento del proyecto Millenium ?el plan de precampaña formulado por González? se apunta que las aportaciones directas que deseen hacerse anónimamente deberán ser canalizadas por una sola persona, Marcelo de los Santos ?¿Por qué se decidió nombrar a un auditor? ?se le pregunta a González ?Era una preocupación de Fox que los recursos se manejaran con transparencia y con apego a la normatividad del partido y a las leyes electorales ?¿Por qué se nombró a De los Santos como auditor? ?Marcelo era el mariscal de la zona centro, con una responsabilidad política, pero también se le reconocía por su experiencia profesional en el ramo contable; así que hubo consenso en que era la persona más indicada para el puesto de auditor De los Santos cuenta, en entrevista telefónica, que apoyó la campaña de tres años de Fox, pero no como auditor Al principio, iba a participar como una especie de contralor de Amigos de Fox, pero luego me convertí en mariscal en los estados de Guanajuato, Zacatecas, Aguascalientes, Querétaro y San Luis Potosí Teníamos la oficina de Amigos de Fox y la sosteníamos unos cinco amigos Cuando iba de campaña el ahora presidente, lo apoyábamos ?Pero usted fue designado como auditor de Amigos de Fox, incluso en el plan Millenium es mencionado expresamente ?Sí, pero no lo fui nunca No firmé ningún dictamen, ningún informe, si lo hubiera hecho no tendría por qué negarlo ?¿No suscribió ningún reporte de la asociación? ?Muy al inicio de la campaña firmé un reporte en el que figuré como contralor, era un estado de ingresos y egresos, si mal no recuerdo, pero eso fue muy al principio de la campaña; luego, le repito, me convertí en mariscal o en coordinador, como usted quiera mencionarlo ?Usted es conocido por su trayectoria como auditor, por su trabajo en el despacho, inclusive fue presidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (92-93) ?Así es, pero no por el hecho de ser contador público, de ser auditor, tenía que ser auditor de Amigos de Fox Y le voy a decir por qué: En un principio se pensó que yo podía ser el auditor, pero se vio que podría haber un conflicto de interés dada mi amistad con el ahora presidente de México, al que conozco desde hace mucho tiempo, inclusive cuando contendí por la gubernatura de mi estado en 1997, él me apoyó La opinión de todos era que si se nombraba un auditor, lo más conveniente sería que fuera otro, no yo Elevando el tono de voz, De los Santos insiste: El hecho de que me haya dedicado toda mi vida a auditar empresas, en San Luis y en otras entidades, no significa que haya auditado a Amigos de Fox, nunca manejé recursos, no fui tesorero y nunca firmé nada Entre los clientes del despacho Marcelo de los Santos y Compañía, sobresale el gobierno de Coahuila en el período de Rogelio Montemayor (1993-1999), que según denuncias dejó un reguero de negocios al amparo del poder El manejo de las finanzas públicas fue tan desaseado que el nuevo tesorero Eloy Dewey se horrorizó y presentó su renuncia pocos días después de ocupar el cargo (Proceso 1208) Las cuentas alegres de Montemayor, actualmente prófugo de la justicia por presunto peculado en perjuicio de Pemex, fueron avaladas por el despacho de De los Santos, quien fue contratado gracias a su amistad con el entonces contralor Juan Antonio Cedillo, parte de la camarilla coahuilense que el exgobernador se llevó a la paraestatal y que en su mayoría comparte hoy su suerte

Comentarios