la enigmática rubia de la campaña de fox

sábado, 15 de junio de 2002
La enigmática rubia de la campaña de Fox Jesusa Cervantes y José Gil Olmos Lejos de la observación pública, la enigmática Carlota Robinson Kauachi podría ser una clave del tránsito de Vicente Fox a la Presidencia y del presunto financiamiento de su campaña con recursos del extranjero Amiga de Lino Korrodi —el principal recaudador de fondos para el candidato Fox—, estuvo siempre cerca del equipo encargado de conseguir dinero para la campaña, y su caso fue invocado para que el Instituto Federal Electoral (IFE) tratara de cerrar —el 9 de agosto de 2001— la investigación sobre los apoyos del extranjero El argumento: que los recursos se utilizaron en precampaña El hecho es que durante el largo trecho que recorrió Vicente Fox para llegar a la silla presidencial, la prensa prácticamente no reparó en Carlota, pero ahora es una figura a la que muchos medios buscan porque ha sido considerada uno de los eslabones de la posible triangulación de fondos de la empresa Dehydration Technologis Belgium a Amigos de Fox Aunque han transcurrido dos años desde que el PRI interpuso la denuncia ante el IFE contra la Alianza por el Cambio, Carlota Robinson no ha sido interrogada y localizarla resulta muy difícil Por ejemplo, la apoderada legal de Amigos de Fox, Luz María Aguilar Arzate, negó al reportero Jorge Octavio Ochoa, de El Universal, que conociera a Carlota —¿Está segura de que no conoce a Carlota Robinson? —insistió el informador Luz María Aguilar respondió: “No deseo contestar esa pregunta” —¿No la conoce? —continuó el reportero —No conozco su teléfono Una investigación de Proceso logró, sin embargo, obtener, además de su teléfono, una fotografía de Carlota, la ubicación de su domicilio y una copia de su acta de nacimiento (número 00967746 del Registro Civil del Distrito Federal, Juzgado 8, libro 1, foja 7, fechada el 13 de enero de 1958) Carlota nació en el sanatorio Español de la Ciudad de México a las 22 horas del 22 de mayo de 1957 Su madre, mexicana, Carlota Kauachi de Robinson, era ama de casa cuando la registró y vivía con su esposo en la avenida Cuauhtémoc: Ricardo Robinson Gross, mexicano, quien en ese tiempo era empleado Los testigos del registro fueron María Kauachi de Kauachi y Nela Geram Según consta en el acta de nacimiento, el abuelo paterno de Carlota, Ricardo Robinson, vivía en ese tiempo en Ensenada, donde existen cerca de 40 núcleos familiares con ese apellido La abuela paterna de Carlota, Laura Gross, ya había muerto cuando la niña fue registrada En cuanto a sus abuelos maternos, fueron José Kauachi y Emma Ramírez Señalado también como pariente de Carlota en algunos medios de comunicación, el hoy senador del PRI Eduardo Bours-Robinson Castelló negó a Proceso que tenga parentesco con ella y dijo que no la conoce Mientras tanto, un ejecutivo de una empresa internacional de comunicaciones (ATSI), llamado Carlos Kauachi Kauachi, localizado telefónicamente, pidió cordialmente a los reporteros “no meterse con la vida privada de ella ni con la mía” De acuerdo con otros documentos oficiales, Carlota tiene una hermana, Emma Laura, que vive con ella, pero al acudir a su domicilio la conserjería refirió que sólo vive con su pareja El edificio donde habita Carlota fue construido hace unos 30 años, aunque está bien conservado y cuenta con vigilancia las 24 horas Su departamento es de alrededor de 200 metros cuadrados Los reporteros la buscaron en ese domicilio la noche del martes 4 de junio y al día siguiente No estaba “Salió ayer por la noche en su coche y ya no ha regresado”, dijo uno de los porteros, y uno de sus vecinos señaló: “Sólo la veo cuando salgo, pero no la conozco” El viernes 7 por la mañana y otros días posteriores, la búsqueda fue igualmente vana Los mensajes que se le dejaron directamente con el portero resultaron infructuosos En el teléfono siempre estaba puesta la contestadora, y Carlota nunca respondió las llamadas El consejero electoral Jaime Cárdenas —quien recientemente recibió la advertencia del consejero presidente del IFE, José Woldenberg, así como del encargado de la investigación, Alonso Lujambio, de que no debía hablar sobre el tema— discrepa de quienes opinan que no es correcto ventilar los datos de Carlota Es una figura pública y como tal debe dar la cara, dice Tiene que hablar porque es parte clave, esencial, de la investigación sobre el origen de los recursos de la campaña y precampaña de Fox “No se viola su privacidad Se está respetando su intimidad y la de su familia Pero para efectos de la investigación del IFE, es un personaje público y tendrá que ser llamada como los otros Amigos de Fox que aparecen en las operaciones bancarias”, dice Cárdenas acerca de quien ha sido llamada “la rubia de los cheques de seis cifras” La defensa En su primera investigación, el IFE comprobó que el 6 de abril de 2000, en plena campaña electoral, Carlota Robinson Kauachi llegó a las instalaciones de TV Azteca con tres cheques del banco IXE, cada uno por 300 mil pesos El total, 900 mil pesos, se aplicó al pago de spots a favor de Fox Alonso Lujambio, consejero y presidente de la Comisión de Fiscalización encargada de investigar sobre los presuntos recursos provenientes del extranjero para la campaña de Fox, dijo que esos spots correspondían a propaganda de precampaña y que por ello, legalmente, los Amigos de Fox no habían violado las leyes electorales En la queja que interpusieron los priistas ante el IFE, el 23 de junio de 2000, el nombre de Carlota Robinson Kauachi aparecía en varias transacciones, pero el consejero Lujambio jamás la investigó, aunque sí intentó cerrar el caso en la sesión extraordinaria del IFE del 9 de agosto de 2001 En su argumentación, Lujambio dijo que, según el alegato del PRI, dos empresas mexicanas supuestamente transfirieron recursos a una persona llamada Carlota Robinson en junio y septiembre de 1999; se aporta como prueba copia de cheques por 820 mil pesos En junio de 1999, Carlota Robinson supuestamente dona 300 mil pesos a la asociación civil llamada Amigos de Fox Se aportan como prueba 10 cheques Supuestamente esas empresas reciben recursos del Instituto Internacional de Finanzas con sede en Puebla, que a su vez recibe recursos de una empresa belga de alta tecnología No se ofrece prueba alguna, sin embargo, aun con valor indiciario, de que efectivamente tal instituto transfirió recursos a esas empresas Tenemos, por tanto, indicios de que dos empresas supuestamente transfirieron recursos a una persona llamada Carlota Robinson, quien transfiere supuestamente a su vez recursos a la asociación civil Amigos de Fox Según Lujambio, no hubo violación de las leyes electorales porque el pago que Carlota hizo a TV Azteca en abril de 2000, es decir, en plena campaña electoral, fue por concepto de spots publicitarios transmitidos en 1999, cuando Fox no era aún candidato presidencial de la Alianza por el Cambio Y por lo que se refiere a la utilización de Carlota Robinson como “puente” de aportaciones de empresas a las que la ley prohíbe realizar aportaciones en dinero o en especie a los partidos políticos, Lujambio expuso que ya no se necesitaba seguir buscando pruebas en la Comisión Permanente, en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores o en la Secretaría de Hacienda El argumento: “Si el nodo de la queja no existe, entonces el resto de los hechos denunciados deja de tener sanción legal Estos hechos pueden generar inquietud en actores políticos, sí, pero esta autoridad no puede valorar los hechos, sino a la luz de la ley Dénnos otra ley y valoraremos otros hechos No se pida a la autoridad que investigue lo que la ley no sanciona ni prohíbe ni condena” No obstante, 10 meses después de aquella histórica sesión, Carlota Robinson puede ser requerida por el IFE una vez que las autoridades bancarias den respuesta a la petición oficial de investigar sus cuentas, plazo que, por cierto, vence este lunes 17 de junio de 2002

Comentarios