Se defiende el PJF

domingo, 16 de junio de 2002
*Rebate conclusiones de Dato Param, el relator especial de la ONU México, D F (apro)- Imprecisiones, acusaciones sin fundamento, falta de rigor metodológico y de información, desconocimiento de la realidad nacional y del funcionamiento del sistema de justicia, entre otras deficiencias, encontró el Poder Judicial Federal (PJF) en el informe del relator especial para la Independencia de Jueces y Abogados de la Organización de Naciones Unidas, cuyos resultados pusieron en tela de juicio el sistema de justicia mexicano "La impunidad y la corrupción son un tremendo problema social en México", dijo el relator Dato Param al hacer público, en abril pasado, el informe Después de un largo silencio, el PJF fijó su postura y rebatió, punto por punto, todas y cada una de las afirmaciones hechas por el funcionario de la ONU En un documento de 211 páginas y editado en forma de libro, el PJF sostiene de entrada que el relator especial "no cumplió con el mandato de la ONU, pues en lugar de haber hecho una investigación para conocer en qué forma se apoyaba la independencia de jueces y magistrados, de acuerdo con los lineamientos establecidos por Naciones Unidas, lo que hizo en realidad fue, subraya, denostarlos Preocupa igualmente ?sigue el PJF? la forma en que se realizó la investigación, sobre todo porque su desarrollo, más que lograr certidumbre en ciertos aspectos, arrojó dudas, lo cual desde luego no ayuda en nada a la protección de la independencia judicial sino que, por el contrario, la perjudica Por ejemplo, cuestiona que en el documento de la ONU no haya siquiera una noción de lo que se considera como corrupción "Por el contrario, se deja al libre albedrío del relator especial considerar lo que se entiende por corrupción", lo cual ?añade? deja en completa libertad al relator para ocupar la palabra corrupción en el momento que lo considere más oportuno Según el PJF, Param Cumaraswamy se había comprometido a realizar su informe con base en métodos justos y seguros de investigación de las denuncias, lo cual "desafortunadamente" no se cumplió, pues, sostiene, no se determinó la credibilidad de la fuente, no se contrastó la información, no se aplicó un razonamiento lógico y utilizó expresiones que no deberían usarse en la conclusión de una investigación "No podemos aceptar que exista una confianza a ciegas en lo que se le diga al relator especial (?) esto rompe con la objetividad que debe guardar el informe, ya que sin contrastar la información o determinar su credibilidad, se asentaron las preocupaciones manifestadas", dice el documento Además, sigue el texto, la investigación no debió realizarse respecto de cualquier denuncia, sino sólo de aquellas relacionadas fundamentalmente con la independencia de jueces y abogados En conclusión, afirma el PJF, "el relator excedió ampliamente el mandato recibido de la ONU y, por tanto, su actuar no debe ser tomado en consideración" Tras entregarlo hace poco más de una semana al presidente de la República, Vicente Fox, para que siga su trámite correspondiente -?la Secretaría de Relaciones Exteriores tendrá que enviarlo a la ONU para que sea integrado al informe global elaborado por Dato Cumaraswamy--, el libro señala que hay serias incongruencias en el reporte del relator especial Señala que hay contradicciones en algunos párrafos de las conclusiones Compara, por ejemplo, la conclusión 166, que a la letra dice: "A partir de 1994 la transformación ha sido lenta La impunidad y la corrupción no parecen haber perdido fuerza Sean cuales fueren las reformas introducidas, no se aprecian en la realidad" Esta afirmación, señala el PJF en su respuesta, se contradice con la conclusión 164, que dice: "Se considera que las enmiendas a la Constitución de 1994, con las que se pretendía consolidar la administración de justicia y establecer, en particular, la separación del Poder Judicial de los otros poderes, marcaron el comienzo del proceso de transformación de la administración de justicia con miras a luchar contra el deterioro de la ley y el orden" El PJF señala que algunas partes del informe resultan hasta incomprensibles pues, por un lado, el relator sostiene que "el Consejo de la Judicatura nunca ha sancionado a un juez por corrupción", y luego señala que ésta "no es fácil de detectar" Cuestiona también que el relator especial haga recomendaciones para mejorar la calidad de los servicios de los defensores públicos cuando, ante distintos medios de comunicación, declaró que el estado del Instituto Federal de Defensoría Pública es "alentador" y se encuentra en "mejor forma" que muchas otros que ha visitado en otros países Además ?sigue?, no es posible que se recomiende independizar la defensoría pública del Ejecutivo "cuando esto es una realidad a nivel federal desde hace muchos años", e incluso "tampoco es admisible que el gobierno analice la posibilidad de ofrecer un sistema de asistencia letrada gratuita cuando el Instituto Federal de la Defensoría Pública cubre con bastante decoro esa función" El PJF señala en su contrainforme que el relator especial de la ONU sólo dedicó cinco líneas al tema que lo trajo a México ?la independencia de jueces y abogados?, en las cuales menciona que se ha fortalecido la independencia judicial frente a los demás poderes, pero que al interior todavía hay dependencia jerárquica En cambio, dice, el relator hace conclusiones "amplísimas" respecto de etapas anteriores a 1994, en que no se había arraigado en el país una cultura de la independencia judicial, ya que ?añade-- el imperio de la ley estaba por los suelos y el Poder Ejecutivo acaparaba todas las funciones "No entendemos ?-dice el documento del PJF-- cómo alguien que realizó una visita del 13 al 23 de mayo del 2001, sin ningún elemento referencial en el desarrollo de su informe, hace afirmaciones conclusivas respecto de todo un periodo anterior a 1994 "Esto es un exceso que cuestiona seriamente la labor que desempeñó el relator especial Hace afirmaciones sin ningún sustento y sin importar la gravedad de las mismas", refiere el PJF Califica también como graves las afirmaciones de Dato Cumaraswamy en el sentido de que existe una "inmensa" desconfianza del público en el sistema de justicia Es, dice, "una afirmación gratuita que no tiene mayor sustento (?) más bien parece que se tienen prejuicios absurdos" Al hacer sus consideraciones finales, el PJF señala que a pesar de las imprecisiones, falta de congruencia y carencia de una correcta metodología, Cumaraswamy también hizo observaciones que ponen énfasis en aspectos que el órgano judicial apreciaba de otra manera o no se les había puesto suficiente atención Finalmente, concluye que "estos casos ?-se apunta en el documento-- constituyen un punto de partida para que el Poder Judicial de la Federación profundice en el análisis de estas cuestiones"

Comentarios