Agonizan clínicas rurales de Oaxaca

sábado, 22 de junio de 2002
Oaxaca, Oax (apro)- Al menos 24 muertes en lo que va del año ha cobrado el desabasto de medicamentos de las unidades médicas rurales en 24 comunidades indígenas de Oaxaca, donde no se cuenta ni con el 50 por ciento de los 30 medicamentos básicos La carencia es tal, que no cuentan ni con lo más elemental del material de curación, como gasas, alcohol y vendas Las cartas de denuncia o de petición no han sido suficientes Desde 1999, la situación se ha recrudecido a tal grado, que algunas comunidades han advertido que habrá levantamientos en caso de que no sean tomadas en cuenta sus demandas de mejores servicios de salud "Un pueblo sin medicamentos en su clínica, es un pueblo en el olvido, es un pueblo destinado a la muerte", resumieron las autoridades municipales de las 24 comunidades indígenas afectadas por el desabasto, en una carta enviada al presidente de la República "Estos gritos desesperados plasmados en cartas enviadas a las autoridades federales y estatales sólo son eso, papeles que son archivados o que se tienen que desempolvar cuando se llega a momentos en que estalla la violencia como ocurrió recientemente en Santiago Xochiltepec", afirmó el secretario general del Sindicato de Trabajadores para la Salud "Tres de Febrero" IMSS-Oaxaca, José Antonio Ventura García "La atención médica entre otras necesidades vitales de las comunidades no es satisfactoria porque el programa IMSS-Solidaridad, cuyo objetivo es brindar salud a la población más marginada, no ha cumplido bien porque los recursos federales e internacionales y los equipos médicos no han llegado totalmente a los beneficiarios, como sucede aquí en Oaxaca", denunció Por esta razón, y porque las Unidades Médicas Rurales, ubicadas en comunidades de muy alta marginación, no tienen ni el 50 por ciento de los 30 medicamentos básicos y carecen de lo más elemental del material de curación como gasas, alcohol y vendas, se han registrado al menos 24 muertes maternas e infantiles en lo que va del año, agregó Luego que el gobernador Murat Casab y el director general del IMSS, Santiago Levy Algazy, presidieran, el pasado 13 de junio, una reunión de evaluación de las acciones del programa IMSS-Solidaridad, donde se informó que en Oaxaca se benefician 300 mil 964 familias y se anunció que este año se llegará a 426 mil, los médicos inconformes resaltaron que "todo fue un teatro montado para decir que todo está bien" Pero la realidad es otra, y como prueba están las cartas enviadas al presidente de la República, al Congreso de la Unión, al director general y delegado del IMSS, así como al gobernador, donde las autoridades municipales manifiestan sus necesidades e inconformidades en materia de salud En una carta dirigida al presidente Vicente Fox, fechada el 8 de mayo, las autoridades de la Agencia de Policía Municipal de Ndoyonuyuji, perteneciente al municipio de San Esteban Atatlahuaca, denunciaron que para llegar a la clínica de salud tienen que caminar dos horas para recibir consulta, pero no medicamentos Textualmente, el documento destaca: Exigimos que nos apoyen con todos los medicamentos que necesitamos para curarnos, ya que no es válido a que nos den recetas y que nos manden a comprar el medicamento porque nosotros no tenemos de donde comprar, no tenemos trabajos, también nosotros pagamos los impuesto agregados que es el IVA Acaso usted (presidente Fox) a salido a las comunidades a vicitarlo donte hay problemas de pobresa, donde no hay emplearno para ganar unos pesos para cubrir nuestros gasto en el hogar porque sus esposos va a trabajar en otros estados y su pesos que les manda no le alcanza para comprar comida menos para medicamentos? Para nosotros eso es una injusticias nos duelen ver a nuestros hijos morirse de enfermedades facilmente, falta de comidas y medicamentos, usted como presidente de la República, debe de ver a su gente así como lo prometió en su campaña política, no, no puede ablar salud en calidad mientra no hay medicamentos en la clínica o en la casa de salud Lo que comunicamos a usted sepa de comprender las nesecidades que nesecita el pueblo, para que todos, todas tenca derechos a la salud, educación y otros más servicios que merecemos, si no nos toman en cuenta nuestro peticiones el pueblo lo levantaran contra usted En ese mismo tenor, las autoridades municipales de Paso Escalera, Arroyo Iguana, Arroyo Aguacate y Arroyo Tambor, todas ellas pertenecientes a San Felipe Usila, le enviaron una carta, el pasado 7 de mayo, al Congreso de la Unión, donde le hacen saber que "una clínica sin medicamentos, sin materiales de curación, sin papelerías y sin conservación, está muerta, de igual forma quedan nuestras comunidades" Luego de preguntarse ¿dónde está la salud para todos?, los que reclaman justicia para la salud destacaron: "Hoy nos obligan a unificarnos más para defendernos y apegarnos a la Carta Magna de la nación, por lo cual a través de este medio (carta) les hacemos llegar el presente para que tomen cartas en el asunto a la brevedad posible, ya que al caso contrario actuaremos con apego a derecho y, además, son sabedores que la salud no se puede obtener en forma simple" El presidente municipal de San Esteban Atatlahuaca, Eustaquio Barrios Santiago, mencionó: "De las 10 casas de salud que existen en cada una de nuestras comunidades, son atendidas por un asistente rural, con mucha voluntad de servicio, sólo falta que se les envíen medicamentos, para dar cumplimiento con lo que se les encomienda" A estas denuncias se sumaron las autoridades municipales de San Ildefonso Villa Alta, que no sólo se quejan de la falta de medicamentos, sino de la posibilidad de que el doctor Jorge Herrera Patiño se haga cargo de la dirección del Hospital Rural de Solidaridad "porque cobraba las cirugías de traumatología, así como las consultas a mujeres y niños", por lo que fue cambiado del lugar Estos gritos desesperados de indígenas zapotecos, mixtecos, mazatecos, chinantecos, cuicatecos, chatinos, mixes, huaves y mestizos, coinciden con el hecho que desde hace dos años sufren el desabasto de medicamentos Y aunque el gobernador comenta que el Programa IMSS Solidaridad no está en sus manos, y es al gobierno federal al que le toca resolver, Murat Casab debe velar por sus gobernados y, por consiguiente, debe exigir el cumplimiento cabal de estos programas, porque de lo contrario se convierte en su cómplice, afirmó el secretario general del naciente sindicato de trabajadores de salud "Tres de febrero" Finalmente, demandó la intervención de la Secodam para que investigue dónde están los recursos destinados a programas institucionales que no están llegando a las comunidades marginadas

Comentarios