Análisis Político: Fox, del susto al optimismo

sábado, 22 de junio de 2002
México, D F (apro)- El presidente de la República, Vicente Fox, y el secretario de Hacienda, Francisco Gil Díaz, tienen dos visiones distintas de la economía mexicana Una es de que vamos bien, y la otra que nos enfilamos hacia un colapso al estilo Argentina ¿Quién de los dos personajes nos está diciendo la verdad? ¿A quién se le puede creer? Más allá de las contradicciones y la evidente falta de coordinación en el gabinete económico, que no es nueva y ha sido una constante en lo que va del sexenio, el problema planteado puede ser básicamente económico pero también tiene su arista política, con iguales o hasta peores efectos En su comparecencia ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, Gil Díaz pronunció un discurso que probablemente tenía la intención de asustar a los legisladores para que terminen de aprobar la reforma estructural que, según el discurso foxista, se requiere para lograr que el país avance Les dijo a los legisladores que "está muy cercano el momento en que no vamos a tener que vender De manera que estamos viviendo una situación parecida a la de Argentina" Al funcionario se le olvidó que el mensaje que estaba enviando no se iba a quedar entre los legisladores, aunque la finta hubiera sido nada más para ellos Ni siquiera iba a quedar en el país, sino que se convirtió en un llamado de alerta internacional: México está a punto de vivir la pesadilla que sufre Argentina, con la diferencia de que se trata del país colindante con Estados Unidos La desestabilización en algunos países del Cono Sur amenaza tocar la puerta de la primera potencia del mundo El discurso que pronunció el secretario de Hacienda no se prestó a equívocos, aunque hoy se haya puesto en marcha una campaña para revertir los efectos La explicación fue clara y contundente para, insistimos, suavizar y "convencer" a los legisladores La brusquedad del funcionario tuvo los efectos contrarios, porque el primer asustado fue el Presidente de la República, quien realizaba una gira por el estado de Chiapas, desde donde tuvo que enderezar el discurso "La economía mexicana está sólida, estable, y muy lejos de enfrentar una crisis como la argentina", afirmó El mensaje de Gil Díaz tiene su carga de preocupación, pues la debacle económica es una de las principales causas de los conflictos sociales Es probable que el secretario de Hacienda haya intentado, en el mejor de los casos, realizar un trabajo político entre los legisladores en busca del tan ansiado "acuerdo" que se ha ido posponiendo por la falta de operadores políticos, una de las principales fallas del presidente Fox ¿A quién se le pasó la mano, a Fox o a Gil Díaz? ¿A quién creerle? El incumplimiento de la oferta política y económica de Vicente Fox está provocando que el desencanto entre los que votaron por él se vuelva preocupación Como estrategia para sacar adelante la reforma que, al parecer, sería la salvación del país, si les queremos creer a los foxistas, exponer un diagnóstico negativo de nuestra economía está logrado efectos contrarios En menos de tres horas pasamos de la zozobra al entusiasmo, y todo indica que la estrategia gubernamental tratará de instalar a fuerza el discurso del optimismo, mientras no haya otra contradicción entre los miembros del gabinete que cuestione las acciones del gobierno En ese breve lapso el dólar ganó terreno frente a nuestro peso El discurso oficial tratará de anular las palabras de Gil Díaz, pero al parecer será en vano, pues la desconfianza se fortalece con la duda que los miembros del gabinete encabezados por el presidente Fox siembran sin perder oportunidad

Comentarios