En la masacre de campesinos oaxaqueños, nadie debe lavarse las manos: Vázques Mota

miércoles, 5 de junio de 2002
San Juan de los Lagos, Jal - Nadie debe lavarse las manos en el caso de la masacre de 27 campesinos ocurrida en Oaxaca, sentenció la secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, en alusión al gobernador del estado, José Murat Todos debemos asumir nuestra responsabilidad, tanto los que "recientemente llegamos", como los que "nunca hicieron su trabajo" en materia de conflictos entre comunidades En entrevista en esta ciudad, la funcionaria se refirió así a las declaraciones que ha hecho Murat, quien responsabilizó de la masacre al gobierno federal, al señalar que éste tiene al estado sumido en la pobreza, y a la Secretaría del Medio Ambiente que, según dijo, ha otorgado permisos de explotación maderera sin conocer a fondo qué rencillas existen entre las comunidades Vázquez Mota pidió al gobernador oaxaqueño establecer un diálogo entre los distintos niveles de gobierno, para resolver las causas de la tragedia y evitar que se repita "Lo que menos puede ayudar en estos momentos es un rompimiento entre la Federación y el estado", dijo Agregó: "Aquí nadie puede lavarse las manos ni adjudicar su obligación a otros, porque al final la sangre de esos campesinos nos termina salpicando de alguna manera a todos: a quienes nunca hicieron su trabajo y permitieron que las cosas llegaran a ese grado, y a los que recientemente llegamos, porque nos obliga a trabajar con mayor ahínco" Así, en lugar de entrar en "debates mediáticos que nada van a resolver", pidió al mandatario estatal sentarse a dialogar de forma seria y responsable para abordar temas como la pobreza, deforestación, inseguridad, narcotráfico y límites agrarios, que han derivado en situaciones de violencia como la recientemente vivida "Mas allá de las culpas y las responsabilidades, debemos construir una respuesta para las comunidades de Oaxaca", señaló De parte de su dependencia, manifestó la "mayor de las voluntades" para trabajar de cerca con las comunidades oaxaqueñas y en todas las regiones vulnerables, donde la pobreza, el aislamiento, el caciquismo y los grupos armados configuran un escenario peligroso e inseguro04/06/02

Comentarios