Los Amigos de Fox pasan la factura en Guadalajara

domingo, 9 de junio de 2002
Guadalajara, Jal (apro)- A Eduardo Solana Font, empresario automotriz y expresidente de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automóviles (AMDA), le resultó tan redituable ser de los Amigos de Fox y camarada de sus correligionarios de partido a nivel local, que apenas transcurridas las elecciones le regresaron el favor con un contrato para vender vehículos Descendiente de una familia dueña de una de las más antiguas agencias distribuidoras de automóviles Chevrolet aquí, hace pocos años Solana Font puso su propia empresa, Milenio Motors, y el año pasado --apenas había asumido la presidencia municipal el panista Fernando Garza Martínez-- el ayuntamiento le dio exclusividad, sin licitación pública, para que le entregara un sinnúmero de vehículos nuevos para patrullas No obstante, el empresario apenas pudo surtir 50 automotores para patrullas de la Policía Municipal, pues el negocio hecho a espaldas de lo que dictamina la propia ley fue descubierto por la competencia, concretamente por la empresa Nueva Distribuidora Automotriz de Occidente (DAOSA), y la venta se tuvo que limitar a ese número Al tiempo que se desempeñaba como presidente de la AMDA, Solana Font conoció a Fox como gobernador de Guanajuato y, tras haber gran empatía entre ambos, empezó a formar parte de la organización Amigos de Fox para impulsarlo como precandidato a la Presidencia de la República, aportando y reuniendo fondos para su posterior campaña política Después de las elecciones federales del 2 de julio de 2000 se siguió de frente --con sus apoyos financieros y la de sus amigos-- en la campaña para la gubernatura de Jalisco y ayudó a financiar, de igual forma, a Francisco Ramírez Acuña, ahora convertido en el segundo gobernador panista de Jalisco Con Ramírez Acuña estableció nexos cuando fue presidente municipal de Guadalajara (1998-2000) Al mismo tiempo, financió parte de la campaña del candidato a la presidencia municipal tapatía, Fernando Garza Martínez, exsecretario particular del exgobernador Alberto Cárdenas Jiménez y ahora alcalde de la ciudad A principios del año pasado, la administración presidida por Garza Martínez lo hizo su proveedor sin haber concursado y, de entrada, le solicitó, a través de su jefe de compras, le surtiera 50 Malibús acondicionados para patrullas policiacas La operación se cerró en al menos 10 millones de pesos sin tanto preámbulo, por asignación La anomalía fue reportada por NAOSA, una de las cinco distribuidoras General Motors establecidas en la zona metropolitana, y concretamente por su director, Enrique Tamayo Rodríguez, quien apenas se dio cuenta envió una carta al alcalde Garza Martínez reclamándole el procedimiento El alegato del presidente y del Comité de Adquisiciones del Municipio fue que General Motors designó a la distribuidora Milenio Motors como la proveedora del ayuntamiento, situación que nunca se aclaró No obstante, el jefe de compras, Sergio Villaseñor España, muy amigo del presidente municipal, removido del cargo y enviado a la dirección de Estacionómetros, de donde más tarde hubo de salir también La información se manejó en su momento en los medios de prensa locales, pero no trascendió más allá del ahora vicepresidente de Coparmex-Jalisco, hasta que la revista Proceso lo señaló como uno de los "Amigos de Fox"

Comentarios