En Chiapas, los militares siguen amagando a indígenas: Samuel Ruiz

miércoles, 10 de julio de 2002
Oaxaca, Oax - La militarización de la zona de conflicto en Chiapas no ha disminuido, al contrario, se ha incrementado, y la forma en que los soldados amagan a la población indígena es igual o peor que en el gobierno anterior, sentenció el obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz En entrevista, Ruiz señaló que el gobierno de Vicente Fox ha iniciado el cumplimiento de las tres señales que pidió el EZLN, pero aún falta para que estén cumplidas Lo más remarcable, dijo, es que la presencia militar en la zona de conflicto en Chiapas no ha disminuido "Lamentablemente el testimonio de las comunidades, sobre todo las del norte de Chiapas, confirman que los militares no han salido de allá y continúan amagando a las comunidades en forma semejante al anterior (sexenio) o quizá un poco más gravemente", apuntó El prelado acudió a la inauguración del noveno Encuentro Mundial por la Fraternidad Humana Coplanet 2002, efectuado en la capital oaxaqueña, donde señaló que aun cuando el actual gobierno ha dado algunos pasos hacia el cumplimiento de las tres señales --aprobación de una ley indígena que cumpla los acuerdos de San Andrés, liberación de los presos zapatistas y desmilitarización de la zona de conflicto en Chiapas--, aun falta mucho para considerarlas cumplimentadas Y lamentó que se hayan colocado "candados" a la ley indígena, que continúe militarizada la zona de conflicto y que la liberación de los presos zapatistas esté incompleta Es por eso, dijo, que el EZLN no ha roto su silencio desde que fue aprobada la ley indígena, en abril del año pasado "Afortunadamente vemos que el movimiento zapatista, obedeciendo a una consulta que hicieron en el país tiempo atrás, en que convenía que se convirtieran en partido político, aceptó convertirse en movimiento político y no ha caído en la tentación de tomar nuevamente las armas, inclusive en estas circunstancias que son poco esperanzadoras" Aceptó que hay intentos serios y sanos de responder a las tres condiciones que estaban pendientes para reanudar el diálogo de paz; sin embargo, lamentablemente la liberación de los presos zapatistas ha sido incompleta, pues algunos salieron una vez que cumplieron cierta condena y otros obtuvieron su libertad por un beneficio preliberacional, expresó Pero lo que "enturbia" la primera condición, dijo, es que varios paramilitares que confesaron haber participado en la matanza de Acteal también fueron liberados por el gobierno federal En cuanto a la segunda condición, la salida de las tropas del Ejército Mexicano de la zona de conflicto, ésta nunca se cumplió, porque "lamentablemente el testimonio de las comunidades, sobre todo las del norte de Chiapas, confirman que los militares no han salido de allá y continúan amagando a las comunidades en forma semejante al anterior (sexenio) o quizá un poco más gravemente" Respecto de la tercera condición, el reconocimiento a los acuerdos de San Andrés, el obispo emérito destacó que "no fueron aceptados en la ley, sino que se pusieron cortapisas dentro de ella, porque aún existen ideas como que los indios son improductivos y, por lo tanto, deben desaparecer" 09/07/02

Comentarios