Los errores de Secodam

miércoles, 17 de julio de 2002
(Parte III) El argumento esencial de la denuncia de la Secodam es que los convenios administrativos son ilegales; sin embargo, la defensa del sindicato considera que se trata de "una intromisión de esa dependencia en la autonomía sindical y en la autonomía de la negociación sindical, sin fundamento alguno y sin resolución de autoridad competente alguna" Así, argumenta que la Secodam no tiene facultades para intervenir en la vida de las organizaciones sindicales y determinar si son legales o no los convenios administrativos por los cuales Pemex otorga préstamos al STPRM, pues su ámbito es la administración pública Por ello, la Secodam también acusó al STPRM por los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, para que cayera dentro de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada y Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita, y la PGR pudiera arraigar a testigos, intervenir teléfonos y cuentas bancarias mediante la UEDO Para la defensa, todas estas irregularidades serán motivo de denuncia ante la Organización Internacional del Trabajo En su alegato, explica que la Secodam tenía que haber sometido a la jurisdicción de los tribunales judiciales federales, administrativos, civiles o laborales, la impugnación sobre la legalidad de los convenios con Pemex En enero, Rogelio Montemayor, director general de Pemex en el 2000, expuso ante la PGR que existen normas que lo facultaron para otorgar esos recursos al sindicato petrolero Además, indicó Montemayor, "no hay ninguna disposición legal, reglamentaria o administrativa que condicione los préstamos del sindicato que otorgue el director general de Pemex, a que éste verifique la autenticidad de los motivos o la necesidad de los mismos para su otorgamiento Por el contrario, hacerlo implicaría violar la autonomía sindical y los tratados internacionales vigentes" En su escrito, la defensa sostiene que "la ley laboral da a los sindicatos la libertad plena de administrar y disponer de su patrimonio La autonomía y libertad sindicales están protegidas internacionalmente El 9 de julio de 1948, la Organización Internacional del Trabajo adoptó el Convenio 87, ?Sobre la Libertad Sindical y la Protección del Derecho de Sindicación?", y el 28 de diciembre de 1947, el Senado de la República lo aprobó" Por esa autonomía y libertad sindicales, dice, se prohibe a las autoridades intervenir en los sindicatos Inclusive, menciona una jurisprudencia que señala lo siguiente: "La Ley Federal del Trabajo no faculta al poder público a intervenir en la vida interna de los sindicatos Más aun, la Ley Reglamentaria del Artículo 123 Constitucional garantiza el funcionamiento democrático de las organizaciones sindicales" Los convenios, precisa, "son exclusivamente laborales y regidos por el aparatado ?A?, del artículo 123 constitucional y por la Ley Federal del Trabajo Su supuesta licitud no puede ser decretada y menos de oficio por la Secodam, sino que debe resultar de una sentencia del Poder Judicial, en donde las partes deben ser escuchadas a efecto de probar la posición sostenida por cada uno de ellos" Refiere que por esos convenios y con fundamento en la Ley Federal del Trabajo y la Ley de Presupuesto, Contabilidad y Gasto Público Federal, se entregó el dinero al STPRM y la Secretaría de Hacienda autorizó la adecuación compensada al presupuesto A su vez, continúa, en los estados financieros dictaminados no se hizo salvedad alguna y el consejo de administración de Pemex los aprobó Por eso, agrega, ninguno de los órganos de control, como el Contralor Interno de Pemex (que depende de la Secodam), el Comisario Público de la Secodam o el Auditor Externo, señalaron alguna irregularidad en la celebración y contabilización de los convenios administrativos sindicales