Despertar en un país recobrado

martes, 2 de julio de 2002
México despertó sin el dinosaurio México despertó con una pequeña esperanza posada en el alma México despertó y punto Ganó Vicente Fox, ganó Andrés Manuel López Obrador, ganaron las ganas de cambio, ganó el ciudadano común y corriente Perdió el PRI, perdió la maquinaria, perdieron los políticos paternalistas, perdieron las élites atrincheradas Por primera vez en la historia del país, el poder se transfirió en paz El PRI fue derrotado en las urnas y no por las armas El PRI murió en las boletas y no en el campo de batalla Enhorabuena El Revolucionario Institucional no entendió la elección Menospreció la exigencia de cambio Apostó que sólo podía ganar de la vieja manera, y apostó mal En vez de utilizar el capital de la elección primaria, lo tiró por la borda En vez de comprometerse a fondo con el "nuevo" PRI, la dirigencia desenterró las prácticas del pasado En vez de reinventarse, el PRI se mimetizó Recurrió a las viejas voces, a la vieja maquinaria, a las viejas intimidaciones Miró al pasado y sacrificó el futuro El PRI perdió porque no merecía ganar Con la derrota del dinosaurio acabó una era, una forma de ganarse la vida, una manera de administrar el poder Acabó la red de relaciones, la complicidad cotidiana, el partido enraizado en el gobierno Acabaron la línea y la disciplina y el servilismo Acabaron las llamadas de Gamboa, las bravuconadas de Bartlett, las trapacerías de Tinoco, las corruptelas de Cervera Acabaron las sonrisas burlonas, las amenazas abiertas y ocultas, la mano dura y la mano invisible El 2 de julio los mexicanos descompusieron la maquinaria Aceptaron las bicicletas, se montaron sobre ellas y dejaron al PRI atrás Agradecieron las lavadoras, las echaron a andar y remojaron la ropa sucia de 71 años Recogieron las bolsas de semillas, abrieron surcos en la tierra y plantaron un destino diferente Cargaron las bolsas de cemento, lo colaron y comenzaron a construir los cimientos de un país sin patrón Tomaron los cheques de Procampo, los cobraron y compraron una camiseta de Vicente Fox El PRI gastó, regaló y distribuyó, pero no supo convencer La maquinaria se revirtió en su contra y le mordió la cola El sistema murió a manos de alguien que nunca formó parte de él, a manos del outsider por excelencia, a manos del político provinciano Vicente Fox ganó porque no jugó con las reglas del juego En vez de reformar por dentro, atacó desde afuera En lugar de esperar la postulación de su partido, se montó sobre él En lugar de negociar con el PRI lo tumbó Atizó el antipriísmo y capitalizó la consigna del cambio Transformó el "hoy" necio del martes negro en el "hoy" transformador del domingo soleado Aprovechó los ataques para construirse una coraza de coraje Del candidato propenso a las tonterías se convirtió en el candidato protegido por el teflón Fox llegó al picaporte de Los Pinos con un mandato claro y contundente de cambio Sobre sus hombros recae una recia responsabilidad: ser verdugo del PRI sin partir al país, ser apóstol del cambio sin imponer el cambio, ser el candidato de la derecha sin alienar a la izquierda Probablemente lo entiende Probablemente por ello al conocer su victoria no fue triunfalista ni triturador No pateó féretros, no laceró a Labastida, no condenó a Cárdenas, no arrinconó a Zedillo Apeló a la concordia y a la conciliación Apeló a la inclusión y a la integración No abandonó las botas, pero sí las boleó La noche del 2 de julio, Fox cambió de piel Para otros, la elección fue sido un caudal de claroscuros Fue una mala noche para Manuel Camacho, y parecía una buena noche para Gilberto Rincón Gallardo Crece el partido de la rosa y pierde piso el partido del centro Gana el que nunca soñó hacerlo y pierde el que siempre se pensó nacido para triunfar Santiago Creel se monta en el fenómeno Fox y arriba en un tren triunfador, no en primera clase pero tampoco en tercera Para bien y para mal, tenemos Porfirio Muñoz Ledo para rato Zedillo entrega el poder con la frente en alto, con la mano extendida Cárdenas pierde la Presidencia, pero su partido gana la capital; gana el respeto de muchos, pero su partido pierde el voto inútil de millones La izquierda sobrevive, cojeando a nivel nacional pero en posesión de la capital Qué bueno que lo haga Ahora, más que nunca, deberá actuar como contrapeso y conciencia Ahora, más que nunca, deberá reivindicar los principios cardenistas frente al pragmatismo foxista Ahora, más que nunca, deberá recordar a los triunfadores del norte que existen los perdedores del sur Ahora, más que nunca, deberá enfatizar que las mujeres y los homosexuales y los ateos son parte del país Ahora, más que nunca, los cardenistas deberán demostrar que la lucha no les cansa Ojalá cuando se asiente el polvo poselectoral el PAN reconozca que ganó el foxismo y no el panismo El país votó por Vicente Fox y no por Manuel Gómez Morín Votó por la democracia y no por la Biblia Votó en contra del PRI y no en favor de la derecha Votó por el cambio de fondo y no por la continuidad disfrazada Votó por destronar al PRI de una vez por todas y no por negociar con el PRI cuando resulte conveniente Votó en contra de la incompetencia priísta y no en favor de la intolerancia panista El Instituto Federal Electoral salió airoso, fortalecido, impecable Demostró imparcialidad e inteligencia, prudencia y profesionalismo, compromiso y conciencia Los consejeros merecen un aplauso colectivo, un reconocimiento compartido, un espaldarazo entusiasta Trabajaron, maduraron, crecieron, y el país lo agradece Las casillas fueron instaladas, los representantes fueron entrenados, los datos fluyeron y la institución funcionó Una elección tranquila subraya que el IFE sí sabe cómo hacerlo Una elección sin mancha subraya que el IFE llegó para quedarse México despertó y el país fue otro Fue, de pronto, un paraje de dinosaurios desterrados, de panistas como primera mayoría en el Congreso, de partidos pequeños que serán pivote, de senadores empanizados, de intelectuales que integrarán el gabinete, de priístas sin rumbo y sin compás y sin líderes y sin trabajo Terminó la revolución institucionalizada y comenzó la revolución de Internet Terminó el tiempo del PRI y comenzó el futuro sin el PRI Comenzó la hora de la esperanza y el entusiasmo, la hora de la incertidumbre y la inquietud Comenzó la hora de la maravilla y el miedo, la hora de las expectativas y las exigencias Seguramente habrá tiempos nublados, horizontes ominosos, riesgos a cada paso Pero la gran diferencia es que hoy el país le pertenece a sus ciudadanos Ellos y no el PRI decidirán su destino Ellos y no el PRI llenarán las urnas y cambiarán de ruta si deciden hacerlo Ellos y no el PRI vigilarán el ejercicio del poder y acotarán a Fox si deciden hacerlo El futuro no siempre será fácil, no siempre será agradable, no siempre será predecible pero será nuestro Los mexicanos amanecemos el 3 de julio con un país recobrado (Proceso 1235, 3 de julio 2000)

Comentarios