Irreductible la postura de ejidatarios: "La tierra no se vende, se defiende"

miércoles, 24 de julio de 2002
* Convocan a Gobernación a un nuevo diálogo para el viernes México, D F (apro) - Pese a que finalmente se concretó el encuentro entre representantes del gobierno de Vicente Fox con el ala más dura de los ejidatarios de San Salvador Atenco, el contenido de éste no pasó de acusaciones, recriminaciones y de posiciones irreductibles por lo que se espera, a decir de las mismas partes, una solución lejana respecto de la posibilidad de construir el aeropuerto en zonas ejidales de Texcoco Y es que en dicha reunión, la posición de los ejidatarios fue la de exigir la derogación inmediata del decreto expropiatorio de sus tierras mientras que la postura del gobierno foxista, en voz de su negociador Francisco Curi, fue la acordar y consensuar la necesidad de echar a andar ese proyecto, pero siempre con el convencimiento de los campesinos de la región, así como de instalar tantas mesas de diálogo como sea necesario para tratar todos los puntos y demandas de los campesinos que se oponen a la construcción del aeropuerto alterno al de la ciudad de México Y así, sin llegar a nada en concreto, los 30 atenquenses comisionados, emplazaron a las autoridades federales a un nuevo encuentro a realizarse el viernes 26 en la Universidad de Chapingo En punto de las seis de la tarde del miércoles y a escasas horas de haberse enterado del fallecimiento de uno de sus compañeros, los ejidatarios de San Salvador Atenco se dieron cita en el Archivo General de la Nación en donde se respiraba un ambiente de tensión, y se escuchaban consignas con tono de irritación por parte de los campesinos que se oponen terminante e irreductiblemente a la construcción del aeropuerto en el Estado de México Antes de que ingresara una comisión de 30 ejidatarios para dialogar con los representantes del gobierno de Vicente Fox, al interior del otrora Palacio de Lecumberri, se veían rostros desencajados de funcionarios entre los que destacaba el subsecretario de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación, José Luis Duran Reveles, quien luego de recibir a los ejidatarios, desapareció de la escena para seguir, por circuito cerrado, el diálogo con las autoridades federales encabezadas por Francisco Curi Ya acomodados ?algunos con sus machetes enfundados-- en el área donde se da lectura al Diario Oficial de la Nación de manera cotidiana y que fuese el espacio de talleres de los presos de Lecumberri, Francisco Curi, representante del gobierno federal para la construcción del aeropuerto en Texcoco, Estado de México, tomó la palabra y, en principio, expresó de parte del gobierno federal el pésame por el fallecimiento del compañero de los ejidatarios, José Enrique Espinosa Juárez; recordó que en el transcurso de las primeras horas del miércoles manifestaron su disposición a posponer el diálogo a lo que los ejidatarios se opusieron Después vino la intervención de América del Valle, hija de Ignacio del Valle, uno de los máximos líderes de este movimiento, quien hizo un recuento de los sucesos, que pareció más un reclamo "por los oídos sordos del gobierno de Vicente Fox" a frenar la intención de expropiarles sus tierras Más aún, culpó no sólo al gobierno foxista sino al de Arturo Montiel del fallecimiento de su compañero activista José Enrique Espinosa Y en ese sentido, calificaron como una burla el pésame manifestado en el encuentro A partir de ese momento, los ejidatarios mantuvieron una posición única, de la que no se movieron un ápice ninguno de los campesinos que hizo uso del micrófono: "La tierra, como la dignidad, no se vende, se defiende" Y en consecuencia, la sentencia fue única: "Aunque nos den millones y millones de pesos o billetes verdes por cada metro cuadrado, no vamos a vender, nuestra tierra no está a negociación" Y exigieron una y otra vez la derogación inmediata del decreto expropiatorio foxista La respuesta de la parte oficial fue por demás ambigua y retórica por lo que los ejidatarios comenzaron a inquietarse y a acusar a Francisco Curi y a sus colaboradores de no tener poder de decisión Los cohetones se escuchaban a las afueras del Palacio de Lecumberri, detonados por cientos de ejidatarios del Estado de México y en la mesa del diálogo, se insistía en que el único punto a tratar es y será en otros encuentros, la derogación del decreto expropiatorio También las autoridades insistieron en guardar la compostura y la civilidad y en no perder la comunicación entre las partes 24/07/02

Comentarios