Gamboa, ambicioso y cautivador (Parte II)

sábado, 27 de julio de 2002
México, D F (apro)- Nacido en el Distrito federal, en 1950, Gamboa hizo sus estudios primarios y secundarios en Mérida, tierra de sus padres Regresó a la Ciudad de México en 1968 y, a la vez que estudiaba preparatoria, empezó a trabajar en el Seguro Social, haciendo la síntesis informativa De 1970 a 1974 estudió relaciones industriales en la Universidad Iberoamericana Gamboa llegó rápido a la antesala del poder presidencial, con la ayuda de un condiscípulo de la Ibero, Genaro Borrego, quien en 1976 se había convertido en secretario particular de Ricardo García Sáinz, subsecretario y después secretario en Patrimonio y Fomento Industrial Gamboa se dispuso a seguir a Borrego y García Sáinz a la llegada de Miguel de la Madrid a Programación y Presupuesto, pero De la Madrid le pidió que se quedara como secretario auxiliar y después como su particular El propio Gamboa ha relatado así su encuentro casual con De la Madrid: "Después de una larga reunión nocturna en Programación, al estar recogiendo unos documentos, sonó el teléfono de la sala de juntas, contesté y era el licenciado De la Madrid, quien preguntaba por el aún secretario García Sáinz Yo le dije: ?sí señor, a sus órdenes? Le caí bien y me invitó" Veinte años después, el senador priista rememora: "A mis 30 años de edad, muchos políticos, entre ellos Enrique Olivares Santana y Javier García Paniagua, me advirtieron: ?van a hacer todo por tirarte Te van a destruir?" A pesar de no contar con grupo político, Gamboa sobrevivió a la tempestad sexenal, como lo ha hecho en dos sexenios posteriores Temeroso de un golpe político, trabajaba todo el día "Sólo dormía tres horas Lo sacrifiqué todo, incluida mi familia" En La Herencia, Salinas describe a Gamboa como "una persona a la que ha visto evolucionar en el tiempo de manera muy peculiar; destaca que como secretario particular tenía mucha influencia sobre el presidente, y decidió promover a dos personas ante su jefe Miguel de la Madrid: Carlos Salinas y Alfredo del Mazo" No sólo eso, Gamboa --sigue Salinas-- era "un termómetro de los estados de ánimo en Los Pinos; en especial tenía la habilidad de detectar los estados de ánimo de su jefe con una gran certeza Orientaba con su termómetro?" Sin sobresaltos, Gamboa pasó al gobierno de Salinas Ocupó tres posiciones en esa administración: director de Infonavit y del Seguro Social ,y secretario de Comunicaciones y Transportes, donde se convirtió en pieza clave del proyecto privatizador "Gamboa colaboró conmigo hasta el final de mi gobierno", relató Salinas (Proceso 1205) --En medio de la ruptura entre Salinas y Zedillo, ¿cómo transita Emilio Gamboa de un sexenio a otro? ?se le pregunta en entrevista --Transito alejado del presidente Salinas Alejado del candidato Zedillo Yo pensé que mi carrera política iba a terminar, pero el 6 de diciembre del 94 recibo una llamada del presidente Zedillo y me invita a colaborar como director de la Lotería Nacional; luego me envía a Fonatur Después el licenciado Labastida tiene la generosidad de invitarme a la Secretaría de Gobernación? posteriormente mi partido me nombra secretario técnico del Consejo Político Nacional y ahora soy senador de la República Los últimos ocho años de su carrera, Gamboa ha estado inmerso en el escándalo Aunque oficialmente nada se le ha demostrado, su nombre aparece en investigación sobre narcotráfico En el Maxiproceso, por ejemplo, el testigo protegido "Juan Antonio", quien fungió como subdelegado de la PGR en Cancún, asegura que el narcotraficante Alcides Ramón Magaña, "El Metro", le comentó que en Quintana Roo los únicos que mandaban eran el gobernador Mario Villanueva y él "El señor (Villanueva) tiene buena relación con Gamboa Patrón?", establece la declaración --¿Cómo enfrenta usted los señalamientos y acusaciones del Pemexgate y de su presunta relación con el narcotráfico? ?se le preguntó el pasado jueves 4 --Pegadito a la ley ?asegura Siempre pedí que se me investigara Tengo los documentos jurídicos que demuestran que nada tuve que ver Ha habido una andanada de acusaciones, tengo claro quiénes fueron A mí que me revisen Yo les preguntaría, yo no era amigo del presidente Zedillo, ¿ustedes creen que él no mandó a investigarme antes de invitarme a colaborar? Pese a no contar con cartas de tecnócrata -?habilidoso más que hombre de ideas--, Gamboa tuvo cabida en el círculo cerrado de Carlos Salinas de Gortari, "olfateó" la postulación de Luis Donaldo Colosio, supo estar en el lugar y el momento oportunos para "colarse" con Ernesto Zedillo y supo impulsar, de manera anticipada, la candidatura de Labastida El propio Gamboa cuenta que desde niño mostró madera de político mandón En la casa paterna solía subirse a una silla y desde ahí daba indicaciones a sus seis hermanos Su madre solía decir: "Este muchacho un día va a ser presidente de la República", recuerda socarrón, con el puro entre los dedos Su paso por los gobiernos de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas le sirvieron para tejer una red de relaciones políticas Incluso, sorprendió que tras la muerte de Colosio, Echeverría lo impulsara como el candidato sustituto El hecho lo narra Jorge Castañeda en su libro La Herencia, en el que cuenta que Salinas describe ese encuentro con el expresidente "Eso me extrañó notablemente porque entonces no sabía que Gamboa y Echeverría tuvieran una relación así", dijo Gamboa niega lo que en los hechos resulta evidente; se autodescribe como un colaborador más de Labastida en su campaña presidencial "Nunca acompañé a Labastida en la campaña, creo que una o dos veces, yo no tenía nada qué ver con la programación de las giras", platica en entrevista Pero todos los entrevistados coinciden en que Gamboa era el encargado de la "real política" de la campaña Siempre con un bajo perfil, hacía sus propias giras por el país: se reunía sigilosamente con gobernadores, con poderosos empresarios y grupos de poder Hombre clave en la campaña priista, a Gamboa se le atribuye ser el orquestador de la "guerra sucia" en contra de Roberto Madrazo durante el proceso interno de selección y, después, contra Vicente Fox, en la contienda política El lo niega todo Para conocer más sobre el perfil de Gamboa Patrón, se consultó a varios políticos priistas y de oposición que lo conocen desde hace tiempo La mayoría de ellos accedieron a hablar bajo el compromiso de reservar sus nombres Todos coincidieron en que el actual subcoordinador del grupo parlamentario del PRI es un factor de poder evidente: castiga, premia, apapacha, da "línea" a sus compañeros en la Cámara de Senadores, donde, incluso, marca las pautas sobre qué hacer y qué decir Su aparente liderazgo, explican, se debe a que es un hombre que sabe cautivar y envuelve Al grado de que la mayoría de los senadores y diputados de su partido tienen la idea de que a él le deben el cargo, por haber sido el artífice de la elaboración de las listas de candidatos Gamboa niega que tenga tal poder: "Quien me atribuya esto, es un mentiroso Mi papel era muy claro, consistía en llevar el Consejo Político Nacional del PRI y recibir todas las solicitudes de quienes querían ser candidatos" Los hechos lo desmienten En su cubículo del Senado, una decena de legisladores pasan a saludarlo o se reportan telefónicamente; le preguntan qué hay, qué sigue, cuándo se reúnen? Gamboa, seguro de sí, sugiere, ordena: "La iniciativa de Telecomunicaciones debe estar lista en septiembre Ese es mí sentir" Una de esas llamadas es, incluso, la del propio coordinador parlamentario, Enrique Jackson, quien después lo visita La entrevista se interrumpe una y otra vez "Discúlpenme, así vivo", comenta Gamboa Patrón Desde 1999, a Gamboa ya se le mencionaba como el hombre fuerte de Labastida A partir de mayo del 2000, el yucateco fue colocado en la posición que mejor conoce y domina, el manejo de los medios de comunicación, cuyos lazos --con dueños de medios y periodistas-- estrechó a su paso por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Subsecretaría de Comunicación Social de la Secretaría de Gobernación Frente al escándalo que lo vincula en el caso Pemexgate, Gamboa se desmarca: "Yo no manejé recursos de Pemex Mi tarea era promover la imagen de Francisco Labastida a través de ?Impulso Democrático?", aclara Con una aparente tranquilidad, el propio Gamboa encara las presiones con sus propias cualidades: "Tengo veinte años en los círculos de toma de decisiones del país He sido un político muy polémico y no me dejo presionar"

Comentarios