Guatemala: el regreso de los paramilitares

domingo, 28 de julio de 2002
Ciudad de Guatemala - En Guatemala, los paramilitares están de regreso Seis años después de la firma de la paz, los miles de integrantes de las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC)--grupos ideados por las dictaduras militares que gobernaron el país hasta la década de los 80--, se resisten a pasar al recuerdo y muestran una sorprendente revitalización En las últimas semanas, los llamados expatrulleros han aparecido en concentraciones masivas y llegaron a la paralizar Petén, una de las regiones turísticas del país, demandando una indemnización por los servicios que prestaron al ejército durante la guerra Las PAC fueron creadas por el ejército de Guatemala a finales de 1981 Eran parte de una política contrainsurgente que buscaba involucrar a las comunidades en forma activa en la ofensiva antiguerrillera En su momento de mayor fortaleza llegaron a integrar a un 1 millón de campesinos del interior del país Se convirtieron en los ojos y oídos del ejército en las comunidades y fueron usados como espías, como patrulleros en las montañas en busca de guerrilleros y como apoyo en capturas masivas y selectivas en las incursiones del ejército a las comunidades indígenas de la montaña Después de la firma de la paz, las PAC adoptaron un bajo perfil Sin embargo, su sombra aparecía detrás de actos violentos en las comunidades, tales como linchamientos y acoso a miembros de organizaciones que trabajan en el esclarecimiento de las atrocidades de la guerra civil de 30 años, cuyo saldo fue de 200 mil muertos Durante la última campaña electoral se manifestaron abiertamente en actos públicos a favor del Frente Republicano Guatemalteco (FRG) Luego volvieron a replegarse Pero en las últimas semanas, los expatrulleros civiles afloraron abiertamente en la escena pública y mostraron su gran capacidad de reoganización: reclaman indemnizaciones por trabajos realizados en la guerra Su demanda ha unido en su contra a sectores civiles, de empresarios y a políticos Algunos consideran la campaña de las PAC es una maniobra política del FRG para garantizar a su favor los votos de cerca de 300 mil expatrulleros y sus familias, justo cuando faltan un año para las elecciones La sospecha no es gratuita: El FRG es liderado por Efrían Ríos Montt, el gobernante que más fuerza dio a las PAC durante su mandato de facto "Si quieren guerra?" El 17 de junio, miles de expatrulleros civiles --los cálculos oscilaron entre 8 y 15 mil-- paralizaron la actividad turística y petrolera de Petén, un departamento ubicado al norte del país, en la frontera con México Armados con piedras, machetes y palos, los exparamilitares bloquearon las operaciones del aeropuerto Santa Elena, de la petrolera Perenco, de un oleoducto que transporta combustible de Petén a Izabal y del Parque Nacional Tikal Las vías de acceso por carretera a la zona fueron igualmente bloqueadas, y centenares de turistas quedaron atrapados durante dos días Los expatrulleros, liderados por una civil, Rosenda Pérez, reclamaban el cumplimiento de las promesas de indemnización del actual gobierno Las sorpresas no pararon ahí El belicoso grupo logró lo que no han logrado organizaciones de campesinos en reclamo de tierra en innumerables marchas desde la capital o trabajadores despedidos en prolongadas huelgas de hambre frente al palacio presidencial: una rápida entrevista con el presidente Alfonso Portillo En sendos encuentros, el viernes 21 de junio y el viernes 5 de julio, los expatrulleros recibieron una respuesta a su solicitud de indemnización económica, que el presidente Portillo reconoció como legítima El mandatario ofreció además programas de resarcimiento moral y material que serían financiados a través de un impuesto temporal, cuyo proyecto prepara el ministerio de Finanzas La propuesta de solución fue elaborada por una comisión presidencial integrada por el exministro de gobernación, el militar Eduardo Arévalo Lacs; el presidente de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos, Alfonso Fuentes Soria; el militar en retiro Luis Miranda Trejo --señalado como uno de los estrategas que vinculó a las PAC con la campaña electoral del FRG en las últimas elecciones--; y Edgar Gutierrez, antiguo colaborador del asesinado obispo Juan Gerardi en el proyecto de Recuperacion de la Memoria Historia (REMHI) que documentó --entre otros-- los abusos de los expatrulleros durante la guerra La Comisión recomendó crear un fondo económico Este contempla resarcir no sólo a los expatrulleros, también a las víctimas de la guerra en más de 600 comunidades del país, a quienes, por cierto, aún no se les ha indemnizado La propuesta fue recibida en círculos de activistas a favor de los derechos humanos como un gesto de perversidad, pues ?señalan-- mezcla a víctimas con victimarios y diluye las fronteras entre agresores y agredidos Con el retorno de los paramilitares, ahora en negociaciones con el gobierno, llegaron las amenazas de nuevas acciones si no son atendidos y una extrema amenaza de su dirigente: "si quieren guerra, la tendrán" El levantamiento en Petén generó además la reorganización de miembros de las exPAC en diversas regiones del país Todo en cuestión de días En las primeras semanas de julio, expatrulleros civiles de Alta Verapaz, Retalhulehu, Huehuetenango, Suchitepequez y el Quiché emprendieron acciones para solicitar ser incluidos en el programa de indemnización En Quiché, uno de los departamentos de mayoritaria composición indígena más asolados por la guerra, 3 mil de expatrulleros convocados horas antes se reunieron el 9 de julio en Nebaj; y el 20 de julio otros mil 500 se congregaron en Chicamán, en el mismo departamento Los expatrulleros de Ixcán, Quiché, optaron por llegar a la sede del Congreso el 18 de julio El común denominador: demandar al estado una indemnización por servicios prestados entre 1982 y 1996 Pero para indemnizar se presentó un problema: la ubicación de las personas que deben recibir tal resarcimiento "Aquí hay un problema, porque según listas que tiene el ejército son 290 mil, pero tienen otras con cerca de 800 mil Vamos a tener problemas para confirmar y certificar a las personas", declaró el presidente Alfonso Portillo al diario local Prensa Libre Tampoco se ha definido el monto de la indemnización Los 15 mil expatrulleros organizados de Petén están reclamando 2 mil 500 dólares para cada uno "Por servir a la Patria" En el fondo de la polémica está la pretensión de indemnizar a miembros de una organización que perpetró, junto al ejército, numerosas atrocidades durante la guerra Los documentos Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI) y el elaborado por la Comisión de Esclarecimiento Histórico (CEH) consignan testimonios de violaciones, abusos, robos, asesinatos, desapariciones forzadas, tortura y la participación de paramilitares en la siembra del terror durante la época del conflicto en acciones dirigidas no solo contra la guerrilla, sino contra la población civil Según el REMHI, las PAC fueron responsables del 1276% de los hechos de violencia documentados por ese proyecto y fueron señalados como responsables en una de cada cinco masacres acontecidas en el país Los expatrulleros ahora se dicen víctimas del ejército y aseguran que fueron obligados a participar en las organizaciones paramilitares Tal argumento es apoyado por el secretario de Análisis Estratégico, Edgar Gutiérrez, otrora activista de derechos humanos Para ello, apela a testimonios de la CEH donde se reconoce el reclutamiento forzado de los civiles en las patrullas El funcionario ha asegurado que los exPAC involucrados en violaciones no serán indemnizados El presidente Portillo se sumó a la defensa de los exparamilitares Merecen una indemnización por, dijo, "haber servido a la patria" Constitucionalistas argumentan que el pago sería ilegal Argumentan: la Constitución establece expresamente que el Estado no está obligado a otorgar indemnizaciones a civiles por conflictos bélicos y los Acuerdos de Paz no prevén una compensación a éstos grupos "No fue un olvido de nadie, sino una muestra de coherencia con la conformación de las patrullas, con su accionar y con su carácter de instrumento al servicio del ejército", escribió el activista Miguel Angel Sandoval Víctimas y victimarios Organizaciones que confrontaron al Ejército como la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), que agrupó a la exguerrilla, y la Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala (Conavigua), una de las primeras organizaciones que empezó a luchar contra el reclutamiento forzoso, cuestionan que la indemnización postergada a víctimas del conflicto pretenda mezclarse con la de las exparamilitares, a los que ellos califican de sus victimarios En un pronunciamiento, Conavigua advirtió que con su disposición para dialogar y convenir acuerdos con grupos vinculados a la violación de los derechos humanos, el gobierno guatemalteco "asume una posición altamemente peligrosa para la convivencia y conciliación, porque reconoce a grupos paramilitares con capacidad de movilización, organización y con recursos económicos, y fomenta asimismo la militarización de la sociedad" "Para Conavigua es inaceptable igualar a las víctimas de las violaciones de los derechos humanos con los victimarios, y por tanto, rechaza cualquier intento de implementar programas de resarcimiento e indemnización de manera conjunta", advierte la organización Y sostiene que la posición del gobierno guatemalteco a favor de una indemnización a exparamilitares "responde a los compromisos electorales del FRG con grupos vinculados a la violación de los Derechos Humanos durante el enfrentamiento armado interno, y con ésta práctica busca asegurar su continuidad en el gobierno" La URNG advirtió: "exaltar el papel de las PAC en éste momento muestra claramente la voluntad del gobierno de reconstituir un cuerpo represivo para usarlo con fines electorales, y busca reorientar los programas de paz hacia la supuesta base social del gobierno Mezclar la compensación a las exPAC con el compromiso de resarcimiento, no dignifica a las víctimas" Además de los resabios históricos, entre organizaciones civiles, empresariales y la opinión pública predomina la sospecha de que tras el levantamiento de las PAC opera una maniobra gubernamental para aprovecharlos políticamente, y confirmar una alianza con los 290 mil expatrulleros que pueden representar, con sus familias, un caudal electoral superior a 1 millón de votos, el mismo número que permitió a Alfonso Portillo llegar al poder La tibia respuesta del aparato de justicia contra los dirigentes de la movilización que paralizó Petén, abona a las sospechas Y es que las coincidencias y los nexos con el partido oficial abundan: Rosenda Pérez, una lideresa que surgió de la noche a la mañana encabezando a las exPAC, fue funcionaria municipal vinculada al FRG, al militar Luis Miranda Trejo, quien integró como ministro de Turismo la comisión que negocio el retiro de los paramilitares en la toma de Petén A Miranda se le atribuye haber sido el orquestador de la estrategia política del FRG que en las últimas elecciones reclutó a los exparamilitares ofreciéndoles una indemnización Para Rosalina Tuyuc, fundadora de Conavigua, si los expatrulleros civiles fueron víctimas, lo fueron del ejército que los reclutó forzosamente en algunos casos y los involucró en acciones represivas, pero no se les puede reconocer como víctimas del conflicto La dirigente indígena aún recuerda los abusos de jefes de patrulla que en inspecciones a las comunidades violaban a las mujeres y robaban sus escasas pertenencias: radios, gallinas, ropas nuevas Una década después, la mayoría de las víctimas civiles del conflicto ---viudas, huérfanos-- no han recibido indemnización "Si los patrulleros reciben aunque sea mil quetzales, eso va a ser un golpe duro para las víctimas, no es posible que a los victimarios se les pague por todo lo que hicieron, eso empañaría el resarcimiento de las víctimas de la guerra y puede generar un problema que nos haga caer de nuevo en la violencia", dice Tuyuc a Apro La dirigente advierte que tras la reorganización de las PAC "estamos en un momento muy peligroso para la paz y la reconciliación Podría pensarse que si el gobierno no accede a indemnizarlos, las PAC, en cuestión de horas, podrían levantar a todos sus hombres Lo vimos en Nebaj, la radio empezó a convocar a expatrulleros por la mañana y para la tarde había miles de hombres concentrados" Tuyuc sostiene que contra el Acuerdo Global de Derechos Humanos vigente desde marzo de 1994 que dispuso su disolución, las exPAC nunca desaparecieron realmente como grupo de poder dentro de las comunidades "Nunca estuvieron dormidos, siempre han estado activos, buscando ayuda en el Congreso para sus comunidades Muchos jefes paramilitares son ahora directores de fondos sociales, de proyectos de desarrollo o presidentes de comités" Autor de El recurso del miedo, un ensayo sobre el estado y el terror en Guatemala, Carlos Figueroa Ibarra, profesor e investigador del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad Autónoma de Puebla, aprecia: "en el fondo del problema de las PAC está el conflicto social y agrario que enfrenta Guatemala" Explica: "Independientemente de que para un sector de la población las exPAC sean vistas como parte de los dispositivos de la guerra sucia que el ejército instrumentó, lo cierto es que la mayoría de sus integrantes son gente pobre, que vive en el campo y ésto refleja una conflictividad social que está presente en todo el país" Pese a su desmovilización formal, observa Figueroa, "buena parte de los expatrulleros siguieron construyendo sus relaciones, sus estructuras organizativas y éstas fueron utilizadas por el FRG como un caudal de votos en las pasadas elecciones De ahí que surjan interpretaciones sobre que toda ésta movilización de las exPAC forma parte de una estrategia de movilización de enormes contingentes de personas de cara a las elecciones del año entrante El movimiento que empezó en Petén simplemente está haciendo al gobierno el recordatorio de una promesa" Y advierte: "Esto puede ser un arma de dos filos Por una parte, el gobierno del FRG puede hacer uso de estas reinvindicaciones, hacer concesiones a los expatrulleros y con ello generar una simpatía profunda en el seno de ésta población estratégica para el FRG Pero por otra, existe el riesgo de que provoque un efecto cascada que lleve al gobierno a una crisis de ingobernabilidad, ante un crecimiento enorme de población que estaría pidiendo resarcimiento" Para Figueroa el último episodio de las PAC puso de manifiesto la vitalidad del aparato contrainsurgente en Guatemala "Este aparato no está muerto Está bastante vivo Como me dijo algún funcionario de gobierno: es un monstruo metido en una caverna capaz de hibernar y que sale de vez en cuando a dar sus zarpazos"

Comentarios