La visita de Fox

miércoles, 31 de julio de 2002
México, D F (apro)- Seguramente el presidente Vicente Fox fue una de las personas que más rezó para que mejorara la salud de Juan Pablo II y no suspendiera su quinta visita a México Y es que la estancia del Papa en México se produce en momentos difíciles para el gobierno foxista, que no acaba por arrancar y de convencer de que en verdad es el gobierno del cambio Sin duda, las actividades papales servirán para mejorar la imagen de Fox y por lo menos durante tres días, saldrán de los medios de difusión problemas como el causado por la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México Pero también servirá personalmente a Fox, pues de cierta manera la presencia de Juan Pablo II le permitirá "legitimar moralmente" su matrimonio civil con Marta Sahagún En efecto, hasta ahora la Iglesia católica había mantenido su distancia respecto al matrimonio Fox-Sahagún, como lo demostró el hecho de que en su visita al Vaticano los dos fueran recibidos por separado por el Papa Así se indicaba claramente que ese matrimonio no era reconocido por la Iglesia, pues los dos no han obtenido el permiso para disolver sus primeros matrimonios realizados según las reglas católicas Ahora, sin embargo, el matrimonio Fox-Sahagún estará no sólo presente en las ceremonias oficiales de bienvenida y despedida del Papa, sino que estará presente en la Basílica de Guadalupe para presenciar la canonización de Juan Diego, y luego será recibido en forma privada por Juan Pablo II en la nunciatura apostólica Lo anterior es una muestra más de las contradicciones de las altas jerarquías de la Iglesia católica, que en términos generales condenan a quienes después de estar casados por la Iglesia se vuelven a casar sin obtener la licencia papal respectiva, pero hacen excepciones cuando se trata de la gente del poder

Comentarios