La justicia mexicana

sábado, 6 de julio de 2002
Con casos concretos, Proceso da muestra en su número 1340 de las corruptelas que caracterizan a la justicia nacional Sobornos y tráfico de influencias siguen siendo el pan de cada día en los litigios, donde sobresale también el oportunismo de legisladores que desde su trinchera en el Congreso cuidan los intereses de sus despachos de abogados Para el juez 12 de lo penal con sede en el Reclusorio Norte, Joel Blanco, son los abogados los responsables principales de la corrupción en los tribunales A manera de sustento, relató a Proceso el caso de los familiares de cinco jóvenes procesados por el delito de violación quienes pagaron a sus abogados cinco millones por cada acusado; los defensores les habían garantizado la absolución Proceso también presenta --en su edición que circula a partir del domingo 7 de julio-- la visión del presidente del Consejo de la Judicatura, Sergio Valls, para quien el problema está en la propia ley, pues "la obsolencia del marco legal procesal se presta para que los litigantes tuerzan la ley con suma facilidad" Otro fenómeno que se da en los juzgados, y del que da cuenta Luis Madrigal de la Barra Mexicana Colegio de Abogados, es el de los "coyotes", personajes que se ofrecen como defensores sin tener título de abogados, pero sí conocen bien quiénes son los jueces corruptos con lo que pueden tratar Los panistas Diego Fernández de Cevallos, Fauzi Hamdan y los priistas Salvador Rocha y José Elías Romero son ejemplo de otro fenómeno que se da en los juzgados, el de los legisladores que litigan Proceso en su edición del domingo 7 de julio da los pormenores de las actividades "profesionales" de estos personajes al amparo de sus relaciones y contactos