Al grito de "¡asesino!", callan activistas a Echeverría

martes, 9 de julio de 2002
Ve el exmandatario "bastante lejos" la posibilidad de pisar la cárcel México, D F- Al grito de "¡asesino!" y en medio de empujones, el expresidente Luis Echeverría tuvo que enfrentar a sus acusadores, luego de que por segunda vez fue interrogado por el fiscal para la "guerra sucia", Ignacio Carrillo Prieto A la entrada de la Fiscalía, los gritos de "¡asesino!" por parte de exactivistas de 1968 callaron los intentos de Echeverría por pronunciar un mensaje, luego que de nueva cuenta evitó contestar las preguntas que se le formularon Los manifestantes, quienes habían querido interceptar al expresidente desde su primera comparecencia, demandaron frente a él que sea encarcelado en el penal de La Palma, en Almoloya de Juárez, Estado de México Al ser cuestionado sobre tales demostraciones de repudio, simplemente expresó que los autores de las mismas "son bien correspondidos" Y sobre la posibilidad de que el proceso en su contra lo lleve a la cárcel, dijo que se siente "bastante lejos" de esa situación Así, en medio de gritos y jaloneos, de empujones y golpes por parte del Estado Mayor presidencial a periodistas y manifestantes, el expresidente tuvo que ser introducido nuevamente al edificio de la Fiscalía Nuevamente en el "banquillo de los acusados", Luis Echeverría acudió --por segunda ocasión en siete días-- al Ministerio Público, esta vez para ser interrogado en torno a la matanza de estudiantes el 10 de junio de 1971 De nueva cuenta, se reservó sus respuestas El expresidente tendrá un plazo de 30 días para responder las más de 180 preguntas relativas a las acciones que el grupo "Los Halcones" realizó contra estudiantes aquel sangriento Jueves de Corpus Por su lado, el exdirigente estudiantil Raúl Álvarez Garín reveló que durante la audiencia Echeverría fue interrogado sobre la integración de "Los Halcones", así como sus mecanismos de operación y financiamiento Todo eso, resaltó Álvarez, partiendo de la convicción de que tal organización sí existió "No hay manera de negar la existencia oficial de ?Los Halcones? y su adscripción al Departamento del Distrito Federal", agregó el exactivista, quien como parte del comité ciudadano de apoyo a la fiscalía --encabezada por Ignacio Carrillo Prieto-- presenció el segundo interrogatorio a Echeverría El primero tuvo lugar la semana pasada, en medio de demandas de exactivistas en el sentido de castigar a quien consideran responsable de las muertes de 1968, tema que se abordó en esa primera comparecencia El primer interrogatorio se dio en las mismas circunstancias que el actual Echeverría fue citado a las nueve horas y llegó a las siete para evitar a sus detractores En aquella ocasión la diligencia se prolongó por más de seis horas y esta vez apenas tres La semana pasada, el fiscal Ignacio Carrillo Prieto señaló a Proceso, en una entrevista publicada en su edición más reciente, que Echeverría sí podría purgar una pena por los delitos de genocidio, homicidio, privación ilegal de la libertad, abuso de autoridad y lesiones Contrario a las afirmaciones de los adeptos del expresidente acusado, el fiscal asentó que el delito de genocidio no prescribe, así que queda lugar a una condena A su salida de la sede de la Fiscalía especial, Álvarez Garín comentó a la prensa que la actitud que mantuvo Echeverría durante el interrogatorio fue "muy prepotente, arrogante" Además, criticó la actuación del abogado Juan Velázquez, del equipo de defensores del acusado, pues estuvo intercambiando comentarios en voz baja con un agente del ministerio público "Es desagradable que vayan a cuchichear", dijo el exactivista Por su lado, el también integrante del comité que respalda a la fiscalía, Salvador Martínez de la Roca, si bien se mostró satisfecho porque no hubo necesidad de utilizar la fuerza pública para que Echeverría acudiera al interrogatorio, censuró al abogado Antonio Cuéllar Salas Y es que éste, en su intento por defender a Echeverría, el lunes calificó a los activistas del 68 como delincuentes Martínez de la Roca dijo, por su parte, que Cuéllar Salas no es más que un "fascista" y debería cuestionarse primero que nada por qué el gobierno se desistió de las órdenes de aprehensión contra los activistas de la época

Comentarios