Luis Echeverría... cuando la historia lo alcanzó

martes, 9 de julio de 2002
Impune durante más de tres décadas, ahora enfrenta al MP México, D F (apro)- Señalado como presunto autor intelectual de la doble matanza de estudiantes, la de 1968 y la de 1971, al octogenario Luis Echeverría lo alcanzó la historia Impune durante más de tres décadas, ahora en calidad de indiciado, el expresidente de México enfrenta el ocaso de su vida frente al Ministerio Público Sólo amenazado el liderazgo de su desprestigio por el de otro exmandatario, Carlos Salinas de Gortari, Luis Echeverría debe declarar sobre su responsabilidad en la matanza del 10 de junio de 1971, siendo él mismo el titular del Poder Ejecutivo Testimonios surgidos a cuentagotas desde el interior del sistema han revelado, a lo largo de los recientes 25 años, pasajes que apuntan hacia la responsabilidad de Echeverría en la doble masacre del 71 y el 2 de octubre de 1968 Luis M Farías, quien fuera líder de la Cámara de Diputados en 1968, declaró a Proceso, en 1993, que "la mano dura en los hechos de Tlatelolco salió de la Secretaría de Gobernación", y que Luis Echeverría "aisló al presidente Díaz Ordaz y le tamizó la información sobre el movimiento estudiantil, para calentarle la cabeza y empujarlo a una solución violenta" Echeverría, afirmó Farías, "estaba de acuerdo en que los estudiantes tomaran el camino de la violencia; así me lo confió años después Enrique González Pedrero, en ese entonces director de la Escuela de Ciencias Política de la UNAM? Por su parte, Alfonso Martínez Domínguez, presidente del PRI, y el general Luis Gutiérrez Oropeza, jefe del Estado Mayor Presidencial, cercanos a Echeverría, organizaron grupos de choque en el 68, dizque para ayudar al presidente" -¿Cuáles fueron las medidas drásticas que tomó Echeverría y que respaldó Díaz Ordaz? --le preguntó Proceso entonces --La primera vez fue el 30 de junio, cuando el bazucazo en la Preparatoria de San Ildefonso En esa fecha hubo un acuerdo que se tomó en el Departamento del Distrito Federal (DDF) Ahí estuvieron Alfonso Corona del Rosal, quien era el regente; el secretario de la Presidencia, Emilio Martínez Manatou, y el propio Echeverría Se tomó la decisión del bazucazo Todo fue planeado por Echeverría pero, mañosamente, la reunión se realizó en el Departamento Central, para que Corona del Rosal cargara con el muerto "El presidente no estaba bien informado de lo que pasaba; todo le llegaba muy tamizado por Echeverría? Otra decisión drástica tomada sin consentimiento del presidente fue la creación de grupos de choque contra estudiantes -?gente comprada para golpear estudiantes o dispuesta a balear una escuela y cosas así, en la que estuvieron directamente involucrados Martínez Domínguez y Gutiérrez Oropeza "En una ocasión que comíamos en el Club del Estado Mayor Presidencial, tiempo después, ambos se vanagloriaban de haber tomado esa clase de medidas sin consultar al presidente" --¿Cuál fue la responsabilidad de Echeverría en los hechos del 2 de octubre? --continuó Proceso --Díaz Ordaz asumió públicamente la responsabilidad plena Pero creo que quien le calentó la cabeza fue Echeverría; fue quien lo empujó a una solución violenta, al mantenerlo aislado y con información matizada" En su libro autobiográfico, Así lo recuerdo, Farías apunta que, el 2 de octubre, "el primero que cayó fue el general Hernández Toledo? Tomó el mando el brigadier Jesús Castañeda Gutiérrez Casualmente, después fue el jefe del Estado Mayor de Echeverría "El estaba de acuerdo con que los estudiantes tomaran el camino de la violencia, así me lo confió años después González Pedrero, al calor de unas copas que nos echamos en Nueva York Le quise sacar más sobre este asunto, pero optó por cambiar de tema Pero ya había dicho algo importante: Echeverría tenía la mano metida en las escuelas de la UNAM, por lo menos en la de Ciencias Políticas que dirigía González Pedrero Hay que preguntarle a él los detalles" A las revelaciones de Luis M Farías, Echeverría nunca respondió También en 1993, Rodolfo González Guevara, secretario general de Gobierno del DDF en 1968, contó a Proceso una anécdota reveladora: "Fui llamado por el general Corona del Rosal para participar en varias gestiones ante el secretario de Gobernación, con motivo de la organización de algún mitin estudiantil en determinada escuela, en determinado lugar, para que yo le pidiera al licenciado Echeverría que no hubiera ninguna acción militar o policiaca Me decía el general Corona: don Rodolfo, hable usted con don Luis y dígale que va a haber un mitin; que los estudiantes me han ofrecido no hacer ningún tipo de desorden; que se les permita y que no se les vaya a interrumpir? Y qué le diré a usted? En 90 por ciento de estas gestiones me encontraba la misma respuesta: ?No, don Rodolfo: ¡palo, palo, palo!? Y yo regresaba fracasado" --¿Palabras textuales? --Eran sus palabras: ¡palo, palo! Echeverría tampoco respondió al testimonio de González Guevara En 1979, el eterno luchador social, Heberto Castillo, maestro universitario cuando el 2 de octubre, escribió en Proceso sobre una plática que sostuvo con Alfonso Martínez Domínguez, quien en su calidad de titular del DDF se enteró de momentos clave de lo ocurrido el 10 de junio del 71 "La matanza del Jueves de Corpus fue preparada por Luis Echeverría para matar dos pájaros de un tiro: escarmentó a quienes, decía él, querían provocar a su gobierno al inicio de su mandato, y se deshizo de mí Yo tenía pasado y fuerza política Le hacía sombra Al conocerse la decisión de los estudiantes de que marcharían el 10 de junio para apoyar a los universitarios de Nuevo León, Echeverría me dijo: "Quieren calar a mi gobierno, pero los vamos a escarmentar" Y narró Martínez Domínguez a detalle una reunión de trabajo sostenida en Los Pinos el 10 de junio, mientras en la calle masacraban a estudiantes "Estarían en esa reunión el gobernador del Estado de México, profesor Carlos Hank González; el secretario de Recursos Hidráulicos, Leandro Rovirosa Wade, y el director de Obras Públicas, Raúl E Ochoa Comeríamos juntos para tratar el problema de la introducción de más agua potable al DF proveniente del río Lerma "Estando ya en la sobremesa, con planos y maquetas al fondo, comentando una y otra alternativa, sonó el teléfono y un ayudante del presidente le indicó algo Echeverría se levantó y, a unos pasos apenas de nosotros, habló "?Sí, dígame ¿Heridos? Llévenlos al Campo Militar No permitan fotografías? "Echeverría regresó a la mesa y no tocó el tema Un rato después volvió a sonar el teléfono El ayudante volvió a aparecer Echeverría volvió al teléfono "?¿Herido uno de los nuestros? ¿Muerto? Al Campo Militar ¿Hay más enfrentamientos, muchos heridos? Todos para el Campo Militar ¿A la Cruz Verde? No, no No permitan fotos ¡Quémenlos!? Fueron, relató Martínez Domínguez a Heberto Castillo, trece o catorce llamadas "Y trece o catorce veces Echeverría habló en voz alta con quienes le informaban Y les dio instrucciones siempre La sangre se nos helaba cada vez que decía: ?Quemen a los muertos, que nada quede, no permitan fotografías?" Hasta la fecha, Echeverría no ha comentado el testimonio de Martínez Domínguez En 1978, Norberto Aguirre Palancares, quien en 1968 era jefe del Departamento de Asuntos Agrarios y Colonización (hoy Secretaría de la Reforma Agraria), dijo a Proceso: "Yo siempre ligo el 2 de octubre y el 10 de junio Por mi relación con los estudiantes, por mi contacto tan cercano con ellos y con muchos maestros, yo ligo el 2 de octubre con el 10 de junio Y veo la misma mano en los dos acontecimientos --¿Qué mano? --Esta es mi convicción: la del que era secretario de Gobernación y después fue Presidente de la República Echeverría tampoco hizo comentario alguno a la acusación de Aguirre Palancares El silencio de Echeverría Julio de 1968 El conflicto estudiantil en ciernes, el Ejército patrullando las calles, Luis Echeverría, en su calidad de secretario de Gobernación, presumía que se había pedido la intervención de las fuerzas armadas para evitar derramamiento de sangre En conferencia conjunta con Alfonso Corona del Rosal, aventaban por delante al Ejército: "Es para resguardar y restablecer el orden nacional" Marcelino García Barragán, secretario de la Defensa Nacional, fijaba postura: "No habrá contemplaciones con ningún elemento que subvierta el orden, y el Ejército se retirará cuando cesen de presentarse problemas creados por los disturbios" Sus palabras sonarían a mentira con el paso de los días: "No hay un solo preso político, ni se empleará el Campo Militar número uno o la prisión militar para ese tipo de delincuentes" Los diarios de la época registran muy pocas intervenciones públicas de Echeverría antes y después del conflicto del 68 Ya presidente, en cada aniversario del 2 de octubre, Echeverría recibía reconocimientos de universidades En 1971 fue declarado doctor honoris causa de la Universidad de Tabasco, y en 1972 la de Yucatán le hizo un reconocimiento por sus acciones en pro de la enseñanza superior y la cultura De hecho, no fue sino hasta febrero de 1998 que el expresidente habló por primera vez ante medios de comunicación del tema, cuando la Comisión de la Verdad, conformada por el Poder Legislativo lo citó para interrogarlo Echeverría puso como condición que dicho ejercicio se efectuara en su casa de San Jerónimo, pero éste nunca se concretó, porque los diputados del PRD y del PT se negaron a convalidar "el show" que había preparado el exmandatario Sin embargo, alcanzó a hacer algunos comentarios sobre lo sucedido en el 68: "¿Qué haría el presidente, como comandante supremo de las fuerzas armadas, si se presentara otro Tlatelolco? otro Chiapas? Pues? recurrir al Ejército" Posteriormente, diría que la orden de que el Ejército estuviera en la Plaza de las Tres Culturas había sido dada por Díaz Ordaz, pero entonces se le preguntó quién dio la orden de abrir fuego, a lo que sólo respondió: "Esa? se originó ahí", para inmediatamente sentenciar: "¡Tlatelolco fue un exceso!, y yo no estoy de acuerdo con los excesos" En esa ocasión repitió innumerables ocasiones: "¡Yo sí estoy limpio"; "yo siempre he podido dormir tranquilo" Ahora el expresidente tiene un plazo de 30 días hábiles ?a partir del pasado 2 de julio-- para responder 186 preguntas relativas a la matanza del 2 de octubre, que le formuló la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado Se le acusa de genocidio, homicidio, lesiones, desapariciones forzadas y lo que resulte Y este martes 9 de julio comparece para responder a las acusaciones que señalan su responsabilidad en la matanza del 10 de junio de 1971 La historia lo alcanzó