En la Basílica, montaje de indígenas

jueves, 1 de agosto de 2002
México, D F- Esta es la hora virtual Si el lema del despotismo ilustrado era "todo para el pueblo, pero sin el pueblo", tal parece, que el lema para las logias católicas mexicanas el lema es "todo para los indígenas pero los indígenas lo más lejos posible" En efecto, en las partes más alejadas del atrio con respecto a la puerta 5 de la Basílica de Guadalupe, se encuentran varias etnias de la República Mexicana: mayos, yaquis, mixes y mixtecospero justo enfrente de la vista del Obispo de Roma, Juan Pablo II, los organizadores han dispuesto el montaje de una burla Niñas clasemedieras urbanas disfrazadas de indígenas, cuyos rostros no se dejan ir con la trampa No hay que ser muy observador Si el rostro está perfectamente cuidado y maquillado, la mejor manera de despejar las dudas es ver sus zapatos, comprados recién para la ocasión, perfectamente lustrados y sin las arrugas del tiempo y el uso ¿Para qué los indios si en la era virtual lo que parece ser es más cierto de lo que es? Otra vez la espera, la larga espera para el arribo del Papa ha estado ambientada por este aroma raulvelazquino en el que grupos de animación, de niños bien, se encargan de hacer porras y hurras para la llegada de Su Santidad a quien ya llaman el Papa mexicano El monopolio del entusiasmo es tal que los grupos de animación ?al estilo de las "chirl girls" de las ligas deportivas norteamericanas? invitan al público a un juego matatiempo Se trata de fabricar y exponer ante todos en el nombre del padre y del espíritu santo su propia porra para venerar a Juan Pablo II Este es un país esperpéntico, no cabe duda Otra vez la tele, callando los ánimos desde la salida de Karol Wojtyla de la Nunciatura La muchedumbre, esta vez más eufórica, calla de pronto para escuchar cómo "los locutores profesionales de Televisa" informan en exclusiva "su gran esfuerzo" por no despegarse del Papa en ningún momento Marisa Rivera lista en una esquina de Insurgentes: "la quinta visita que hace el Papa a México y la cuarta que hace a este país" Y Lucero, cuando el Papa saludó a las monjas contemplativas lleva su conocimientos religiosos a los sublime: "estas mujeres que no tienen mucho que hacer más que ver a Dios y alabarlo" En esta pobreza del discurso, la ganancia es de los pescadores, justo en la ceremonia en la que se venera al pescador de hombres Seráfico Rosales es un sacerdote mixe que ha traído 35 almas y cuerpos desde Oaxaca La Arquidiócesis del Estado los invitó a la beatificación de Juan Bautista y Jacinto de los Angeles, ya incluidos en el número de beatos de la iglesia católica por Juan Pablo II El sacerdote enseña la cara de cansancio producida por dos razones: el largo y penoso viaje a la Ciudad de México, 14 horas de trajín en camiones lentos y destartalados, y la imposibilidad del descanso en el albergue 18 de marzo Está agotado, sin embargo, esta tarde partirá de regreso a su tierra, otras 14 horas encima, para terminar con este tour de la fe Juan Sombra es un indio mayo, tiene 36 años, cinco hijos y una deuda personal impagable Trabaja en los astilleros de Guaymas, gana 600 pesos a la semana, pero no puede mantener la despensa doméstica Cada vez pide más prestado No viene a ver al Papa para que le dé más dinero, sino para que Dios no le quite lo que tiene Su último hijo tiene dos años y la más grande 12 Su mujer se dedica al hogar y llega el momento en que no sabe qué hacer para cumplir con los gastos de la casa En este momento tiene en su bolsa 120 pesos No hay problema con el hospedaje, la Diócesis de San Juan Obregón lo pagará El problema está con la comida, pero, y lo dice con convicción, "si Dios repartió el pan y los peces, que no pueda yo con esto, es imposible, vaya a ser" Es un hecho que estas visitas entre semana de Juan Pablo II enseñan la cara que México ha escondido al GATT, al FMI, al BM a la ONU y al mismo Papa: el país de la pobreza extrema, de la desocupación, el subempelo Este es el país número 50 en el índice de desarrollo humano de la ONU, también es el país más desigual del planeta y también el más católico del mundo Esta síntesis es México