México, ciudad futura: Proyecto urbano ecológico del lago de Texcoco

domingo, 11 de agosto de 2002
México, D F (apro)- El siguiente documento --del cual se extraen fragmentos esenciales-- es la base del proyecto de rescate de la ciudad lacustre, es decir, de recuperación del lago de Texcoco con miras a proteger a la Ciudad de México, para el futuro, del problema de la ausencia de agua Preparado en el marco de las discusiones sobre la edificación del nuevo aeropuerto para la capital del país --que acaba de cancelarse en Texcoco ante las protestas de los campesinos dueños de esas tierras--, cobra mayor vigencia pues su propuesta, precisamente, concilia los intereses de esos propietarios y los de la eficacia del aereopuerto para no dañar la ciudad En fin, es una propuesta que las autoridades no han tomado en cuenta, pero que podrían calibrar, no sólo porque ofrece soluciones atractivas, sino porque además ha sido desarrollada por un grupo de calificados especialistas en arquitectura "Este proyecto hará a la ciudad más homogénea y socialmente más justa Va beneficiar a toda la población, pero especialmente a los habitantes de las áreas más deprimidas del oriente", explican los miembros del despacho Futura Desarrollo Urbano, con Teodoro González de León a la cabeza (edificios del Infonavit, El Colegio de México, Museo Rufino Tamayo, Fondo de Cultura Económica), y sus discípulos Alberto Kalach, José Manuel Castillo Olea, y Gustavo Lipkau LA CIUDAD COMO CONSTRUCCIÓN COLECTIVA La ciudad es una gran obra de arquitectura Una obra que realizamos todos sus habitantes a lo largo del tiempo Es una manufactura humana y como tal, se hace de manera distinta y reconocible en cada lugar La ciudad es la construcción colectiva que nos retrata Sin embargo, en los últimos 50 años, la Ciudad de México se ha convertido en un retrato de una sociedad contrastada y desigual 50 AÑOS DE ERRORES En menos de 5 décadas la Ciudad de México ha pasado de 2 a 185 millones de habitantes La mancha urbana se ha desarrollado en poco espacio y con un modelo de ocupación del suelo de alta densidad pero muy baja altura Las obras de infraestructura no han servido para conducir o darle rumbo al crecimiento urbano y se han ejecutado, casi siempre, posteriormente a que fraccionadores e invasores ocupen el suelo Durante medio siglo hemos tolerado la ocupación de lechos, de lagos y de ríos, así como barrancas y otras áreas de enorme valor ecológico A nivel hidrológico, hemos sacado más agua de la que permitimos que el subsuelo recargue Este comportamiento irresponsable lo hemos extendido a otras cuencas, causando desastres ecológicos en el Valle de Lerma, así como generado efectos de salud negativos en el Valle del Mezquital en Hidalgo Las laderas del sur y del poniente del valle, áreas en las que se infiltra la mayor cantidad de agua pluvial al acuífero subterráneo, se han urbanizado y actualmente alojan entre 4 y 5 millones de habitantes El agua que cae en estas áreas urbanizadas se va directo al drenaje y la devolvemos al Golfo de México sin usar La Ciudad de México, siendo una de las mayores del planeta, no ha tenido los proyectos a la escala que lo demanda La actitud dominante ha sido el dejar pasar y actuar retroactivamente Las excepciones como el metro, los ejes viales y el plan hidráulico no han sido constantes y se han dado al margen de un proyecto urbanístico integral La ciudad se ha desarrollado sin los servicios necesarios, sin el equipamiento social adecuado y sin parques, teniendo uno de los índices más bajos en el mundo de espacios verdes por habitante UNA POSIBILIDAD En el centro del Valle de México, y a sólo 10 kilómetros del zócalo, se conserva el lecho del antiguo Lago de Texcoco, un extenso territorio que puede convertirse en el sitio de la más ambiciosa estrategia de desarrollo que esta Ciudad jamás haya visto México, Ciudad Futura es un proyecto estratégico de planeación que propone rescatar el antiguo Lago de Texcoco como parte de una visión integral de infraestructura, ecología y desarrollo urbano Este proyecto propone crear un enorme polo de desarrollo con el que se influya de manera positiva en toda el área metropolitana, y en la zona centro del país Este proyecto generará un sistema de lagos contiguos e interconectados por infraestructuras urbanas Estos lagos, tres veces mayor que la bahía de Acapulco, estarán alimentados por aguas residuales que la ciudad actualmente desecha Los bordos de los lagos se construirían con materiales mejorados traídos de otras zonas y los rellenos sanitarios de la basura que ahora, de manera anárquica, se hacen en ese mismo lugar serían utilizados como parte del paisaje del nuevo parque metropolitano Este gran sistema de lagos será producto del manejo racional de los desechos urbanos convirtiéndolo en un verdadero sistema de metabolismo urbano-ecológico El sistema de lagos estaría rodeado por un litoral de 80 kilómetros para desarrollo urbano Los litorales sur y poniente, que colindan con las áreas urbanas más bajas, serán un bordo que alojará servicios, parques e infraestructura para suplir las deficiencias de las colonias del oriente de la ciudad Será un "nuevo albarradón" de equipamiento urbano La zona oriente del lago, desde Chimalhuacán hasta Tepexpan se convertirá en un nuevo corredor de desarrollo Ahí se crearán nuevas urbanizaciones al borde del lago, entrelazadas con Texcoco y las poblaciones existentes así como se respetarán las cañadas y bajadas naturales del agua Este nuevo corredor incluirá industrias, equipamiento, servicios así como un nuevo sistema de parques que le den calidad a este nuevo polo de crecimiento Estos parques, junto con los cuerpos de agua permitirán que se proteja y fomente la regeneración de la flora y fauna del área Dentro del lago, habrá islas conectadas por calzadas y vías rápidas Estas islas alojarán equipamiento cultural, social y de abasto, así como programas recreativos En cuanto a infraestructura, se podrá resolver a nivel regional la comunicación norte-sur del Valle de México por el costado oriente del lago, sin la necesidad de cruzar por la ciudad Así mismo, se plantean nuevas vialidades y líneas de tren ligero, coherentes con los planes de reordenamiento de la zona metropolitana En una de las islas se ubicaría el nuevo aeropuerto, más o menos situado a 25 kilómetros de su centro de demanda, y localizado en el centro geográfico de un sistema megalopolitano que incluye a Toluca, Puebla, Cuernavaca, Pachuca y la Ciudad de México Para el aeropuerto se contempla un área de 3,900 hectáreas, de las que en un inicio sólo se ocuparían 1,900 El diseño aeroportuario permitirá un crecimiento con eficiencia y flexibilidad Sus dos pistas satisfarán la demanda pudiéndose construir una tercera pista de ser esta requerida El actual aeropuerto Benito Juárez será convertido en un parque metropolitano con áreas para desarrollo de uso mixto La localización del aeropuerto en una isla continúa la actual tendencia mundial de construcción de aeropuertos sobre el agua, garantizando seguridad y un área libre de impacto sonoro de acuerdo a las más estrictas normas internacionales Su condición insular también evitará que la urbanización ejerza presión sobre el complejo aeroportuario El área donde se localizará el aeropuerto, posee una mejor calidad de subsuelo que el actual aeropuerto Benito Juárez, así como de buena parte de la zona centro de la Ciudad México, además cuenta con una enorme tradición, así como la tecnología necesaria para resolver técnicamente las necesidades de ingeniería y de mecánica de suelos Los terrenos ya asegurados permitirán crecer el área de rescate ecológico más de 3,500 hectáreas El financiamiento económico que trae el aeropuerto permitirá transformar la visión del lago en el rescate ecológico más importante que cualquier gran ciudad del mundo haya emprendido El sistema de lagos, por su parte, le da la sustentabilidad que necesita un proyecto aeroportuario de este nivel El impacto regional del aeropuerto permitirá, por primera vez, la organización del territorio de la región centro del país elevando su calidad de vida y generando un importante número de empleos Este proyecto cambiará el paisaje urbano de toda la región Los estudios climáticos auguran un clima más temperado, con temperaturas menos extremas La mayor evaporación producida por el lago reducirá sensiblemente la contaminación y el habitual horizonte de polvo desaparecerá teniendo aire más transparente El orientar gran parte del crecimiento urbano a las nuevas áreas del oriente aliviará la presión que los invasores y los fraccionadores están ejerciendo en las laderas del sur y del poniente del Valle La conservación de esas laderas son imprescindibles para conservar la filtración del agua pluvial al acuífero subterráneo Tenemos que dejarlas intactas para que el agua que penosamente la naturaleza eleva cada año a 3000 metros de altura y tender a que el viejo plan del doctor Nabor Carrillos algún día se consiga: que la metrópoli sea autosuficiente en agua, buscando que la extracción de los pozos nunca sea mayor que la infiltración de la lluvia Este equilibrio hidrológico contribuirá a reducir el rápido hundimiento del suelo de la ciudad Por primera vez en mucho tiempo, se realizará un programa de desarrollo urbano conducido sobre una sólida infraestructura Ciudad Futura es la última oportunidad que existe de intervenir en el corazón de la metrópoli y el Valle con un proyecto urbanístico integral Es un proyecto que comprenderá la escala de nuestra capital y que va a proporcionarnos el espacio para los servicios y el equipamiento que requerirá esta ciudad en las próximas décadas La factibilidad de este proyecto es resultado de un enorme número de estudios que lo avalan y es producto de años de trabajo multidisciplinario La tarea es ahora convertir esta visión en realidad Con el proyecto México, Ciudad Futura, podemos construir colectivamente una mejor ciudad, un escenario más bello para nuestra vida diaria pero, sobre todo, un gran proyecto urbano que crea la esperanza de un mejor futuro para la población de esta gran ciudad

Comentarios