La nueva fiscal del caso Digna debe concluir el asunto: Zamora

lunes, 12 de agosto de 2002
* Mientras siga de mano en mano, más difícil será aclararlo, dice la abogada México, D F (apro-cimac)- Margarita Guerra, nueva fiscal encargada de indagar el asesinato de Digna Ochoa, quien fuera encontrada muerta en su despacho el 19 de octubre, en un escenario de ejecución aparente, tiene por delante un gran reto: descubrir quién o quiénes son los responsables Para Bárbara Zamora, abogada de la familia Ochoa y Plácido e integrante del bufete jurídico Tierra y Libertad, Margarita Guerra, la exministra del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, debe concluir con el asunto, porque en la medida en que siga de "mano en mano" será más difícil de aclarar el caso de Digna Ochoa Zamora ha declarado que en las dos ocasiones que los familiares de Digna se entrevistaron con Andrés Manuel López Obrador, el jefe de Gobierno capitalino prometió que la muerte de la abogada no quedaría impune, pues en su administración no hay intocables Ante eso, la nueva fiscal se enfrenta al reto de esclarecer lo que a diez meses de la muerte de Digna Ochoa aún se desconoce, toda vez que su antecesor, Renato Sales Heredia --quien continúa en la Procuraduría capitalina--, no mostró más que parcialidad en las investigaciones y sembró la incertidumbre, dejando de paso la ?teoría del suicidio?, versión contradictoria a las anteriores y primeras indagaciones Como se recordará, Alvaro Arceo Corcuera, primer fiscal especial para este caso, afirmó que Digna Ochoa había sido asesinada; incluso elaboró en su informe, presentado a finales de diciembre, una serie de dibujos en los que describe la forma como pudo haber sido ejecutada Palabras van, palabras vienen, pero el caso es que la investigación de la muerte de Digna Ochoa está plagada de anomalías, e incluso siguen vigentes las amenazas contra Pilar Noriega --primera visitadora de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal-- y Bárbara Zamora, lo que significa una grave amenaza contra los defensores de derechos humanos de todo México, particularmente de las mujeres Por su parte, Bernardo Bátiz, titular de la PGJDF, quien al principio afirmó que se trataba de un crimen político, ahora asegura que "ahí vamos con las investigaciones; somos realistas, y en estos momentos efectuamos todos los análisis de indagatorias que tenemos, basados en un trabajo profesional y sumamente cuidadoso" El asunto de la defensora de los derechos humanos muerta ha trascendido las fronteras, al grado que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha pedido que se proteja a los ombudsman amenazados de muerte, además de solicitarles a las autoridades mexicanas les informe del asunto cada tres meses En el caso Digna hay muchas irregularidades que no están claras Por ejemplo, Sales mandó lavar la alfombra donde había huellas de polvo "No me explico para qué lo hizo Hasta ahora no sabemos qué era ese polvo Ellos dicen que era almidón, pero nunca lo sabremos", ha declarado Bárbara Zamora Tampoco se ha investigado a los tres sujetos que rondaban el despacho de Digna Ochoa la noche anterior Más que indagar esta u otras líneas, la última comisión se dedicó a investigar o a tratar de sustentar la tesis del suicidio Versión del suicidio La más aberrante de todas las líneas de investigación y, por lo mismo, la más cuestionada, es la hipótesis del suicidio, impugnada por amplios sectores de la sociedad que no atinan a explicarse cómo es posible que una persona ?-sobre todo con las características de Digna Ochoa?- se diera un balazo calibre 22 en la cabeza (lo que le causó la muerte inmediata) y luego se diera otro en el muslo izquierdo A esa misma hora en la que ocurrieron los tiros, vecinos del despacho de la colonia Roma de esta ciudad aseguran que el 19 de octubre de ese 2001 escucharon ruidos y golpes en la pared, pero éstos cesaron sin aparentemente mayor consecuencia Junto al cuerpo de la abogada veracruzana se encontró una nota anónima con amenazas de muerte a integrantes del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro (Prodh), con quienes colaboró como coordinadora del área jurídica y donde llevaba varios casos de violación a los derechos fundamentales por parte del Ejército Mexicano contra la población opositora al gobierno estatal de Guerrero Para José Reveles, periodista investigador en derechos humanos, la versión del suicidio no es nueva: sólo ha sido ?resucitada? con fines siniestros, para llevar al fracaso una indagatoria que apunta a la supuesta responsabilidad de militares, agentes de los sótanos del espionaje y autoridades de alto rango El periodista señala que los peritajes arrojaron desde las primeras investigaciones que el cuerpo había sido movido; si ahora se maneja la versión supuestamente sólida de un suicidio, "¿cómo pudo haberse movido el cuerpo de la mujer que se quitó la vida? Es totalmente absurdo", concluye Más líneas de investigación Se ha dicho que la muerte de Digna estaba vinculada a su condición de abogada en la región de Petatlán de la Sierra, en el estado de Guerrero, debido a los problemas socioeconómicos y de violación a los derechos humanos por parte de los caciques de la zona, entre ellos los de Rodolfo Montiel y Teodoro Cabrera --campesinos que defendían el hábitat de sus comunidades--, liberados 21 días después de la muerte de la abogada Además, debido a que el titular de la PGR, Rafael Macedo de la Concha, era procurador militar cuando la abogada llevaba la defensa de los campesinos ecologistas Montiel y Cabrera, en opinión de las organizaciones sociales defensoras de los derechos humanos y de los propios familiares no sería saludable que la Procuraduría se encargara de esclarecer el crimen Independientemente de las versiones anteriores, la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) ha señalado que las autoridades hallaron mensajes intimatorios el 7 y el 10 de agosto, y el 16 de octubre del 2001, apenas tres días antes de la muerte de Digna Ochoa Es más, durante cinco años la Procuraduría capitalina no sólo supo de amenazas contra Digna Ochoa, sino también contra otros defensores "Hubo seis averiguaciones previas, de las cuales la PGJDF hacía como que investigaba pero no hacía nada", señala el ombudsman capitalino en uno de sus informes Hoy es necesario restablecer el sentimiento de credibilidad en la opinión pública en el sentido de que efectivamente se desarrollará una investigación imparcial al respecto