Montoya: El primer ejecutado mexicano

miércoles, 14 de agosto de 2002
El 23 de marzo de 1993, Ramón Montoya se convirtió en el primer mexicano en ser ejecutado en Estados Unidos desde la reinstalación de la pena de muerte, en 1982 En la víspera de su ejecución, cenó una hamburguesa con queso, papas fritas, helado y una Coca-Cola Horas antes de su traslado fue levantado como de costumbre, a las 3:40 horas, para que se desayunara hot-cakes, avena y café Durante los diez años que Montoya permaneció recluido, portó el número 737 El mexicano había sido sentenciado a muerte el 16 de enero de 1983, acusado de dar muerte al policía de Dallas, Texas, John R Pasco Tenía 29 años de edad al momento del incidente Nació en Cedral, San Luis Potosí, pero desde que era muy niño su familia se trasladó a vivir al barrio regiomontano de La Coyotera Quince días después de que su madre falleció, Montoya decidió irse a Estados Unidos La ejecución de Montoya había sido pospuesta en cuatro ocasiones El día que lo ejecutaron estuvo presente su padre, don Paz, de 64 años, que trabajaba como afanador en el restaurante Sheraton de Dallas El sacerdote Ricardo López, capellán de la prisión, lo había confesado durante casi dos horas De los cinco testigos personales de Montoya, sólo su padre y la abogada Castellanos estuvieron presentes en la ejecución Su hermano José, su prima Laura y su amigo Nuncio desistieron en el último momento Cuando lo ejecutaron, Montoya vestía la camisa blanca de prisionero, pantalón café claro y tenis blancos --¿Hay alguna declaración que usted quiera emitir? --le preguntó uno de los custodios --No, pues, que Dios los ayude Ya estamos "Luchen por el bien" Acusado de asesinar a un estadunidense, Irineo Tristán Montoya fue ejecutado el 17 de junio de 1997 El mexicano fue condenado a la pena capital el 17 de junio de 1986, luego de ser declarado culpable de haber dado muerte a puñaladas y golpes a John Kilheffer, residente del Valle de Río Grande, que había dado un aventón a Irineo y su compañero Las últimas palabras de Montoya estuvieron dirigidas a su padre y a su mujer "Adiós Los esperaré en el cielo Los estaré esperando Amo a mis padres Estoy en paz con Dios Luchen por el bien" Después, las autoridades divulgaron una nota manuscrita dejada por Irineo: "Que este sacrificio sea por el bien y que traiga justicia a todos los que merecen la justicia y no para fines del mal Pido disculpas y le imploro perdón a quienquiera que haya ofendido, lastimado e irrespetado Que Dios los bendiga, y los veré en el cielo" Por 5 mil dólares Señalado como el asesino del estadunidense James Radcliff, el mexicano Mario Murphy Martínez fue ejecutado el 18 de septiembre de 1997 Ni recursos legales ni peticiones de clemencia lograron anular la ejecución Murphy, por 5 mil dólares, mató a Radcliff, cuya esposa, Robin, en complicidad con su amante Gerardo Hinojosa, planeó el asesinato La mujer, Hinojosa, Murphy y otras tres personas fueron procesadas por este crimen, señala el expediente del caso, pero Murphy fue el único de los acusados a quien no se le ofreció un trato para salvar su vida, se declaró culpable y fue sentenciado a muerte Los otros cinco fueron condenados a cadena perpetua Según el expediente, Hinojosa planeó el asesinato y Robin Radcliff lo ayudó, dejando la ventana de su apartamento abierta para que Murphy y un cómplice adolescente pudieran entrar La mujer, además, los guió hasta donde se encontraba su marido dormido, para que fuese golpeado y apuñalado "Espero que me perdonen" En 1990, Miguel Ángel Flores, entonces de 20 años ?menor de edad ante las autoridades estadunidenses?, residente del poblado de Borger, en el norte de Texas, fue encontrado culpable del rapto, violación y asesinato de Angela Tyson, también de 20 años De acuerdo con la información del Departamento de Justicia de Texas, la víctima fue secuestrada por Miguel en una tienda de videos el 28 de junio de 1989 En un lugar remoto, la violó Después, Miguel regresó con Angela a Borger, la acuchilló y escapó Miguel, quien no tenía antecedentes penales, se entregó voluntariamente, aconsejado por su abuelo, y fue condenado a muerte En este caso nunca se le informó a la familia de Flores sobre su derecho de llamar al consulado de México y contar con el apoyo del gobierno de su país, así como que era menor de edad cuando realizó el crimen Gilberto Velarde, cónsul de México en Houston, declaró que el consulado tuvo conocimiento del caso de Flores un año después de la sentencia, lo que, además, constituye una violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Consulares En sus últimas palabras, Flores agradeció al padre Walsh ?el sacerdote que estuvo con él en el corredor de la muerte? y a su mujer Silvia: "Te quiero mucho y te quiero decir muchas gracias por todo Quiero decir que lo lamento y hoy rezo por ustedes, para que estén en paz, y espero que me perdonen Dios espera y ahora Dios me espera" Flores nació en Ciudad Juárez, pero se crió en El Paso, Texas La familia del mexicano se despidió de él en una intensa reunión de cuatro horas, efectuada antes de que lo trasladaran al pabellón de la muerte Flores recibió la inyección letal el 10 de noviembre de 2000 En caso de que Javier Suárez Medina sea ejecutado el próximo 14 de agosto, serán cinco los mexicanos a los que se les ha aplicado una inyección letal desde que en 1982 se reinstaló la pena de muerte en Estados Unidos (Proceso 1344/ 4 de agosto/ 2002)