Revés a Fox: ejecutaron a Javier Suárez

miércoles, 14 de agosto de 2002
El mexicano Javier Suárez, condenado a muerte por el homicidio del policía antidrogas Lawrence Cadena, en 1988, fue ejecutado en la prisión de Huntsville, Texas, y con ello, quedaron en evidencia las limitaciones de la "excelente relación" que dicen tener los gobiernos de Estados Unidos y México Desde el gobernador de Texas, Rick Perry, hasta el propio presidente estadunidense, George Bush, --con quien el primer mandatario Vicente Fox tiene una estrecha relación, que incluso se tilda de "amistad"-- desoyeron las solicitudes del Ejecutivo mexicano para permutar la ejecución del mexicano Javier Suárez por una condena de cadena perpetua El caso de Suárez, acusado de asesinar a un policía antidrogas concluyó con su ejecución, cuyo proceso inició a las 18 horas, por medio de inyección letal, a pesar de la intervención de Fox, que no dejó de ser considerada como tardía e incluso meramente publicitaria Suárez fue declarado muerto a las 18:26 horas Javier Suárez, de 33 años de edad, murió después de unas horas de haberse entrevistado con sus familiares por última vez y de haberse entrevistado con el hijo del oficial por cuya muerte fue sentenciado Suárez le pidió perdón al hijo de Lawrence Cadena y éste se lo otorgó El mexicano rechazó el último alimento programado para las 16 horas A las 18 horas se enfiló al salón donde, sujeto a una cama recibió las tres inyecciones que lo privaron de la vida Fox intercedió directamente por Javier Suárez apenas el 12 de agosto pasado Dos días antes de la ejecución envió una carta a Rick Perry en la que aludió a las violaciones en las que incurrieron las autoridades estadunidenses durante las acciones contra Suárez "Al momento de su arresto, las autoridades de Texas violaron flagrantemente los derechos conferidos al señor Suárez Medina por el artículo 36 de la Convención de Viena sobre relaciones consulares", al no notificársele que se podía comunicar al consulado mexicano, estableció Fox en la misiva donde atribuyó a la ilegalidad del proceso contra el mexicano el que su gobierno no hubiera actuado a tiempo El gobierno mexicano "bien pudo haber influido en el resultado del juicio", reconoció el jefe del Ejecutivo, quien a partir de esto solicitó la suspensión de la ejecución y tener la oportunidad de hablar con Perry Mientras Fox esperaba una respuesta de Perry sostuvo una conversación con su homólogo George Bush Este miércoles 14 ambos conversaron por teléfono, según reveló Fox, quien de gira por Nuevo León aseguró que "hemos hecho todo, todo lo que hay que hacer" En contraposición, el coordinador del área de Política Internacional del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados, Sergio Acosta Salazar, acusó el martes 13 a Fox de haber intervenido en el caso de Javier Suárez de manera tardía y sólo con un interés publicitario El presidente, dijo el legislador, esperaba que su "amigo" Bush lo escuchara y por arte de un milagro se anulara la ejecución Se llegó al absurdo, resaltó, de no aprovechar incluso los recursos que el sistema judicial estadunidense ofrece para los extranjeros condenados a muerte Las acciones tardías, comentó, responden a que el presidente Fox no ha ordenado que en las representaciones de México en Estados Unidos haya "suficientes abogados especializados en la aplicación de leyes y códigos penales de la vecina nación del norte, lo cual deja a los mexicanos en completo estado de indefensión y esperanzados tan sólo a las súplicas de clemencia del mandatario a su amigo George Bush que, en este caso, como en muchos otros, no le ha servido de nada al país" El legislador reiteró: "Bush es amigo de Fox y ha solapado todoDe qué sirve tener un amigo rico cuando no se legaliza a los cuatro millones de indocumentados; no se otorgan licencias de conducir; se violan y vetan los derechos laborales; se mete a la cárcel a nuestros compatriotas, y los matan en la silla eléctrica, la cámara de gases o la inyección letal" Además, Acosta Salazar recordó que "hay otros 53 compañeros mexicanos más sentenciados a muerte, y otros 138 están a la espera de que se revise su situación jurídica, aunque podrían ser las siguientes víctimas" La polémica que se generó en torno a la situación de Suárez Medina también hizo saltar a algunos legisladores del PAN contra el gobierno estadunidense El diputado Tarcisio Navarrete primero manifestó el martes 13 que sería pertinente el replanteamiento de la visita de Fox a Texas, que inicia el 26 de agosto Pero este miércoles 14 incluso habló de la necesidad de que, en esa gira, Fox hablé de la visión de su gobierno con respecto a la pena de muerte El mandatario, dijo, en apego a su defensa de los derechos humanos, debe exponer allá la demanda de la comunidad internacional de que se suprima tal castigo Navarrete también se pronunció porque la administración nacional lleve el caso de Estados Unidos a la Corte Internacional de Justicia de La Haya La pena de muerte, agregó Navarrete, es degradante y salvaje Pocas horas antes de la ejecución de Suárez Medina, la Suprema Corte de Justicia estadunidense falló en contra del gobierno mexicano, en lo relativo a la apelación que presentó con respecto a la sentencia dada al mexicano Se había argumentado que Suárez Medina había sido objeto de actitudes crueles al suspenderse su ejecución 14 veces Sin embargo, dicha instancia contestó: "la solicitud para aplazar la sentencia de pena de muertees negada" De este modo, el último recurso para salvar la vida del acusado era el gobernador Perry, quien secundó a la Corte en su negativa y en una escueta declaración señaló: "Negué las peticiones para una posposición de 30 días de la ejecución de Javier Suárez Medina" Perry refirió que sostuvo una conversación con Fox en la que le manifestó su respeto a la soberanía de México y sus leyes "y sé que el presidente Fox reconoce la soberanía de Estados Unidos y la ley de Texas" Unos 10 familiares de Suárez Medina acudieron a Huntsville a despedirlo La reunión tuvo lugar de las 8 a las 12 horas La abogada de Suárez relató que en el episodio "hubo muchas lágrimas, pero él se mantuvo tranquilo, dando consuelo constantemente" Guadalupe Medina, madre del mexicano ejecutado, estuvo entre los asistentes, pero al igual que los demás ?hermanos, medios hermanos y el padrastro del joven? no pudo tocarlo debido a que se lo impedía un cristal

Comentarios