En riesgo, más de 20 comunidades zapatistas

domingo, 18 de agosto de 2002
En marcha, proyecto de construcción de dos presas hidroeléctricas Las obras se inscriben en el marco del Plan Puebla Panamá: CIEPAC Tuxtla Gutiérrez, Chis (apro)- Terrenos zapatistas del municipio autónomo Tierra y Libertad, así como 20 comunidades más de Las Margaritas, Maravilla Tenejapa y La Trinitaria, podrían desaparecer con la construcción de dos presas hidroeléctricas --la "Huixtán I" y "Huixtán II"--, previstas dentro del Plan Puebla Panamá (PPP), advirtió en su informe mensual el Centro de Investigaciones Económicas y Políticas de Acción Comunitaria (CIEPAC) En un análisis sobre los megaproyectos hidroeléctricos del PPP, el centro de investigación sostiene que las comunidades implicadas han rechazado tales proyectos, sin embargo, un equipo de monitoreo y estudios de campo ya está trabajando en la zona El CIEPAC explica que la presa "Huixtán I" quedará situada sobre el principal afluente del río Lacantún, en el río Santo Domingo, a 63 kilómetros al oriente de la cabecera municipal de Las Margaritas La presa pretende aprovechar los escurrimientos de agua del río Santo Domingo y tendrá una capacidad de mil 200 megavatios; incluirá una presa de arco de 175 metros de altura que formará un lago artificial, cuyo embalse tendrá una capacidad de 6 mil millones de metros cúbicos e inundará un total de 90 kilómetros de tierras En tanto, el proyecto "Huixtán II", ubicado en el río Santo Domingo, está localizado a 9 kilómetros al suroeste del proyecto de la hidroeléctrica "Huixtán", donde cruza el río Santo Domingo con la frontera de Guatemala Este tendrá una capacidad de mil 113 millones de metros cúbicos y completará el aprovechamiento de los escurrimientos y cascadas del río Santo Domingo, con una capacidad de 600 megavatios, lo que aumentará el potencial hidroeléctrico de la cuenca del río Usumacinta Además, contará con una presa de arco de 225 metros de altura y un embalse que inundará 44 kilómetros de tierras indígenas, que equivalen a 4 mil 400 hectáreas, de los cuales 3 kilómetros estarán en territorio guatemalteco El informe del CIEPAC apunta que algunas comunidades tendrán que "desaparecer", ya que quedarán inundadas; sin embargo, el proyecto justifica que se buscan "ampliar las perspectivas de bienestar y empleo en la zona sur de la selva Lacandona", y sustituir las comunidades afectadas, como son Amparo Agua Tinta, Ojo de Agua, Las Flores y California, por "nuevos centros de población" con todos los servicios municipales, comunicándolos con una amplia red local de caminos y sistemas de navegación La construcción de la red hidroeléctrica provocaría la inundación de un área en donde se encuentran asentadas unas 50 mil personas Ahí también se ubican 800 sitios arqueológicos, entre ellos Piedras Negras, Yaxchilán y Altar de Sacrificios; ello sin contar millones de árboles de madera preciosas y vida silvestre Esto implicaría el desplazamiento de las comunidades indígenas de la zona y su consecuente empobrecimiento También, una mayor presencia militar en la región "No olvidemos que el municipio de Ocosingo, Chiapas, y el departamento del Petén, en Guatemala, son de las regiones más militarizadas de Mesoamérica", sostiene el CIEPAC Cabe recordar que los presidentes Alfonso Portillo, de Guatemala, y Vicente Fox, acordaron la construcción del Complejo Hidroeléctrico Sureste, que conforman cinco hidroeléctricas que estarían ubicadas en los altos del Usumacinta, que corre a lo largo de ambos países El acuerdo se firmó el 28 de junio, en la Expo-Inversión 2002, realizada en la Cumbre de Mérida, en Yucatán, según se asienta en el memorándum de cooperación técnica con Centroamérica, explica el CIEPAC Las "cinco pequeñas presas" estarían ubicadas en la frontera entre El Petén y Marqués de Comillas, en Chiapas, y terminan en territorio de Tabasco, con el proyecto binacional hidroeléctrico "Boca del Cerro" Según el expediente técnico, la obra tendrá un costo de 240 millones de dólares, que serán aportados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), "para apoyar un proyecto de interconexión eléctrica en América Central, primer paso hacia la integración energética mesoamericana planteada en el PPP", denuncia el CIEPAC En México, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene desde 1987 los estudios técnicos relativos, en donde se sostiene que el proyecto será una "red de grandes diques", desde Sayaxché, Guatemala, hasta la presa final en Piedras Negras, punto donde el nivel del río alcanzaría 25 metros sobre el pico máximo en invierno, y aproximadamente 45 metros sobre el mínimo en verano El Complejo Sureste, específicamente los proyectos hidroeléctricos para Chiapas, son los denominados "Quetzalli", "Huixtán I", "Huixtán II", "Jattza" y "Nance", y aportarían 27 por ciento del consumo de energía a escala nacional Tras especificar el potencial de las presas, los afluentes que desembocarían en ellas, su capacidad y datos específicos sobre su construcción, el informe del CIEPAC añade que el embalse creará un lago artificial que inundará 396 kilómetros cuadrados de selvas y tierras indígenas Los proyectos "Huixtán I y II", según la investigación, serían concesionados a empresas extranjeras, vía Guatemala, concretamente a la corporación transnacional española Unión Fenosa, dueña de la empresa Deorsa, la que cuenta con el monopolio del servicio de la energía eléctrica en el norte de Guatemala En el municipio de Huixtán los pobladores denunciaron que en los últimos meses han arribado a la zona unas 50 personas, quienes argumentaron estar haciendo estudios para la creación de "lagos" Por ello han convocado a sus habitantes a asambleas extraordinarias, para exigir a las autoridades les informen y consulten sobre la construcción de cualquier obra que les afecte, explicó Mateo López Martínez, promotor de las reuniones Según el CIEPAC, la cantidad de proyectos hidroeléctricos en la región augura procesos de resistencia por parte de las comunidades afectadas Los indígenas de la región han denunciado que en las últimas fechas personas extrañas se han presentado a esta región de la Selva, con el objetivo de hacer algunos estudios para la supuesta creación de dos grandes lagos en plena selva, en donde se podrían poner en marcha dos hidroeléctricas como parte de los "proyectos de represas para Chiapas dentro del Plan Puebla Panamá" "En la selva se están reuniendo miles de indígenas en contra de este proyecto que pretenden crear y el cual destruirá miles de hectáreas y desaparecería cuando menos unas 20 comunidades, entre éstas las de los compañeros zapatistas", aseveró Mateo López Martínez, habitante de Huixtán