Texcoco: Salvación o desastre del DF

viernes, 2 de agosto de 2002
Cuando el gobierno decidió ya construir en Texcoco el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, al parecer, no había marcha atrás, a pesar de las encendidas protestas de los campesinos de las áreas expropiadas Todo indicaba que el proyecto era elemental, poco ambicioso Puede ser el desastre urbanístico definitivo para el Distrito Federal O la última oportunidad de salvar al Valle de México Por lo menos, ese es el punto de vista del reconocido arquitecto Teodoro González de León y su equipo de trabajo, que han elaborado el proyecto "México, Ciudad Futura", cuyas tesis fundamentales damos a conocer en este reporte especial Para la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, el gobierno federal escogió un sitio, pero no diseñó un proyecto integral, debido a lo cual dentro de pocos años la zona del exlago de Texcoco se habría convertido en un desastre urbano si se hubiera concretado el proyecto: Los terrenos aledaños al aeropuerto serían una inmensa mancha urbana sin servicios suficientes Se habría perdido la batalla por encontrar una solución para el abastecimiento de agua de la ciudad más grande del mundo Y las aves, que hoy pretenden salvarse, no morirían o serían ahuyentadas por causa del aeropuerto, sino por el agotamiento del agua, la insalubridad y la miseria de la zona, la ausencia de áreas verdes, una contaminación jamás padecida, en fin, un crecimiento urbano incontrolable, como lo muestra la tendencia actual Pero todo parte de un mito: que ya se recuperó el lago de Texcoco Las advertencias las hacen los miembros del despacho Futura Desarrollo Urbano, que encabeza el arquitecto Teodoro González de León, quienes tienen una propuesta 100% realizable en sus aspectos conceptuales, técnicos y económicos: el rescate del lago de Texcoco, en el que el grupo viene trabajando desde hace más de cuatro años Por eso, señalaron: El lago no existe Hay que recuperarlo en la medida de lo posible (el 80% es un desierto) Pero no para devolver a la ciudad el mito de su existencia, sino para crear en la zona un polo de desarrollo urbanístico ambiental a 20 años que, en principio, solucione el problema del agua para toda la cuenca del Valle de México Lo prometieron: La Ciudad de México potencialmente puede ser autosuficiente en agua Se conseguiría mediante la inundación del lago (y su interconexión con otros) La inundación se lograría con la captación total del agua proveniente de las sierras aledañas para evitar traerla ya del Lerma y del Cutzamala; el reuso del agua, para no seguir contaminando el Valle del Mezquital con aguas negras; la reducción de las costosas fugas a estándares internacionales, la reinyección del subsuelo, el cuidado de los bosques y un plan muy agresivo de reforestación De esa manera se dejaría de tirar 97% del agua hacia el Golfo de México y, de una vez por todas, se aseguraría a los capitalinos ?en 20 años serán de 24 a 26 millones? un sistema acuífero a la altura de su urbe Desde hace muchos años la ciudad no impulsa un proyecto integral por encima de sus necesidades, dijeron estos especialistas en noviembre del 2001 Siempre en retraso, siempre al día, siempre rebasadas, las autoridades no le han entrado de frente a la problemática de la Ciudad de México, que los jóvenes discípulos de González de León, en entrevista, juzgaron como inaplazable Mejor: como su última oportunidad, según exponen Alberto Kalach, Juan Cordero, José Manuel Castillo Olea y Gustavo Lipkau, en el encuentro concertado por Xavier Guzmán Y con pasión y precisión dibujaron sobre el mapa de Texcoco su respuesta ante una ciudad agria y un conformismo asfixiante: Agua para todos, vialidad amable, mejoramiento en la calidad del aire, apertura de espacios públicos ?que incluyen zonas para que los habitantes del oriente de la ciudad se beneficien (incluso como socios) en el desarrollo económico?; utilización del ferrocarril anticontaminante, aprovechamiento de carreteras para evitar la entrada a la urbe, empleo del viejo aeropuerto como avenida mayúscula enmarcada en un inmenso Chapultepec del oriente, hábitat respetable para las aves El proyecto de rescate de los lagos costaría 200 millones de dólares, menos, incluso, de la cifra que el gobierno federal ha designado para el nuevo aeropuerto La nueva terminal área, en el esquema de México, Ciudad Futura, estaría integrada al desarrollo total como un islote dentro del lago, aprovechando sus ingresos para la población local, amplias zonas ecológicas, avenidas fluidas y trenes ligeros, que reducirían el tiempo de viaje de la Ciudad de México a la nueva central, que sería menor que el que se realiza hacia el actual, y devolverían a la capital su centro Lo dijo así Kalach en su despacho de Filometo Mata número 11: "El proyecto del lago beneficia a toda la ciudad, cambia su clima, cambia el aire que respiramos Implica una zona de parques, porque la Ciudad de México tiene muy pocos parques Crea un nuevo espacio público en el lago, con los lagos interconectados Puedes agarrar una lanchita y cruzarlo, es tuyo Actualmente no hay espacios públicos, ése es uno de los problemas que se tienen que entender Todo está congestionado "Creemos que es un proyecto social muy importante, un proyecto donde por primera vez podrían trabajar diferentes secretarías que empezaran a aprender a coordinar esfuerzos: la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, pero también las de Medio Ambiente y de Desarrollo Social, diferentes entidades y diferentes municipios con otros proyectos Esta ciudad desde hace muchos años no tiene proyectos, salvo el Metro y el plan hidráulico Todo lo demás va como va sucediendo Pensamos que puede dirigir el crecimiento urbano de los próximos años Ahora que se habla mucho del Centro Histórico, volvería a centrar el centro Ese proyecto podría volver a darle una economía positiva al Centro Histórico, puesto que vuelve a poner el Centro en el centro; le vuelve a dar la importancia La ciudad ha crecido hacia el poniente, y ésta se ha convertido en la zona más pobre Es la gran oportunidad de volver a proporcionar a la ciudad una cierta equidad" Más lago que aeropuerto El proyecto México, Ciudad Futura fue promovido por el profesor Carlos Hank González durante las últimas semanas de su vida; envió discos compactos con el mismo a inversionistas y políticos, en lo que se interpretó como un claro apoyo a la construcción del nuevo aeropuerto del Distrito Federal en Texcoco, en coordinación con el gobierno del Estado de México (Proceso 1289 y 1293) Sin embargo, los autores del proyecto aclararon: "Nosotros decimos que debe ser lago más aeropuerto, no aeropuerto más rescate ecológico Es al revés El aeropuerto pone el rescate del lago en el centro de la discusión y nosotros creemos que puede beneficiar a impulsar el proyecto del lago La diferencia es que para nosotros es fundamental rescatar el lago y para el gobierno hacer un aeropuerto" En 50 años, se ilustra en el video México, Ciudad Futura, "la Ciudad de México se ha convertido en un retrato de una sociedad contrastada y desigual que ha pasado de 2 millones a 185 millones de habitantes" También se expone: "Las obras de infraestructura no han servido para conducir o darle rumbo al crecimiento urbano y se han ejecutado casi siempre posteriormente a que fraccionadores o invasores ocupen el suelo" Y se centra en Texcoco: "A sólo 10 kilómetros del Zócalo, se conserva el lecho del antiguo Lago de Texcoco, un extenso territorio que puede convertirse en el sitio de la más ambiciosa estrategia de desarrollo que la ciudad jamás haya visto México, Ciudad Futura es un proyecto que propone crear un desarrollo con el cual se influya de manera positiva en toda el área metropolitana, en la zona centro del país Este proyecto generará un sistema de lagos contiguos o interconectados por infraestructuras urbanas Estos lagos, tres veces mayores que la bahía de Acapulco, estarán alimentados por aguas residuales que la ciudad actualmente desecha" En La ciudad y sus lagos, volumen publicado por Clío en 1998, Teodoro González de León narró cómo hace 30 años el ingeniero Fernando Hiriart le obsequió un ejemplar del Proyecto Texcoco, que proponía la creación de una serie de lagos en el Valle de México, concebido por el ingeniero Nabor Carrillo con un grupo de colegas y científicos, entre ellos Hiriart Señaló el arquitecto: "Nació en mi imaginación una nueva ciudad posible que recuperaba la ciudad lacustre originaria Trasmití mi entusiasmo al ingeniero Hiriart y él, con toda cautela, me explicó que sólo era el inicio de un programa muy complejo Quedaba mucho por andar Después me enteré de que el proyecto dejaba de tener prioridad En su lugar se emprendía otra obra en la que se aplicarían todos los recursos: el drenaje profundo No tengo argumentos técnicos para juzgar esa decisión, pero sí me doy cuenta de que fue en dirección totalmente opuesta al Plan Texcoco Con el drenaje profundo se deja escapar 90% del agua que la naturaleza penosamente sube a este valle, a 3 mil metros de altura" Como maestro suyo, Teodoro González logró trasmitir sus inquietudes a Alberto Kalach, quien en la Facultad de Arquitectura de la UNAM, en 1997, empezó a trabajar en el taller Ciudad de México, y a raíz de la huelga buscó otros espacios que anclaron en México, Ciudad Futura, punto de reunión de diferentes técnicos, arquitectos, ingenieros, hidráulicos, pintores, escultores e historiadores En ese proyecto no aparecía aún el aeropuerto Hacia octubre de 1998, con el Instituto de Cultura de la Ciudad de México, se organizó el congreso "Vuelta a la ciudad lacustre", del que se editó una memoria Dispuestos en cuatro mesas, debatieron personajes de la talla de Jorge Cruickshank García ?director del Plan Texcoco, que rescató el lago Nabor Carrillo?, Gabriel Quadri de la Torre, Jorge Legorreta, Gabriel Auvinet, Fernando Ortiz Monasterio, Arlette López Trujillo, Teresa Rojas Rabiela, Víctor Hugo Cabrera, así como González de León y el propio Kalach, entre otros Explicó su equipo (en total trabajan con ellos unas 10 personas más): "Otra cosa en la cual nosotros nos hemos fijado mucho es en la experiencia de Cruickshank, creemos que es valiosísima Sus pastos le han funcionado razonablemente bien, les pusimos un índice de efectividad de 30 o 40%, requieren muchísima agua, requieren muchísimo trabajo, es una zona muy salina, han acabado con las tolvaneras en gran parte En su arbolado dentro de la zona federal, dentro de la zona del lago, hay algunos pequeños manchones que han prendido, entonces ahí le asignamos de 10 a 15% de éxito Y en la etapa lacustre se tiene un éxito de 100% Si este señor, gran científico y gran técnico mexicano que ha estado trabajando durante 30 años siguiendo una línea que viene desde hace muchos más años, ha tenido un gran éxito en crear lagos, creemos que lo más recomendable es aprovechar sus experiencias y crear más lagos; esa es una premisa en la que nos hemos basado y a partir de ahí queremos multiplicarla" Agua, tierra, aire ¡fuego! ?El suyo es un proyecto independiente ¿Cuáles son las diferencias con el proyecto oficial y cuáles los beneficios que ofrece? ?se le preguntó a Kalach ?Las diferencias son fundamentales: Nuestro trabajo de los últimos cinco años ha ido enfocado a la cuestión hidráulica, y creemos que para la subsistencia de la ciudad es fundamental manejar bien el agua, y rescatar esta zona como un lago Ésa es la diferencia ?¿Qué tanto han avanzado para hacerlo realidad? ¿Qué pasos les quedan por dar? ?El proyecto se ha presentado a muchas instancias, a diferentes gobiernos y a diferentes secretarías Desde luego que es un proyecto sumamente atractivo y que causa interés, pero nadie lo ha asumido Y nadie lo ha asumido porque rebasa a todas esas instancias No le compete a la Secretaría de Medio Ambiente porque no hace aeropuertos, no le compete a Comunicaciones porque no hace rescates ambientales ni vigila el desarrollo urbano, la Comisión Nacional del Agua (CNA) no hace infraestructura vial, entonces se necesita una gran coordinadora; si en verdad queremos hacer un proyecto de esta naturaleza ?y de esta naturaleza se tienen que hacer el resto de los proyectos importantes del país?, hay que empezar a crear coordinaciones que puedan poner en sintonía los intereses del Distrito Federal con los intereses de Comunicaciones, con los intereses del Estado de México, con los de Medio Ambiente, con los grupos de ecologistas y con la población en general "Hemos tocado puertas, pero no existe el mecanismo institucional para hacer un proyecto de esta naturaleza; es decir, un proyecto de esta naturaleza lo tendría que dirigir, como está el organigrama actual, el presidente Creo que mediante la buena información de los medios podemos presionar para que el gobierno cree un organismo que pueda coordinar a todas las secretarías" ?¿El proyecto de ustedes rebasa la capacidad de soluciones que está dando el gobierno para resolver los problemas del Valle de México? ?Sí En esa publicación que hizo Clío hace dos o tres años, escribe un ensayo muy interesante Gabriel Quadri, en el que, además de mostrar una aproximación de costos, también hace un esquema de organización institucional donde se crea lo que él en aquel entonces llamaba corporación, un consejo del lago de Texcoco, que abriga a los gobiernos del Estado de México y del Distrito Federal, a la CNA, universidades, centros de estudios e inversión privada Tiene que haber una gran cúpula que permita que todos los actores focalicen y lleven a cabo sus intereses; que Comunicaciones logre hacer su aeropuerto ?que se requiere?, pero que se solucionen todos los demás aspectos necesarios fundamentales "Lo que se acaba de decidir no es un proyecto, sino un sitio, y ahora el proyecto hay que generarlo, y para crear el mejor proyecto posible hay que ir sumando ideas y fuerzas, argumentar y ver cómo se construye el mejor proyecto integral para el lugar "Una vez que se ha decidido el sitio, lo que nosotros queremos es trabajar con todos, de manera que se pueda lograr este gran proyecto para la ciudad, y a partir de ahí seguir atacando todos los problemas Falta conjuntar todo esto y demostrar que es el mejor esquema y que tenemos los elementos suficientes para que se lleve a cabo "Creemos que el proyecto tiene que ser apartidista, pues si nos casamos con un grupo político o con un partido político, automáticamente nos estamos colocando la soga al cuello Esto tiene que ser integral, y tienen que estar perredistas, priistas, panistas y todos los demás partidos que existan, y, desde luego, la sociedad civil, las instituciones Seguimos un contacto cercano con la UNAM, inclusive trabajando en muchas cosas con ellos Hemos tenido buenos contactos con el gobierno del Estado de México, con la CNA, con Comunicaciones, con el gobierno del Distrito Federal ?¿Qué posibilidades ven de que se pueda realizar? ?Nosotros estamos optimistas Técnica y económicamente es 100% factible Es decir, no es un proyecto que esté fuera de los dineros que se manejan ---Y políticamente, ¿es factible? ?Políticamente, es atractivísimo (Proceso1308, 25 de noviembre del 2001)