Se mantendrán retenes en San Miguel Canoa

viernes, 23 de agosto de 2002
Puebla, Pue (apro)- Ante el clima de violencia que se vive en San Miguel Canoa, detonada por la presencia de autoridades judiciales y ambientales para evitar la tala inmoderada de árboles, el gobernador Melquiades Morales advirtió que "no habrá tregua y, si es necesario enviar más vigilancia, se hará, pero no se quitarán los retenes" Los retenes fueron colocados hace poco más de un mes, con el fin de evitar el tráfico de madera y, por ende, la explotación irracional de recursos naturales, toda vez que la Semarnat alertó sobre la excesiva deforestación en la zona de La Malintzi, ubicada a menos de veinte kilómetros de la ciudad de Puebla Pero tal medida no fue bien recibida por los lugareños, que en su mayoría se dedican a actividades relacionadas con la explotación de madera, aunque en las recientes protestas aseguran que la leña, "en gran parte, sólo se utiliza para autoconsumo" Pero además acusaron que los retenes no servían para evitar el tráfico de maderas, sino para extorsionar a quienes trataban de llevarla, sin importar la cantidad, con sumas entre los 2 mil y 3 mil 500 pesos Al respecto, Morales Flores fue tajante: "Los retenes no son para extorsionar sino para vigilar y no vamos a permitir que por el beneficio de unos cuantos, se afecte a toda una población de cerca de dos y medio millones de habitantes (refiriéndose a la capital poblana), y por eso se aplicará la ley" De hecho, dijo que sería la primer gestión que no permitirá la presencia de talamontes profesionales, "porque en anteriores administraciones las autoridades fueron muy complacientes, hay que reconocerlo" Y sentenció: "Se acabó, no habrá tregua, y seguiremos como hasta ahora, con las mismas acciones que nos han permitido cerrar 19 aserraderos que funcionaban de manera ilegal" NIEGAN VIOLENCIA Luego que la madrugada de este jueves se suscitara un enfrentamiento entre los habitantes del poblado y elementos de la Policía Municipal del ayuntamiento capitalino, que tuvieron que salir huyendo de esa junta auxiliar perteneciente a la capital, el gobierno del estado se dio a la tarea de minimizar los hechos y asegurar que no había pasado de "unos jaloneos" Sin embargo, la realidad es otra Desde temprana hora, cuando se intentaba detener a supuestos talamontes, se hizo estallar un cohetón para dar aviso a la población y, de inmediato, salieron hombres a encarar a los uniformados Pero lo que más sorprendió fue que eran mujeres la mayoría de quienes salieron a evitar la detención Y es que ellas suman el 65 por ciento de la población, con edades que van de los 20 a los 65 años, según datos del Consejo Estatal de Población Al ver a la turba, los policías trataron de pedir apoyo; incluso a elementos de Seguridad Pública estatal, que se negaron a entrar al lugar por la fama agreste que se creó, sobro todo a partir de septiembre de 1968, cuando al grito de "¡fuera comunistas!", el pueblo ejecutó a trabajadores de la Universidad Autónoma de Puebla (UAP), que habían parado en el poblado cuando el mal tiempo les impidió, la noche del 14 de septiembre de ese año, subir a La Malinche Ahora la policía tampoco quiso entrar al pueblo Sobre el particular, Seguridad Pública del municipio de Puebla aseveró que no se trató de un enfrentamiento, y menos que agentes de la corporación se vieran forzados a dejar el lugar ante la intimidación de la gente Y el secretario de Gobernación estatal, Carlos Arredondo Contreras, minimizó los hechos: "No pasó de unos jaloneos" Lo cierto es que ese poblado ha encendido un foco rojo en el gobierno estatal y en los cuerpos de seguridad, que incrementarán su presencia en la zona y endurecerán su postura contra los habitantes La violencia vuelve a campear de nuevo en Canoa 23/08/02

Comentarios