Afanes y frustraciones de Marta

domingo, 4 de agosto de 2002
Gracias al poder que ejerce en las altas esferas gubernamentales, Marta Sahagún, esposa del presidente Vicente Fox, logró ocupar un lugar destacado durante los actos oficiales y religiosos que encabezó el Papa Juan Pablo II en su reciente visita a México Mediante su nunciatura apostólica en México, el Vaticano intentó aplacar el desmedido protagonismo de Marta Sahagún Pero no pudo Debido a esto, la esposa del presidente, a quien la Iglesia no considera como tal, provocó fricciones protocolarias que molestaron hasta al mismo Papa Desde que Juan Pablo II llegó al hangar presidencial, la noche del 30 de julio, Sahagún acaparó los reflectores de los medios al sentarse a su lado en el acto oficial de bienvenida La escenografía estaba bien montada Frente a las cámaras de la prensa y la televisión, un estrado adornado con flores en el que sólo había tres sillas: la de Marta, la del Papa y la de Fox Feliz, Marta Sahagún lucía un traje sastre de color oscuro Relumbraba un broche en la solapa de su saco Junto a su marido, esperó de pie a Juan Pabllo II Cuando éste llegó, también ella se inclinó y casi se arrodilló, para besarle la mano derecha en que portaba el anillo pontificio Pasaron luego a sus asientos El Papa quedó en medio de la pareja de Los Pinos Y así, una emocionada Marta Sahagún permaneció sentada al lado izquierdo del pontífice durante todo el acto, aunque nada halagador debió haber sido para ella que Juan Pablo II, al iniciar su discurso, haya omitido mencionarla Al terminar la ceremonia, un grupo de obispos y arzobispos mexicanos subieron al estrado para saludar al Papa Ya ahí, los prelados se vieron obligados a saludar también a Marta, quien, ceremoniosa y con la cabeza baja, fue besando la mano de cada jerarca: Norberto Rivera Carrera, arzobispo primado de México; Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo de Guadalajara; Ernesto Corripio Ahumada, arzobispo emérito de México; Luis Morales Reyes, presidente del episcopado; Martín Rábago, obispo de León; Abelardo Alvarado, secretario general del episcopado; Javier Navarro, obispo de San Juan de los Lagos ¿Cómo logró Marta Sahagún estar en el centro de la ceremonia de bienvenida? Personas cercanas a la jerarquía eclesiástica comentaron que la silla que ocupó estaba destinada al cardenal Rivera Carrera, por ser el anfitrión Incluso la Santa Sede, a través de su nuncio Giuseppe Bertello, exigía ese lugar para el cardenal Sin embargo, mediante acalorados forcejeos que se dieron en la nunciatura el mismo día de la llegada del Papa, el subsecretario para Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación, Javier Moctezuma Barragán, logró imponer a Marta Sahagún volvió a acaparar los reflectores internacionales el miércoles 31, durante la ceremonia de canonización de Juan Diego, en la Basílica de Guadalupe Ahí se sentó en primera fila y justo frente al Papa La mayor parte de la misa, permaneció tomada del brazo de su esposo Al lado derecho de Marta, se sentaron los tres hijos que procreó con Manuel Bribiesca Godoy, con quien sigue casada por la Iglesia: Manuel, Jorge y Fernando Y al lado izquierdo de Fox, estuvieron los cuatro hijos que adoptó con Lilián de la Concha, su todavía legítima esposa para el clero: Paulina, Cristina, Vicente y Rodrigo, quienes, al momento de la comunión, subieron al altar para recibir la hostia de manos del Papa Castigados por la Iglesia a no recibir los sacramentos, puesto que viven en pecado por no haber anulado sus respectivos matrimonios eclesiásticos, Marta y Vicente se limitaron a ver comulgar a sus hijos Marcial Maciel, líder de los Legionarios de Cristo, amigo del Papa y quien ayuda a Marta a anular su matrimonio eclesiástico, también asistió a la misa En un momento se acercó a saludar a la pareja de Los Pinos La tarde de ese día fue la audiencia privada que le concedió el Papa a Fox, en la nunciatura apostólica Desde días antes de la visita, el gobierno informó que a esa audiencia asistirían el presidente y su esposa Lo cierto es que los periodistas apostados a las afueras de la nunciatura vieron entrar, a las 18:40 horas, únicamente al presidente Fox, en una camioneta Minutos antes había entrado un Marquis negro con cristales polarizados, por lo que no se pudo identificar a sus tripulantes Al parecer, ahí viajaba furtivamente la señora Sahagún Al terminar el encuentro, volvieron a salir los dos vehículos Y nuevamente Fox en la camioneta, sin Marta Las fotografías del encuentro, publicadas al día siguiente en los periódicos, muestran únicamente a Fox con el Papa ¿Por qué viajaron por separado? ¿Por qué en las fotos no aparece Marta? En Comunicación Social de Presidencia explicaron a Proceso que las fotos en las que salía la señora Sahagún se las llevaron los fotógrafos del Vaticano que acompañaron al Papa "Pídanselas a ellos", dijeron Sin embargo, una fuente cercana a la Iglesia informó que Marta Sahagún sí estuvo en la nunciatura, pero no fue recibida por el Papa, quien platicó con Fox en la sala privada reservada para él, mientras que Marta permanecía en la sala de otro edificio de la sede diplomática Las razones de Juan Pablo II para no recibir a Sahagún ?cuentan estas fuentes? eran justamente su enlace irregular con el presidente, por lo que hubiera sido "contradictorio" con la doctrina de la Iglesia recibir en la propia nunciatura, territorio vaticano, a una pareja que vive en "amasiato" Además, el Pontífice estaba "molesto" por la forma "ostentosa" en que se exhibía la señora de Fox, tanto en el acto oficial del hangar presidencial, como en el religioso de la Basílica, donde el protocolo vaticano no podía imponerse Marta Sahagún, empero, aseguró al periódico El Universal que ella también estuvo en esa audiencia: "Nada más estuvimos Vicente y yo con su Santidad hablando sobre México, sus problemas y sus habitantes" ?¿Cuál fue el trato que les dio Juan Pablo II como matrimonio? ?fue la pregunta del reportero de ese diario ?El Papa es un hombre lleno de amor y misericordia; creo que eso por sí solo responde a la pregunta La Presidencia de la República reafirmó la versión de Sahagún mediante un comunicado emitido esa noche En él agregó que la entrevista entre el Papa, Fox y su esposa duró unos 20 minutos, y en ella se habló sobre la situación de los indígenas, la pobreza y la marginación Y también sobre la iniciativa que promueve la Santa Sede denominada "globalización de la solidaridad" La insistencia Al día siguiente, Marta Sahagún volvió a estar presente durante la ceremonia de despedida del Papa, en el hangar presidencial También estaban tres hijos de Fox: Ana Cristina, Paulina y Rodrigo Ahora se habían dispuesto cuatro sillas para que fueran ocupadas por Marta Sahagún, Fox, Juan Pablo II y el cardenal Rivera Carrera El Papa no se prestó a esta nueva maniobra No quiso sentarse ahí, por lo que el Estado Mayor ordenó retirar las sillas y no hubo ceremonia oficial de despedida Tan pronto el Papa llegó de la Basílica de Guadalupe, donde acababa de beatificar a los dos mártires de Cajonos, Fox se acercó al papamóvil para saludarlo Esta vez no le besó el anillo pontificio Se limitó a estrecharle la mano Eso sí, se sentó en el interior del papamóvil y le dijo algo al oído Marta Sahagún no quiso quedarse atrás Avanzó hacia el vehículo papal e intentó meterse Pero un agente de seguridad del Vaticano la paró de tajo Sahagún tuvo que esperar afuera Hasta que el Pontífice bajó del vehículo y se subió a la pequeña plataforma rodante en la que se transportaba, Sahagún logró colarse en un espacio que había entre su esposo y el agente de seguridad Sólo así pudo volver a besarle la mano al Papa En sus cinco visitas a México, ésta fue la única en la que Juan Pablo II no pronunció un discurso de despedida, como lo hizo en las cuatro anteriores: en la de 1979, 90, 93 y 99 Fue una ceremonia muy breve De unos 10 minutos de duración Y mientras le tocaban Las golondrinas, el Papa subió al avión que lo regresó a Roma Todavía no despegaba la aeronave, cuando el vocero de Presidencia, Rodolfo Elizondo, dijo a los periodistas congregados en el hangar que el presidente sí daría un mensaje Fox leyó un texto que comenzaba "con las últimas palabras de su santidad: me voy pero no me voy, me voy pero de corazón me quedo, me voy pero no me ausento: México lindo, ¡Dios te bendiga!" Y señaló que Juan Diego, el santo indígena recién canonizado por el Papa, servirá de "inspiración" para el pueblo de México Mientras tanto, en los círculos eclesiásticos se comentaba que Marta Sahagún intentó que su fundación altruista Vamos México tuviera relación con su homóloga del Vaticano, la Fundación Populorum Progressio Y que para esto, desde días antes de la visita del Papa, buscó el apoyo de Cáritas de la Arquidiócesis de México Sin embargo, se dice que en Roma no quisieron tener tratos con Vamos México, puesto que la fundación vaticana no suele apoyar a organizaciones civiles, sino a eclesiásticas En la columna Templo Mayor, publicada el 26 de julio en el diario Reforma, trascendió que lo que realmente intentaba Marta Sahagún era obtener dinero del Vaticano: "Hablando de lana, dicen que hasta Juan Pablo II le tendrá que entrar con la suya Según esto, Marta Sahagún solicitó a la Fundación Populorum Progressio del Vaticano un donativo para Vamos México durante la visita del Papa" Por lo pronto, no ha quedado claro si Marta Sahagún se reunió o no con el Papa Ante estas versiones encontradas, el sacerdote Antonio Roqueñí Ornelas, experto en derecho canónico y conocedor del protocolo vaticano, sospecha que el Papa finalmente no recibió a Marta en la nunciatura, como tampoco la recibió en el Vaticano, el 18 de octubre del año pasado, durante una gira que Fox realizó por Europa En esa fecha, el Papa recibió al mandatario mexicano Sahagún sostuvo entonces que, por separado, ella también pudo charlar con Juan Pablo II, gracias a la intervención de su protector Marcial Maciel, quien además conoce al padre de Marta desde que ambos eran niños y vivían en Cotija, Michoacán Dice Roqueñí: "Es muy extraño todo esto Al Papa siempre lo acompaña un fotógrafo oficial del Vaticano que toma fotos de las personas que se reúnen con él Y yo no he visto ninguna foto de esos encuentros con la señora Sahagún "Me da la impresión de que no hubo esta reunión en la nunciatura Ni tampoco el encuentro del año pasado La principal interesada en mostrar las fotos es la misma señora Sahagún Pero no hay nada No hay pruebas contundentes Tal vez ella, para legitimarse, esté inventando esas reuniones"

Comentarios