Análisis Político: Las riendas de San Lázaro

jueves, 8 de agosto de 2002
México, D F(apro)- Al interior de PRD y PRI se han comenzado a dar las primeras jugadas, los movimientos iniciales, para conformar las nuevas bancadas en la Cámara de Diputados a partir del 2003 Pero sobre todo ha empezado la lucha por saber quiénes encabezarán los grupos parlamentarios, pues de ahí dependerá mucho del apoyo para quienes aspiren a la candidatura presidencial en el 2006 En el PRD cayó de sorpresa la noticia de que Cuauhtémoc Cárdenas tiene la intención de lanzarse como candidato a diputado federal y, además, ser el responsable de palomear a los aspirantes a ocupar una curul en San Lázaro Mientras que en el PRI, las polémicas declaraciones de la secretaria general Elba Esther Gordillo, al criticar a quienes impugnan al gobierno de Vicente Fox ?labastidistas y a Diego Fernández de Cevallos--, fueron consideradas como un alejamiento a la "alianza estratégica" que había planteado con Roberto Madrazo, quien también aspira a ser el líder de la bancada de su partido en la Cámara de Diputados, y de ahí saltar a la candidatura presidencial en el 2006 Vamos por partes Para el caso del PRD la posibilidad de que Cárdenas sea diputado y líder de su partido en San Lázaro coincide perfectamente con la línea de la nueva dirigente del partido, Rosario Robles, con quien mantiene una sólida amistad y comparte el mismo proyecto político Robles ascendió a la presidencia del PRD, dejando atrás a Jesús Ortega, por el apoyo incondicional de Cárdenas La corriente de Rosario y Cuauhtémoc desplazó a las de Amalia García (los amalios) y de Jesús Ortega y Jesús Zambrano (los chuchos), y ahora se encamina hacia la candidatura presidencial Tras las derrotas en 88, 94 y 2000, difícilmente Cuauhtémoc Cárdenas puede ser nominado por el PRD como su candidato presidencial, pero el michoacano sí puede apuntalar al próximo aspirante, a saber, su hijo Lázaro o la propia Rosario Robles Sin embargo, hay un par de personajes que también estarían en la pelea: el gobernador de Zacatecas, Ricardo Monreal, y el jefe del gobierno del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador El zacatecano y el tabasqueño, desde sus gobiernos, han trabajado con un fin eminentemente electoral Monreal ha empezado a buscar el voto de los suyos no sólo en territorio nacional, sino que ha viajado varias veces a Estados Unidos, en busca de la simpatía de los connacionales que se encuentran radicando en ese país ?22 millones aproximadamente, según cifras oficiales--, bajo el entendido que en el 2006 ya se permitirá que los mexicanos radicados en el extranjero emitan su sufragio, convirtiéndose en un factor determinante en la próxima contienda presidencial Por su parte, López Obrador ha cuidado que su gobierno apoye a los sectores más desprotegidos de la Ciudad de México ?ancianos, desempleados y jóvenes estudiantes--, con una clara intención de ganarse su simpatía para el futuro Así, en el PRD se prevén fuertes enfrentamientos internos por la disputa por la dirigencia en la Cámara de Diputados, la cual se podría convertir en el trampolín natural hacia la candidatura presidencial del 2006 De ahí que López Obrador tenga también la intención de meterse en el palomeo de los candidatos a diputados federales y, sin duda, tratará de incorporar a los suyos en el palacio legislativo Del lado del PRI los enfrentamientos entre Elba Esther Gordillo y Roberto Madrazo son muy evidentes Cuando se dio la campaña interna por la dirigencia nacional del priismo, la líder del SNTE confesó que había aceptado ser la aspirante a la secretaría general de su partido para formar con el tabasqueño una "alianza estratégica" Dicha alianza se trataba de algo muy simple: Elba Esther Gordillo siempre ha aspirado a ser la presidenta nacional del PRI, y el acuerdo con Madrazo sería que lo ayudaría a ganarle a la labastidista Beatriz Paredes, con la intención de hacer un "enroque" de cara a las elecciones del 2003 Es decir, que Madrazo pasaría a ser candidato a diputado federal para dirigir la bancada de su partido y de esa manera negociar con el gobierno de Fox todas sus iniciativas, y de ahí lanzarse como aspirante presidencial en el 2006 Elba Esther, en tanto, pasaría de manera casi natural a dirigir el PRI como siempre lo ha soñado El problema es que los tiempos internos se adelantaron en el PRI, y Madrazo y Elba Esther han tenido fuertes diferencias por manejar las riendas del partido, a favor o en contra del gobierno foxista Habría que recordar que la maestra tiene una fuerte amistad con el canciller Jorge Castañeda y que tampoco ha ocultado esta misma relación con el presidente Vicente Fox, circunstancia que políticamente no es bien vista por los priistas, y menos por Roberto Madrazo PRI y PRD, entonces, ya empezaron su lucha interna por el manejo de las riendas de San Lázaro, y del PAN poco se sabe Los panistas vienen reaccionando muy lentamente, fuera del ritmo de los tiempos políticos, y si mantienen esta velocidad, no sólo perderán espacios en la Cámara de Diputados, sino también se distanciarán en la carrera de los partidos por la silla presidencial, afectados de por sí por los yerros del gobierno foxista que, con la cancelación del aeropuerto en Texcoco, sigue aumentado la lista de sus fracasos07/08/02

Comentarios