Abusos del contraataque

martes, 10 de septiembre de 2002
París - ¿Cuántos presos se encuentran realmente en la base militar estadounidense de Guantánamo? ¿Cuántos siguen detenidos en campos militares estadunidenses en Afganistán? ¿Cuántas personas fueron detenidas en Estados Unidos en el marco de la investigación judicial sobre los atentados del 11 de septiembre? Imposible saberlo con precisión Los únicos datos disponibles son los que comunican a cuentagotas y regañadientes el Pentágono o el Departamento de Justicia "Es nuestra única fuente de información El gobierno bloquea cualquier intento de hacer investigaciones independientes", denuncia Jaime Fellner, responsable de Human Rights Watch (HRW) Fellner trabaja desde hace seis meses en los numerosos problemas que plantea, en los campos jurídico y de los derechos humanos, la lucha antiterrorista del gobierno de Bus Es autora de un informe detallado sobre el tema El Pentágono afirma que hasta mediados de agosto último había 598 presos en Guantánamo La prensa estadunidense especula que son de 39 países, pero los altos mandos militares se niegan a revelar sus nombres y sus nacionalidades A finales de julio, anunciaron escuetamente el traslado a Guantánamo de 35 "combatientes ilegales" más, aparentemente detenidos en Afganistán Precisaron que, a su llegada, se les había entregado "una copia del Corán y lo que necesitaban para su aseo personal", y que se les había autorizado escribir una carta a una persona de su elección Según pudo saber HRW, los prisioneros ya no están encerrados en las especies de jaulas, cuyas fotos dieron la vuelta al mundo a principio del año, causando conmoción internacional De fuente oficial se sabe que en julio el Pentágono autorizó la construcción de 200 nuevas celdas, ya que las 600 existentes estaban llenas En octubre se habrá acabado la edificación de otras 800 Siempre de fuente oficial, se precisa que no todas las nuevas celdas estarían ocupadas por detenidos La meta de las autoridades militares estadunidenses sería intercalar las celdas vacías entre las ocupadas para evitar que los presos se comuniquen entre sí Las jaulas en las que estaban encerrados los primeros detenidos enviados a Guantánamo se encontraban en el Campo Militar X-Ray Las nuevas instalaciones fueron construidas en el Campo Delta, a la orilla del mar El traslado de los presos de un campo a otro se llevó a cabo el 28 de abril "Testigos materiales" No se sabe con certeza cuántas personas fueron detenidas después del 11 de septiembre Se habla de mil 500 HRW maneja la cifra de mil 200 "Según fuentes oficiales, quedan 74 encarcelados", precisa Jaime Fellner, localizada telefónicamente en Nueva York --Hay quienes hablan de 200, --HRW no tiene manera de confirmar o desmentir los datos oficiales y oficiosos De todos modos se sigue sin conocer la identidad de estos encarcelados De allí la importancia de la decisión de la juez Kessler Estos presos nunca fueron juzgados No tienen abogados para defenderse "El gobierno afirma que 752 extranjeros fueron arrestados por haber violado las leyes de inmigración y tenemos entendido que la mayoría fue expulsada de Estados Unidos Ninguno fue acusado por crímenes ligados al terrorismo Entre quienes siguen actualmente encarcelados destaca el caso de los material witneses (testigos materiales) "Se trata de personas que tienen informaciones susceptibles de ser útiles en juicios contra terroristas", explica Fellner "Tenemos identificados a 36 Quizá hay más" -- ¿Estas personas llevan meses encarceladas solamente porque saben algo? --Así es No están involucradas en nada, no se les acusa de nada, pero están presas con delincuentes y criminales Hay una ley en Estados Unidos que permite al gobierno apresar testigos Es para asegurarse que se presenten a testimoniar ante el Gran Jurado --Pero de allí a encarcelarlos durante meses --Es increíble e inadmisible Por supuesto, el gobierno no da sus nombres, La ley estipula que pueden recibir visitas de sus familiares y, por supuesto, que deben ser defendidos por un abogado, pero no pudimos averiguar si las autoridades cumplen con sus obligaciones Las organizaciones estadunidenses de defensa de los derechos cívicos y humanos denuncian las prerrogativas que está concediendo a sí misma la administración Bus en el marco de su lucha antiterrorista, advirtiendo que éstas amenazan el equilibrio entre el Poder Ejecutivo y el Judicial En la situación actual, cualquier ciudadano estadunidense puede ser detenido y encarcelado secretamente por ser considerado "combatiente ilegal" sin que el gobierno tenga que justificar esa acusación ante la justicia "Es la esencia misma de nuestra democracia la que está en juego", alerta Jaime Fellner, quien nota que sus conciudadanos empiezan a reaccionar ante esa situación "Si bien las encuestas siguen demostrando que una amplia mayoría de los estadunidenses aprueba la política antiterrorista del gobierno de Bush, es evidente también que cada vez más gente cuestiona el carácter secreto de sus procedimientos Esa actitud empieza a ser compartida por jueces estatales y federales" Un misterio absoluto envuelve la situación de los presos que se encuentran en las bases estadunidenses de Afganistán, Algunos diarios de Estados Unidos hablan de 59 detenidos en la base de Bagram "No logramos obtener información alguna al respecto", deplora Jaime Fellner "Exigimos datos precisos al Pentágono, pero siempre nos topamos con un muro de silencio" (Extractos de la edición especial número 10 de Proceso/ septiembre 2002)

Comentarios