El misterio de los mexicanos

martes, 10 de septiembre de 2002
Nueva York - Un año después de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 a las Torres Gemelas del World Trade Center (WTC) en Nueva York, se sigue sin saber cuántos mexicanos murieron ahí De lo único que se tiene certeza es de que no fueron ni los "cientos, quizá miles" que anunció el secretario de Relaciones Exteriores, Jorge G, Castañeda, pocas horas después de la tragedia El canciller mexicano justificó así "el derecho a la defensa" de Washington y afirmó que, por esas muertes de compatriotas, también ha sido un "ataque a México" En la última lista de mexicanos "reportados como desaparecidos" por el Consulado General de México en Nueva York con fecha del 20 de mayo del 2002 están los nombres de 17 personas La misma cifra es manejada por la organización Casa Puebla La Asociación Tepeyac de Nueva York reporta 16 personas desaparecidas Las tres listas ?a las que tuvo acceso Proceso?son en sí mismas un misterio: sólo cinco nombres de la lista del Consulado de México coinciden con la de Casa Puebla y con 10 de la Asociación Tepeyac "Todos recibimos información distinta, pero los datos que tenemos nosotros han sido confirmados con familiares, amigos o conocidos", explica Joel Magallán, director ejecutivo de la Asociación Tepeyac "Se usaron diferentes criterios para hacer los informes sobre los desparecidos La lista que tenemos integrada con los nombres de las personas que familiares y amigos tienen la certeza de que estaban en el WTC en ese momento y que nunca ya regresaron", dice a Proceso un funcionario del Consulado mexicano en Nueva York, quien pidió no ser identificado La mayoría de los nombres de las tres listas corresponden a cocineros, meseros o encargados de repartir la comida en el restaurante Windows of the World que estaba en la torre norte del WTC entre los pisos 106 y 108 El resto eran afanadores que laboraban en las torres o trabajadores de restaurantes o pizzerías ubicadas alrededor de las Torres Gemelas e incluso dos personas trabajaban en una ferretería a unas 10 cuadras del WTC Y no murieron más mexicanos porque los atentados ocurrieron temprano, a las 8:46 de la mañana La mayoría de los que trabajan en los restaurantes o limpiaban oficinas empezaba sus labores por la tarde, después de las 17:00 horas, cuando los ejecutivos y oficinistas se iban a sus casas y los turistas llegaban a ver las torres o a comer algo en los restaurantes, sostiene Carmelo Macedo, vicepresidente de Casa Puebla Puras Promesas Ante la tragedia y la declaración de Castañeda de que fueron "cientos o quizá miles" los mexicanos muertos en el WTC, el presidente Fox hizo pública su solidaridad con las "mexicanas y los mexicanos" que por la ausencia de oportunidades económicas emigran a Estados Unidos Fox visitó Nueva York acompañado de Juan Hernández, entonces encargado de la Oficina de Asuntos de Mexicanos en el Extranjero Juntos llegaron a la Gran Manzana cargados de promesas de ayuda para 13 familias que ?a finales de septiembre de 2001?se sabía con certeza que habían perdido a un familiar "El presidente Fox da mucho que decir; las pobres señoras ya no saben qué responder cuando les preguntan los periodistas sobre las becas de sus hijos No las hay Por eso ya no quieren hablar con nadie", añade Macedo "Fox prometió dar 3 mil dólares a cada una de las 13 familias de la lista A algunas si les dieron el cheque, a otras, no les dieron nada Fue puro rollo del presidente Yo se lo advertí a Juan Hernández", indica y recuerda que, en cambio, el gobierno de Puebla sí cumplió sus promesas y envía, casi cada mes, un cheque las familias de los siete o nueve poblanos que murieron en las Torres Gemelas "Atole con el dedo" El 4 de febrero del 2002, en un comunicado de prensa, el Consulado General de México en Nueva York informó que el cónsul Salvador Beltrán del Río había entregado 2 mil 514 dólares a dos viudas de trabajadores del restaurante Windows of the World "De esta forma, el Consulado General de México inicia el proceso de entrega de más de 40 mil dólares recaudados por el Instituto Cultural Mexicano de Nueva York desde octubre de 2001, para los familiares de 16 connacionales desaparecidos el 11 de septiembre Adicionalmente, el Consulado General de México en Nueva York gestionó dos importantes donativos de 47 mil 500 dólares y 140 mil pesos mexicanos Este último será canalizado a los familiares inmediatos a través del Fondo Unido IAP en México", Otro comunicado, del 8 de junio del 2002, indica que ese día el cónsul Beltrán del Río y el cónsul de Ecuador en Nueva York, Hernán Holguín, participaron en la entrega de dinero para ayudar a familiares de las víctimas mexicanas y ecuatorianas Dos familias mexicanas y doce ecuatorianas recibieron 5 mil dólares cada una, según dicho comunicado Pero el dinero no vino del gobierno de México, sino de fondos recaudados por la Iglesia Congregacional de Greenfield Hill de Fairfield, Connecticut, Así mismo, el comunicado anunció que se otorgarían "fondos" a 12 familias mexicanas que radican en México, gracias a una campaña promovida por iglesias luteranas y por el exjefe de bomberos de la ciudad de Nueva York, Lawrence Byrnes De nuevo, la ayuda del gobierno de México estuvo ausente (Extractos de la edición especial número 10 de Proceso/ septiembre 2002)