Un minuto de silencio en EU

martes, 10 de septiembre de 2002
Washington (apro) - A las 8:46 am, Estados Unidos se quedó en silencio por sesenta segundos A esa hora, hace un año --martes 11 de septiembre del 2001--, el vuelo número 11 de American Airlines se estrelló contra una de las Torres Gemelas del World Trade Center (WTC) en Nueva York Con ese minuto de silencio, respetado en todo Estados Unidos, el presidente George W Bush dio inicio a las ceremonias luctuosas para conmemorar el primer aniversario de los ataques terroristas del año pasado Bajo un ambiente de inseguridad, nerviosismo e incertidumbre, los estadunidenses recordaron los momentos de la tragedia Ante la amenaza de nuevos ataques terroristas, el gobierno de Bush declaró el estado de "alto riesgo" y se colocaron, por primera vez en varias décadas, baterías anti-aéreas y tanques militares alrededor de los edificios federales en todas las ciudades del país, vigiladas desde el cielo por aviones caza de la clase F-16 y F-15 que patrullan todo el territorio de la Unión Americana En la capital estadunidense el ambiente de tensión se notaba hasta en el rostro de Bush, que con su esposa Laura asistió a una misa en la iglesia episcopal de San Juan, donde se rezó por las más de 3 mil víctimas de los ataques terroristas del año pasado a las Torres Gemelas y al Pentágono Los estadunidenses mostraban más preocupación que tristeza ante las advertencias de que podrían ser blanco de nuevos atentados Bush, en una clara contradicción por la determinación que tomo su gobierno, pidió calma a sus ciudadanos, al momento en que los agentes del servicio secreto mantenían escondido --en un lugar no determinado-- al vicepresidente Dick Cheney A las 8:46 de esta mañana en Nueva York, Washington y Shanksville, Pennsilvania, se leyeron los nombres de cada una de las víctimas que perecieron hace un año Con la zona reconstruida del Pentágono, símbolo del fin del mito de la invulnerabilidad y fortaleza militar de Estados Unidos, Bush participó en la ceremonia en honor de las personas que perecieron en el vuelo 77 de American Arlines, que como un misil se estrello contra una de las cinco caras del gigantesco edificio "Los terroristas eligieron este blanco esperando desmoralizar a nuestro país Fracasaron En minutos, hombres y mujeres valientes empezaron a rescatar a sus camaradas y en horas en este edificio se empezó a organizar la respuesta militar", dijo el mandatario estadunidense durante la ceremonia para presentar al mundo la zona reconstruida del Pentágono El triunfo en la guerra contra el terrorismo que declaró Bush en el podium instalado en el Pentágono quedó ensombrecida por el simple hecho de que el pánico sigue siendo el efecto que por siempre impregnó el 11 de septiembre del 2001 entre la población de Estados Unidos "Lo que pasó en nuestro país en ese día de septiembre sentó las bases para iniciar la primera gran lucha del nuevo siglo "Los terroristas no se detendrán por un sentido de decencia o de conciencia, pero los pararemos", agregó Bush La agenda de ceremonias luctuosas del mandatario estadunidese se dará alrededor de los tres lugares afectados por los siniestros Los familiares de las víctimas y miles de personas fueron a Shanksville a recordar a los pasajeros del vuelo 93 de United Arlines que se derribó en ese lugar A los muertos, Bush los declaró héroes, porque se presume que ese avión, tomado por cuatro de los 19 presuntos terroristas que sacudieron al mundo hace un año, tenía como objetivo de ataque al Capitolio o la Casa Blanca en Washington Y en honor de los llamados héroes sonó 40 veces el badajo de una campana que se llevó al lugar y que se quedará en el monumento que se construirá ahí mismo Acompañado por el alcalde de Nueva York, Michael Boomberg; el gobernador del estado, George Pataki, y el exalcalde, Rudy Giuliani, Bush recorrió la zona cero, lugar donde se encontraban las Torres Gemelas del World Trade Center El cierre de las ceremonias, bañadas de patriotismo, incertidumbre y miedo, se dará con un mensaje a la nación estadunidense que esta noche ofrecerá Bush desde la ciudad de Nueva York, donde la Casa Blanca indicó que pedirá unidad y reiterará la victoria de su país ante el terrorismo, pese a que los grupos radicales sigan generando un estado de miedo y psicosis que se encarga de promover la misma Casa Blanca y el Pentágono 11/09/02