Al borde de la ingobernabilidad

sábado, 14 de septiembre de 2002
Nada halagüeño se presenta el panorama para la administración foxista ante los signos de ingobernabilidad que se ciernen sobre él país y que en su oportunidad ya habían sido incluidos en una "agenda de riesgos", elaborada por el antiguo CISEN En su edición del domingo 15 de septiembre, Proceso señala que con una operación política fallida y remendando desatinos con mentiras y más errores, el gobierno del presidente Vicente Fox encolerizó a lo más oscuro del régimen derrotado el 2 de julio del 2000 al poner en la picota al cacicazgo sindical de Petróleos Mexicanos, acción a la que el dinosaurio priista respondió con signos que amenazan la gobernabilidad La mafia enquistada en los mandos del PRI dejó al titular de Gobernación, Santiago Creel, en unas horas, sin interlocutor, exhibió las fracturas e indisciplina de la diputación panista y cerró filas en defensa de los desprestigiados líderes petroleros Así las cosas, el semanario hace un recuento de los temas que amenazan con socavar al régimen foxista, que en una primera instancia podrían representar un duro revés en las elecciones federales del año próximo El boicot a iniciativas del Ejecutivo, la demanda de los gobiernos estatales a tener una mayor injerencia en la designación del presupuesto federal y la instigación de movimientos laborales con exigencias disfrazadas son tan sólo algunas de las argucias A ellas se suma, de acuerdo con el reportaje del semanario, la generación de conflictos gremiales, según el pronóstico que figura en el informe del antiguo CISEN No obstante, el gobierno del presidente Vicente Fox parece estar empeñado en seguir montado en una operación política fallida, así como en remendar sus desatinos con más mentiras y errores, destaca la edición 1350 de Proceso, en circulación el domingo 15 de septiembre

Comentarios