"Torpeza y ceguera" del gobierno en la negociación con Pemex, dice su sindicato

lunes, 23 de septiembre de 2002
*Podría llevar al país a una situación de alto riesgo, advierte México, D F- Como un acto de "torpeza y ceguera" calificó el sindicato petrolero que "en plena negociación laboral, el Gobierno amenace con meter a la cárcel a sus dirigentes", hecho que fue interpretado como una intención de cerrarle las puertas al diálogo, lo que podría llevar al país a una situación de alto riesgo, alertó el secretario de Propaganda de dicho sindicato, Fernando Navarrete Al dar respuesta a una de las condiciones establecidas por la actual administración para solucionar el conflicto en Pemex, "que implicaría reconocer una responsabilidad en la que no han incurrido", Navarrete advirtió que sus líderes no solicitarán licencia a sus cargos como legisladores, además de que el gremio está dispuestos a pagar los préstamos que les fueron otorgados Insistió en que el caso del presunto desvío del sindicato petrolero a la campaña presidencial del priista Francisco Labastida en el 2000, en el cual están involucrados el dirigente y tesorero del organismo sindical, Carlos Romero Deschamps y Ricardo Aldana, debe tratarse en el ámbito laboral y no en el penal Navarrete criticó que el gobierno federal esté mezclando la negociación salarial con el asunto de la investigación en Pemex y destacó que si bien continúan prestos a negociar, "no permitirán que se violente la ley ni que se abuse del poder para acorralarlos" Y es que recientemente, la Procuraduría General de la República solicitó el desafuero de Romero Deschamps y de Aldana, quienes ocupan una curul en las cámaras de diputados y senadores, respectivamente Entretanto, trabajadores del gremio desquiciaron por segunda semana la capital del país con una marcha al Monumento a la Revolución, en la que las consignas en defensa de su dirigente Carlos Romero Deschamps volvieron a hacerse presentes Durante la movilización reiteraron su disposición a negociar un aumento salarial de 15 por ciento y aseguraron que "no les temblará la mano para colocar las banderas de huelga en la paraestatal" El contingente, integrado por al menos mil 500 agremiados al sindicato petrolero, de las secciones 34, 35, 43 y 45, inició su marcha frente a la Torre de Pemex, para avanzar por Circuito Interior, Sullivan e Insurgentes La vialidades que fueron puestas en jaque fueron la calzada México-Tacuba, Río Tíber hacia Marina Nacional y Paseo de la Reforma Durante el trayecto, los trabajadores pidieron al jefe del Ejecutivo Federal que tome nota de sus inconformidades respecto a los recursos legales de los que se ha echado mano contra sus dirigentes, los cuales desde su punto de vista se han politizado En tanto, hasta el cierre de esta edición continuaban las negociaciones laborales en las instalaciones de Petróleos Mexicanos, pláticas que a decir del vocero del sindicato, Víctor García Solís, se estaban llevando a cabo en un ambiente de tensión 23/09/02