Cuentas pendientes de Fox por el "domingo negro" de Celaya

sábado, 28 de septiembre de 2002
A tres años de las explosiones que causaron la muerte a 71 personas y heridas a 350 más en la ciudad de Celaya, cala el sentimiento hacia Vicente Fox, y es que a pesar de que en el momento de la tragedia ya no era gobernador del estado de Guanajuato, sino candidato presidencial, no se presentó a acompañar a la población que se vio afectada en ese "domingo negro" En su edición del 29 de septiembre, Proceso recoge el sentir de viudas, huérfanos y damnificados, quienes insisten en que se castigue "el descuido, la irresponsabilidad y la negligencia de todas las autoridades implicadas" El hecho cobra notoriedad si se toma en cuenta que en el primer lugar de la lista de involucrados figura el actual Jefe del Ejecutivo De acuerdo con Florencio López Ojeda, dirigente del Movimiento Ciudadano Celayense, desde la anterior administración hasta la fecha se ha echado mano de recursos del erario para pagar a un abogado que realiza la defensa legal de los exfuncionarios inmiscuidos, así como para cubrir amparos y fianzas por algunos de ellos Mientras están a la espera de nuevas respuestas, familiares de los muertos, así como heridos, mutilados y damnificados, cuyas vidas cambiaron radicalmente desde entonces, refieren a Proceso, en su edición del 29 de septiembre, que las explosiones se produjeron un domingo por la mañana, a la hora del almuerzo, cuando la zona de la Central de Abastos, ubicada frente a la Central Camionera de la ciudad de Celaya, se hallaba atestada "Era un día de plaza y de tianguis"

Comentarios