Muertas de Juárez: la falta de justicia aumenta la violencia

miércoles, 22 de enero de 2003 · 01:00
México, D F- Tras nueve años de crímenes en Ciudad Juárez, Chihuahua, y poco más de 300 mujeres asesinadas, aún no existen líneas de investigación claras y los intentos por hacer justicia no sólo han sido infructuosos, sino que han provocado la extensión de la violencia, advirtieron especialistas reunidos en el Instituto de Investigaciones Jurídicas (IIJ) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Durante su participación en la mesa redonda “Violencia y muerte en Ciudad Juárez”, el coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia Social en México del IIJ, René Alejandro Jiménez Ornelas, documentó que mientras en el resto del país se presentan 12 homicidios por cada cien mil habitantes, en Ciudad Juárez se da un promedio de 66 asesinatos Esta localidad, informó, es uno de los municipios del país con mayor índice delictivo Además, revela un panorama insólito de violencia hacia las mujeres, el cual persistirá si continúan la desigualdad de género, marginación, abuso de poder, machismo y la debilidad del marco jurídico y de las autoridades, que permiten este tipo de abusos en las estructuras sociales El investigador recordó que los asesinatos que se cometen en esa ciudad fronteriza son siempre contra trabajadoras de plantas maquiladoras, zapaterías y panaderías Primero, las víctimas son agredidas sexualmente y torturadas, y después son asesinadas por estrangulación, desnucamiento o por arma blanca En su intervención, la historiadora Patricia Galeana puntualizó que ante los 300 asesinatos nadie puede eludir su responsabilidad jurídica, política o moral, ni en el tiempo presente ni de cara a la historia A su vez, el psiquiatra Mario Zumaya consideró que el odio es el móvil de estos asesinatos y responde a lo que pueden simbolizar estos crímenes para el homicida Agregó que, dada la fragilidad a la que está expuesta la vida emocional de los hombres, la violencia sexual podría significar un modo de erotismo en el que la mujer es considerada como una víctima “histórica y desechable” 22/01/03