Busca EU al Ejército Mexicano como aliado en la lucha antinarco

jueves, 23 de enero de 2003
México, D F (apro)- La DEA y otras agencias estadunidenses financiaron en el pasado, con millones de dólares, a la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra la Salud (FEADS), sin embargo, la PGR anuncia la desaparición de esta dependencia por desvirtuar su labor y proteger a traficantes de drogas, y hoy las agencias de Estados Unidos buscan como nuevo aliado a las fuerzas armadas mexicanas, las cuales no garantizan mecanismos de rendición de cuentas para asegurar la transparencia Tal es la conclusión que emite un comunicado de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), entidad independiente que monitorea los programas del gobierno estadunidense para América Latina, la cual advierte sobre la militarización de la lucha antidrogas y cómo “la corrupción plaga a las fuerzas antinarcóticos mexicanas” A través de su representante para México, Laurie Freeman, WOLA señala que ante la desaparición de la FEADS anunciada tras el desmantelamiento por parte del Ejército de la oficina de la Fiscalía en Tijuana, el 10 de enero pasado, “el Ejército asumirá el control de las funciones de la FEADS para garantizar que continúen las investigaciones y operativos antinarcóticos, y su retirada será ‘gradual’ mientras nuevos agentes antidrogas son seleccionados y preparados por la PGR” WOLA puntualiza que funcionarios estadunidenses están elogiando “las fuertes declaraciones del presidente Vicente Fox y del procurador Rafael Macedo de la Concha sobre la necesidad de atacar las raíces de la corrupción y crear nuevos cuerpos para perseguir a los traficantes de drogas” Dice: “Estas declaraciones son un eco de las declaraciones hechas en 1997, tras revelaciones de la colaboración del entonces director del Instituto Nacional para el Combate a las Drogas (INCD), el general Jesús Gutiérrez Rebollo, con el cártel de Juárez –el escándalo que encaminó la creación de la FEADS” WOLA sostiene que “la DEA y otras agencias estadunidenses han dado financiamiento significativo a la FEADS desde su inicio, proporcionando millones de dólares en computadoras y apoyo técnico La DEA y el FBI también han jugado un papel central en elegir, evaluar, examinar y capacitar a cientos de agentes de la FEADS El objetivo de su participación en esos procesos, según el Reporte sobre la Estrategia Internacional de Control de Narcóticos del Departamento de Estado de 1998, fue para desarrollar un cuerpo no corrupto de investigadores en asuntos antinarcóticos comprometido con la persecución de traficantes de alto nivel” El organismo independiente, con presencia en ocho países de Latinoamérica –incluido México--, donde monitorea la ayuda de Estados Unidos en programas relacionados con la democracia, advierte que dado el fracaso de la FEADS, “la DEA y otras agencias del gobierno estadunidense buscan cada vez más un nuevo aliado en el combate contra las drogas ilícitas –las Fuerzas Armadas mexicanas Ha habido muchos operativos militares para investigar y detener a narcotraficantes, incluyendo la detención de Benjamín Arellano, en marzo del 2002” Sostiene que Estados Unidos añora un “aliado confiable” en la lucha contra las drogas, y está ignorando los riesgos que trae el involucramiento de las fuerzas armadas en los esfuerzos antinarcóticos Por último, WOLA advierte que no existe evidencia que sugiera que las Fuerzas Armadas mexicanas son menos susceptibles a la “narcocorrupción” que la policía La falta de mecanismo de transparencia y rendición de cuentas puede promover la corrupción y hacerla más difícil de combatir 22/01/03